Publicado el 27 de jul de 2013 1:26 pm |

  comentarios

Foto: Reuters / Carlos García Rawlins.

(Caracas, 05 de agosto. AP) — A cinco meses de la muerte del expresidente Hugo Chávez el fervor de sus seguidores sigue inalterable, y se ha convertido en una suerte de culto hacia el político izquierdista al que ya llaman “santo”.

Para la fecha de su nacimiento, los seguidores del fallecido líder prepararon una serie de actos en memoria de Chávez que arrancaron el sábado con una concentración durante la noche en la pequeña capilla que se levantó en la barriada pobre del 23 de Enero, en el oeste de la capital.

El santuario está a un lado de la entrada al museo militar donde están los restos del fallecido gobernante desde mediados de marzo.

El domingo se realizó una misa y varios actos culturales en la capilla donde los habitantes pobres del 23 de Enero le cantaron a Chávez y le cortaron varias tortas para conmemorar la fecha de su nacimiento, según indicó a la AP Elizabeth Torres, una de las organizadoras de los eventos.

Las celebraciones populares se realizaron de forma simultánea a otros actos que convocaron las autoridades.

“Yo soñaba que él (Chávez) me pusiera mi medalla cuando me graduara pero ya no se puede. Siempre le prometí que apenas cobrara mi primer sueldo después de graduarme le iba a traer flores y así lo estoy haciendo”.

En la capilla llamada “Santo Hugo Chávez del 23″, está un busto de Chávez, vestido de verde oliva y boina roja, rodeado de rosas rojas, gladiolos blancos y amarillos, figuras de santos y vírgenes, un gran rosario, una cruz de madera, el escudo de Venezuela y decenas de fotografías y afiches del líder político.

Torres colocó frente al busto una pequeña taza llena de café negro para recordar una de las bebidas por las que Chávez siempre expresó afición.

Al lado derecho del busto está un rudimentario dibujo en una hoja blanca que dejó hace algunas semanas un niño en el que se lee el escrito “Chávez dame una casita para mi familia”.

Hilary León, una licenciada en gestión ambiental de 22 años, y su madre Mireya Mesa, se presentaron en la capilla con un ramo de flores silvestres que colocaron a un lado del busto del líder político.

“Yo soñaba que él (Chávez) me pusiera mi medalla cuando me graduara pero ya no se puede. Siempre le prometí que apenas cobrara mi primer sueldo después de graduarme le iba a traer flores y así lo estoy haciendo”, confesó conmovida León, casi a punto de llorar.

“Hay mucha tristeza pero ahora lo sentimos más que antes…siempre lo voy a extrañar”, dijo Mesa quien por momentos interrumpió su diálogo para llorar.

“El (Chávez) está donde siempre quiso estar, rodeado de su pueblo”, indicó la ama de casa, de 58 años, al celebrar la edificación de la capilla en honor al líder político.

Jonathan Vargansiano, un desempleado de 32 años, no puede contener las lágrimas al pararse frente al pequeño santuario de tres paredes blancas y techo de zinc.

Chávez falleció el pasado 5 de marzo en un hospital militar de la capital tras combatir por casi dos años un cáncer.

“Estoy aquí para honrarlo…tengo una gran emoción al ver al comandante ya no en físico pero hecho millones”, dijo Vargansiano, vestido con una camisa roja y una franela blanca con rostro de Chávez, y un brazalete tricolor en el antebrazo izquierdo que los oficialistas suelen utilizar en señal de duelo por la muerte del ex gobernante.

Chávez falleció el pasado 5 de marzo en un hospital militar de la capital tras combatir por casi dos años un cáncer.

El movimiento político que llevó adelante el líder izquierdista por 14 años es dirigido ahora por el presidente Nicolás Maduro, quien se identifica como “hijo de Chávez”.

Maduro, de 50 años, fue elegido en los comicios presidenciales del 14 de abril en los que superó por un estrecho margen de 1,5% al líder opositor Henrique Capriles, quien se ha negado a reconocer la victoria del oficialista alegando un supuesto fraude.

Capriles solicitó en mayo al Tribunal Supremo de Justicia la impugnación de las elecciones, proceso que aun está pendiente de decisión.

En sus primeros cien días de gobierno a Maduro ha tenido que enfrentar una difícil situación política generada por la postura de la oposición que se niega a reconocer su victoria electoral, y complejos problemas económicos tales como una inflación desbocada y el desabastecimiento de algunos alimentos básicos y productos esenciales como el papel higiénico.

Venezuela » en esta sección

buscador