Publicado el 28 de jun de 2013 2:08 pm |

  comentarios

Foto: María Arvelo/Noticias24

(Caracas, 29 de junio. Noticias24) - Para el politógo Nicmer Evans, hay “una profunda contradicción” en que Venezuela haya asomado la posibilidad de recibir al espía Edward Snowden mientras el Gobierno muestra grabaciones de “un diputado recibiendo unos reales o a una diputada hablando“.

Escuche la entrevista completa a continuación:

Durante su programa “Cara o sello”, transmitido en Noticias24 Radio, el analista dijo que ese tipo de informaciones deben ser canalizadas por la inteligencia del Estado e insistió: “Es un problema de conciencia y ética política. ¿Vamos a darle la bienvenida a Snowden porque desmotó el espionaje del imperio, y eludimos el espionaje en Venezuela?”

Evans destacó la necesidad de detener el flujo de grabaciones ilegales en Venezuela y se preguntó: “¿Quiénes están detrás de todas las grabaciones que se han publicado en este país? ¿Acaso hay un tercero que busca desestabilizar y la oposición y el gobierno juegan a los tontos útiles? ¿Quiénes ganan con eso? No gana el gobierno ni la oposición… solo nos llevan al fin de la ética”.

Video: Noticias24, 28 de junio de 2013

En ese sentido, comparó lo que ocurre en Venezuela con las denuncias de espionaje que son noticia a nivel mundial: “En esto de los pinchazos no se salva nadie. Aquí los responsables son la izquierda y la derecha. Se vulnera el derecho a la reserva del espacio privado, y eso está directamente relacionado con las denuncias que hizo Snowden sobre que EE UU controla y vigila a ciudadanos norteamericanos y extranjeros”.

A juicio de Nicmer Evans, la ficción “1984″, de George Orwel, se está volviendo realidad, pero no en el comunismo como profetizó el autor, sino en el seno del capitalismo”.

“Estamos siendo controlados a través de mecanismos que van desde un satélite hasta un micrófono en un florero y con la complicidad de las redes sociales. Usted es un dato dentro de una cifra para la venta de información de perfiles para grandes empresas lo tengan etiquetado como un consumidor de determinadas áreas e inducirle al consumo de determinados productos”, advirtió.

También consideró que los llamados “perros de la guerra” de la actualidad no son quienes venden armas, sino quienes venden información. Por eso reflexionó en torno a “la necesidad de transparencia” en la acción del Estado, y dijo que en Venezuela “estamos invirtiendo los papeles de manera terrible”.

Recordó que someter a Julian Assange al escarnio público fue el método de EE UU para responder a Wikileaks por difundir información confidencial. Asimismo, retorizó sobre lo que ocurre actualmente en torno a Edward Snowden: ¿El que acusa de espionaje a EE UU es acusado por EE UU de ser un espía?“.