Publicado el 08 de jul de 2013 2:46 am |

  comentarios

Foto: Cortesía de Frank Suárez

(Caracas, 8 de julio. Noticias24) – En una entrevista ofrecida al periodista Mario Villegas, el director de Comunicación y Relaciones del Ministerio de Asuntos Penitenciarios, Francisco Solórzano (Frasso) aseguró que este nuevo cargo lo ha llevado a experimentar diversas situaciones, que le han servido “para tratar realidades desconocidas”.

Ha sido una situación extraña y dura. Sobre todo porque, en medio de esa confusión de cosas, siento que he estado perdiendo el buen humor”, expresó en un extracto de la entrevista.

Lea la entrevista completa:

-¿Cómo se siente un fotógrafo amante de la poesía metido en el sistema carcelario?

-Ha sido una situación extraña y dura. Sobre todo porque, en medio de esa confusión de cosas, siento que he estado perdiendo el buen humor. Pero lo que sí me ha servido es para tratar algunas realidades supremamente desconocidas.

-¿Ha estado preso? ¿Cuándo y por qué?

-Sí, he estado preso, aunque mucho tiempo menos que Mandela. Jejeje… Lo estuve cuando era dirigente estudiantil del liceo de Santa Ana. Resulta que por quemar cauchos para pedir agua, nos apresaron a mi mamá, a mis hermanos y a mí. Pero como la policía quedaba al lado de nuestra casa, esperamos a que llegara la noche, nos fugamos y nos fuimos a dormir en nuestro hogar. La segunda vez fue en Caracas, durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez. Durante una manifestación me hicieron preso con Luis Figueroa, presidente de la FCU de la UCV, y cuando nos dieron la libertad nos negamos a salir hasta que no liberaran al último de los manifestantes.

-¿Cuánto tiene usted de Iris Varela y cuánto tiene ella de Frasso?

-Yo he aprendido a tener la capacidad de trabajo de Iris y ella ha adquirido de mí un humor muy especial.

-¿También en el Ministerio de Asuntos Penitenciarios caerán algunos corruptos?

- A quienes han cometido actos de corrupción en el Ministerio, tanto militares como civiles que se han dejado comprar para la fuga de privados de libertad o cometido otras irregularidades en las cárceles, ya les pusieron los ganchos. En este ministerio no hay impunidad.

-¿Desde cuándo no habla con el Rey de España, cuyo Premio de Periodismo ganó en 1989?

-Hablé con el Rey de España en 1999 en La Habana, cuando yo acompañé en un viaje al presidente Hugo Chávez y él andaba visitando la ciudad en medio de una cumbre iberoamericana de presidentes.

-¿Qué sintió en 2007 cuando su Rey mandó a callar a su máximo líder?

-Sentí arrechera. Yo no creo que el Rey esté facultado para callar a nadie. El es rey en España, pero ésta no es una colonia española y tenemos todo el derecho de hablar.

-¿Además del Premio de Periodismo que acaban de otorgarle, qué otro premio le daría al presidente Hugo Chávez?

-Yo le daría un premio eterno de amor y confianza por la vida.

-Cómo asesor comunicacional y de imagen ¿Le recomendaría a la ministra un cambio de look?

-Creo que es difícil alisarle el pelo. Ella es así como es, si cambiara se apagaría el fosforito.

-¿Qué extraña de sus tiempos de reportero gráfico pata en el suelo?

-Lo que extraño es el sabor del periodismo que viví y que me permitió trabajar por la objetividad y la verdad.

-¿Le ha favorecido o perjudicado que su hijo, el ahora alcalde de Anaco, también haya adoptado el seudónimo Frasso?

-Creo que le favoreció más a él que a mí. En definitiva los hijos son la extensión de nuestra vida. Lo único malo es que ahora yo tengo que llamarme Frasso “el original”. El es una copia en blanco y negro, más negro que blanco, porque es bastante más negro que yo.

-¿Protagonizaría un show humorístico con sus panas Kico y Roland?

-Con Kico todo, sin Kico nada. Jejeje… Con Roland no, porque no sé nada de modas, ni de cosméticos, ni de mises.

-¿Preferiría no estar cerca de la ministra cuando ésta se pone brava?

-Sí, preferiría no estar cerca, porque cuando la he visto brava generalmente tiene muchas razones para estar “caliente”. Por algo la ministra no usa minifaldas.

-¿Siente nostalgia de su pasado gremialista?

-Sí. Muchísimo. Y sobre todo por los criterios unitarios que existían en el gremio, donde vivíamos todos con diferencias que nos permitían lograr grandes coincidencias.

-¿Cuál es su secreto para entender los artículos de Juan Barreto?

-A veces no los entiendo. Por eso procuro leerlos en la biblioteca, así que ante cualquier interrogante pelo por algunos libros en busca de una interpretación.

-¿Entre un principio y un amigo con qué se queda?

-Con un amigo que tenga principios.

“En el sistema carcelario estoy perdiendo el buen humor”
Por Mario Villegas
mariovillegas100@gmail.com

Twitter: @mario_villegas