Publicado el 01 de jul de 2013 9:01 am |

  comentarios

Foto: Gregory Quiñonez/ Noticias24

(Caracas, 01 de julio. Noticias24) – El diario El Nacional publicó un artículo sobre los accidentes de tránsito que sufren los motorizados y las secuelas que estos dejan. “Hace 3 semanas tuve un accidente, la motocicleta me cayó encima y me fracturó el fémur. Para que me operen tengo que buscar aproximadamente 32.000 bolívares”, relataba uno de los motorizados.

Muchos de los conductores de motos, luego de sufrir algún accidente, reflexionan acerca de las imprudencias que cometieron en la vía. ““No me gusta manejar con casco. Me he comido la luz del semáforo y me he llevado retrovisores de algunos carros, en parte porque no hay educación vial en el país”, decía uno de los afectados.

Lea a continuación el artículo completo publicado:

Douglas Peralta cumplió nueve meses sin trabajar. El accidente de tránsito que tuvo el 14 de septiembre de 2012 en la moto le cambió la rutina.

A los 28 años de edad, sus labores como funcionario público y sus compromisos sociales fueron sustituidos por una camilla en la que se ha permitido reflexionar sobre las imprudencias que cometió como motorizado.

Aunque confiesa que llegó a violar las normas de tránsito y a manejar sin casco en algunas ocasiones, recuerda que el día del accidente se vio afectado por la infracción de otro motorizado.

“No me gusta manejar con casco. Me he comido la luz del semáforo y me he llevado retrovisores de algunos carros”

“No me gusta manejar con casco. Me he comido la luz del semáforo y me he llevado retrovisores de algunos carros, en parte porque no hay educación vial en el país. Pero cuando sufrí el accidente iba en mi moto por una subida y justo en una curva, otro conductor bajó a alta velocidad y me arrolló. Toca tener más cuidado al manejar y que los conductores de vehículos de cuatro o de dos ruedas sean más tolerantes. Esto me cambió la vida. ¿Cómo trabajo con una pierna partida?”, expresó.

Peralta está por cumplir un mes recluido en el Hospital Clínico Universitario de Caracas. Allí fue recibido por segunda vez desde que fue operado del fémur y de la rodilla derecha, pues debe recibir limpiezas quirúrgicas en las fracturas.

Él es uno de los pacientes que está en la sala de hombres de la Unidad de Traumatología, un área que muestra una realidad que se repite en otros centros asistenciales: más de 60% de los hospitalizados en esos servicios sufrieron accidentes de tránsito mientras viajaban en motocicleta. En esa sala, por ejemplo, de 15 pacientes recluidos 11 tienen politraumatismos y fracturas por esa causa.

En el Clínico hay motorizados con fracturas abiertas en las piernas y clavos clínicos que les atraviesan las rodillas.

Secuelas de por vida

Especialistas coinciden en que ese tipo de siniestros representan un problema de salud pública que debe ser asumido por el Estado, pues, por lo general, para que esos pacientes puedan ser operados pasan alrededor de dos meses hospitalizados porque deben costear algunos materiales que no llegan a los centros asistenciales.

El traumatólogo y cirujano de la mano Alberto Urquiola afirma que no todos los hospitales pueden atender a lesionados en accidentes de moto. “En la Cruz Roja Venezolana, en San Bernardino, solo atendemos emergencias de motorizados, pero no tenemos especialistas ni los materiales y equipos necesarios.

La mayoría de esos conductores requieren que un especialista les examine la mano, pero no todos los centros asistenciales cuentan con ese personal. El problema es que estos pacientes, que en su mayoría son jóvenes, no vuelven a trabajar y si se reincorporan a sus labores, es con alguna discapacidad”.

Los días de Peralta transcurren aferrados a una camilla. Aunque no sabe cuándo retomará sus actividades, no pierde la esperanza de volver a conducir una moto: “Manejo desde los 15 años y desde los 19 años tengo motocicleta propia. Cuando regrese seré más prudente para evitar otro accidente”.

Giovanni Provenza, residente del área de Traumatología del Hospital Periférico de Coche, explicó que 70% de las fracturas que sufren los motorizados ocurre en la tibia y 40% en el fémur.

“Son huesos que se lesionan en traumatismos de alto impacto. Esos conductores también sufren con frecuencia traumatismos craneoencefálicos, que son tratados por neurocirujanos. Casi todos los pacientes que son operados pueden después manejar moto, pero 80% queda con discapacidad funcional para caminar y realizar determinadas funciones”, destacó.

Los Testimonios

Alexander Alcántara. 33 años de edad

“El 19 de mayo otro motorizado me arrolló en el barrio 5 de Julio en Petare. Me llevaron a 5 hospitales y, finalmente, me atendieron. Me di cuenta de que en muchos centros de salud no nos dan prioridad porque somos motorizados. Tengo un mes hospitalizado y no me han operado. He gastado 40.000 bolívares en clavos y en láminas para que me puedan intervenir”.

Yeferson Merchán. 20 años de edad

“Hace 3 semanas tuve un accidente porque el caucho trasero explotó y, como no pude controlarla, la motocicleta me cayó encima y me fracturó el fémur. Para que me operen tengo que buscar aproximadamente 32.000 bolívares, para comprar clavos y otros materiales”.

Elmer Martínez. 21 años de edad

“El 8 de junio un carro me arrolló cuando iba en mi moto por El Valle. Aunque el conductor se hizo responsable, tengo que esperar que consiga el clavo para que me operen. Lo lamentable es que no he podido ir a la pescadería donde trabajo como ayudante porque estoy hospitalizado”.

El Dato

El informe sobre la situación de seguridad vial 2013 en el mundo, de la OMS, señala que el promedio de muertes por accidentes de tránsito en la región de las Américas es de 16,1 por cada 100.000 habitantes. En Venezuela, según datos del Anuario de Mortalidad de 2010 del Ministerio de Salud, la tasa de mortalidad por accidentes de tránsito es de 22,7 por cada 100.000 habitantes

Las Cifras

3 motorizados fallecen a diario en el país y aproximadamente 95 resultan lesionados, de acuerdo con proyecciones del Observatorio de Seguridad Vial

21 hombres están hospitalizados en el hospital Periférico de Coche; de ellos, 14 son motorizados; 4 heridos con arma de fuego y el resto por otras causas. Las edades de esos pacientes oscilan entre 17 y 35 años.

11 adultos ocupan camas en el Hospital Vargas por accidentes de tránsito con motocicletas y 2 adolescentes -que iban como acompañantes- también reciben atención

Por: Angélica Lugo / El Nacional