Publicado el 01 de jul de 2013 11:38 am |

  comentarios

Foto: Nota de prensa / Archivo

(Caracas, 01 de julio. Nota de prensa) – La alcaldesa de Maracaibo, Eveling Trejo de Rosales, defiende su candidatura para los comicios del 8 de diciembre y asegura que es la abanderada de la Mesa de la Unidad Democrática.

Cree que se arreglará la situación con el concejal Juan Pablo Guanipa, de Primero Justicia, y afirma que la capital zuliana seguirá siendo un bastión democrático.

—Una encuesta de Datanalisis, presentada por el concejal Juan Pablo Guanipa, la coloca 10 puntos por debajo.

—La mejor encuesta está en la calle y aunque Juan Pablo alardea con unos números, salió una encuesta de un profesor de LUZ –José Villa, director de Veadatos– en la que tengo 50,5%, pero no se trata de una guerra de encuestas.

Una encuesta cambia cada minuto, cada segundo y cada mes. No podemos hablar que las circunstancias de diciembre sean las mismas del 14 de abril y que las circunstancias del 14 de abril sean las mismas de ahora.

La gente es muy inteligente, sabe votar y sabe que yo soy la candidata de la Mesa de la Unidad Democrática y que el propósito no es pelear entre nosotros. Hace un tiempo se suscribieron varios partidos y dentro de esa suscripción hay acuerdos, normas y reglamentos que deben respetarse.

—En Maracaibo se hace campaña para convocar unas primarias. ¿Se mediría usted en una segunda elección interna?

—Ya yo me medí y no se trata de desgastarnos o de desviar la atención entre nosotros arreglando problemitas o diferencias que podemos arreglar en casa.

No es algo vanidoso de la alcaldesa querer optar de nuevo a una candidatura, no. Yo sólo tengo dos años en el Gobierno y no tengo un gobierno que mostrar.

La gente voto por mí para que cumpliera una gestión y yo sólo tengo dos años y cinco meses en el Gobierno. Necesito entregarle a Maracaibo una gestión que culminará después del período del 8 de diciembre. A pesar de que tengo dos años y medio, tenemos obras que mostrar, pero todavía falta.

“La gente voto por mí para que cumpliera una gestión y yo sólo tengo dos años y cinco meses en el Gobierno”

Un gobernante no puede ser un gobernante de dos años; yo necesito mis cuatro años. Serían cuatro años de la nueva elección, más los dos que tengo son seis. Pongámosle siete porque yo voy a terminar hasta diciembre y por supuesto darles paso a los nuevos liderazgos y a las nuevas generaciones, pero en este momento nuestro propósito es ir unidos para un cambio de manera democrática el 8 de diciembre.

—¿Su candidatura y la candidatura de Juan Pablo Guanipa han creado fricciones entre Un Nuevo Tiempo y PJ?

—Las relaciones son las mejores y sería irresponsable decirte que hay fricciones.

Hay una candidatura de un dirigente de un partido, que no es el partido, que quiere aspirar y aunque es el secretario general del partido en Maracaibo no quiere decir que su partido lo esté apoyando a una locura que está fuera de la unidad.

Sin faltarle el respeto, él está en todo su derecho de pedir lo que sea a la MUD, pero en estos momentos debemos abocarnos en función de lograr no sólo Maracaibo, sino varios municipios del país.

—¿Ha conversado con el concejal Guanipa después que se ha dedicado a recoger firmas para pedir primarias?

—Mi partido ha buscado acercamientos con PJ y con Juan Pablo porque, aunque es un político que pertenece al partido, no es el partido. UNT busca sentarse en una mesa con él y yo lo haré en su debido momento porque tengo que respetar el derecho que tiene como ciudadano, como lo hacen los demócratas.

—¿Cómo afecta el hecho de ser esposa de Manuel Rosales? ¿Eso favorece o perjudica sus aspiraciones políticas?

—Indudablemente que favorece. La realidad no la podemos tapar con un dedo porque en cada esquina hay una obra de Manuel.

La biblioteca, los colegios, obras de infraestructura, programas como Jesús Enrique Lossada que, de verdad, yo me baño en esa obra que dejó en la ciudad y en el estado.

Yo soy producto de la obra de Manuel Rosales, así como lo fue Pablo Pérez. Manuel tuvo 14 años gobernando, trabajó y dejó su obra.

No hablo del corazón, sino como política y digo que yo me baño con su obra. Yo no sé qué pasó acá y no entiendo por qué perdimos la gobernación, pero estoy segura de que Maracaibo seguirá como bastión democrático de Venezuela.

—¿Qué opina de la propuesta del gobernador Francisco Arias Cárdenas de racionar la venta de comida para supuestamente evitar el contrabando?

—Yo acompañé al gobernador y lo he acompañado en muchas cosas porque no se trata de alguna ideología política, pero con todo respeto pienso que el racionamiento no es la solución.

Nota de prensa Eveling de Rosales: con información de El Nacional/ Entrevista de José Javier Moronta.