Publicado el 24 de jun de 2013 9:21 am |

  comentarios

Foto: AVN

(Caracas, 24 de junio-Noticias24).- Hace 192 años el ejército patriota comandado por el Libertador Simón Bolívar selló la independencia y la libertad de la nación, a través de uno de los acontecimientos más importantes de la historia: la Batalla de Carabobo.

A pesar de que la guerra proseguiría hasta 1823, el poder de los españoles sobre el país quedó acabado con la lucha encarnizada y cruel, que le dio la victoria al ejército patriota que combatió bajo las órdenes del General en Jefe, Simón Bolívar, quienes guiados por el ideal de una República vencieron a los realistas españoles con sus deseos de restauración del dominio y ansias de aplastar cualquier idea de libertad.

La victoria lograda por este último resultó decisiva para la liberación de Caracas y el territorio venezolano, hecho que se logrará de manera definitiva en 1823 con la Batalla Naval del Lago de Maracaibo y la toma de las fortalezas de Puerto Cabello.

Creación de una sola República con el nombre de Gran Colombia

Foto: Vicepresidencia Social

Los antecedentes que dieron como resultado esta acción bélica se iniciaron cuando el Libertador Simón Bolívar, en Angostura, planificó la campaña que dirigió contra Nueva Granada con el fin de liberarla.

En 1819 el ejército patriota se pone en marcha. Atraviesa los Andes, emulando el paso de Aníbal por los Alpes. Esta fabulosa aventura culminó en Gámeza y en el Pantano de Vargas, donde vence a los realistas. Pero sobre todo, en Boyacá donde selló la independencia de la Nueva Granada.

Terminada esta campaña, el Libertador entregó el gobierno a Santander y regresó a Angostura. Allí propuso al Congreso la creación de una sola República con el nombre de Gran Colombia.

El 17 de diciembre de 1819 se hacía realidad este sueño y esta aspiración de Bolívar al dictaminar al Congreso su creación.

La lucha se reanudó en territorio venezolano

Foto: AVN

En febrero de 1821 se reanudó la lucha en territorio venezolano. Bolívar ordenó a todos los ejércitos patriotas concentrarse en las regiones centrales del país.

En junio, Bolívar acampó en Tinaquillo con un ejército de 6.500 soldados. Páez, Cedeño y Plaza son sus principales jefes. Los realistas en número de 5.000 estaban dirigidos por el General La Torre, pero se encontraban en baja moral.

El 15 de junio de 1821, el Libertador reorganizó el ejército republicano en tres divisiones. La primera a cargo de José Antonio Páez, y formada por los batallones Bravos de Apure y los Cazadores Británicos; además de 7 regimientos de caballería.

La segunda comandada por el general de división Manuel Cedeño, y constituida por los batallones Tiradores y Vargas, a lo que se sumó un escuadrón de caballería. La tercera, bajo las órdenes del coronel Ambrosio Plaza y constituida por 4 batallones. Las fuerzas republicanas sumaban en total 6500 hombres.

A tempranas horas del 24 de junio, el Libertador ordenó que las divisiones modificaran su marcha por la izquierda y se dirigieran al flanco derecho realista, el cual estaba descubierto; es decir, Bolívar concibió una maniobra tendiente a desbordar el ala derecha enemiga, operación ejecutada por las divisiones de Páez y Cedeño, en tanto que la división Plaza seguía por el camino hacia el centro de la posición defensiva.

Al darse cuenta la Torre de la maniobra de los republicanos, ordenó al batallón Burgos que marchase al norte a ocupar la altura hacia la cual se dirigían las divisiones de Bolívar. Al llegar el Burgos al área indicada, abrió fuego contra el batallón Bravos de Apure, cabeza de la primera división, el cual después de cruzar el riachuelo de Carabobo, trataba de escalar la pendiente que lo llevaría a la parte plana de la sabana.

Tan violento fue el contraataque del Burgos, que el Bravos de Apure tuvo que replegarse por dos veces. La situación cambió cuando una unidad que lo seguía, el batallón Cazadores Británicos, se enfrentó al Burgos y lo obligó a retroceder.

Para detener el repliegue de las unidades realistas que había producido la operación patriota, Torre envió los batallones Príncipe, Barbastro e Infante, los que lograron sostener la línea de combate, pero sólo por breve tiempo, pues el grueso de la caballería de la primera división del ejército republicano entró por el norte de la sabana.

Con el fin de hacer frente a este nuevo ataque, la Torre ordenó al regimiento Húsares de Fernando VII que cargase contra la caballería patriota, pero esta unidad se retiró después de disparar sus carabinas. Finalmente, atacados de frente por la infantería y por la derecha por la caballería, los batallones realistas optaron por la retirada.

Como último recurso, la Torre le ordenó al regimiento de los Lanceros del Rey que atacara a la caballería patriota, pero esta unidad no sólo desobedeció la orden, sino que huyó ante la embestida de las fuerzas republicanas.

Al entrar la batalla en su fase final, los patriotas iniciaron una tenaz persecución del ejército español, la cual fue llevada a cabo hasta Valencia. De los 4.279 efectivos que participaron en la batalla de Carabobo, los realistas perdieron dos oficiales superiores, 120 subalternos y 2.786 soldados.

Por su parte, las bajas de los republicanos también fueron cuantiosas. El resto del ejército realista terminó refugiándose en Puerto Cabello.

En el Campo de Carabobo, donde hoy existe un hermoso monumento que conmemora la célebre batalla, se inmortalizaron los batallones Apure y Británico e inmolaron sus vidas Cedeño, Plaza y el Negro Primero y el llanero por excelencia, Páez, se cubrirá de gloria.

El triunfo en Carabobo se debió al valor de todos lo patriotas; pero sobre todo a la genial astucia y valor de Páez y sus llaneros.

Con Información de Venezuelatuya.com


Por:Aniger Esteves / Departamento de Investigación /Noticias24

Venezuela » en esta sección

buscador