Publicado el 28 de jul de 2013 11:59 pm |

  comentarios

Foto: AVN / archivo

(Caracas, 29 de julio. AFP) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, prometió el domingo enderezar y profundizar la revolución heredada por Hugo Chávez, con la reactivación de la economía y el combate a la corrupción, al hacer un balance de sus 100 días de gobierno y celebrar el cumpleaños 59 de su mentor.

Sin el aplastante carisma de Chávez, analistas estiman que su liderazgo está a prueba ante graves problemas que agobian al país

“A partir de aquí ya no son 100 días, son 100 años por lo menos para la revolución bolivariana (…) Aquí las cosas tienen que cambiar, lo que está malo tiene que cambiar”, dijo Maduro en el Cuartel de la Montaña, donde reposan los restos de Chávez, en una colina del oeste de Caracas.

Acompañado de la plana mayor del gobierno y las fuerzas armadas, Maduro encabezó un acto por el cumpleaños de Chávez -fallecido el 5 de marzo de cáncer-, en coincidencia con 100 días de su gobierno, marcados por la crisis económica y el desconocimiento de la oposición.

“La revolución dentro de la revolución”, subrayó Maduro parafraseando al líder cubano Fidel Castro. “Para que cambie todo lo malo, para combatir la corrupción, la lentitud, el burocratismo”, agregó, entre aplausos de cientos que gritaban en el cuartel: “¡Así se gobierna!”.

Sin el aplastante carisma de Chávez, analistas estiman que su liderazgo está a prueba ante graves problemas que agobian al país: una inflación de 25% en el primer semestre -la mayor de América Latina-, ciclos de escasez y una violencia criminal que en 2012 dejó 16.000 asesinatos.

“No es fácil, esta lucha que hemos dado en estos 100 días ha sido heroica”, dijo el presidente más temprano, al iniciar las celebraciones en el occidental estado de Barinas, en Sabaneta, pueblo natal de Chávez.

El analista Luis Vicente León opina que Maduro tiene las “manos atadas” para tomar decisiones económicas urgentes -como la devaluación de la moneda-, pues conllevan un costo político: “Maduro no es Chávez”, anotó.

Sin Chávez y con Maduro

Autoproclamado “primer presidente chavista”, Maduro, un exchofer de autobús de 50 años, aprovechó el cumpleaños para llamar a la unidad a fin de preservar el legado del “Comandante supremo” y fortalecer la revolución ‘socialista’ y ‘bolivariana’.

Algunos chavistas reconocen que la situación es difícil pero creen que Maduro está haciéndolo bien

Al pedir al venezolano “fe”, prometió relanzar las misiones sociales, reactivar la economía en el segundo semestre y reforzar la lucha contra la delincuencia y, con un equipo secreto de investigaciones, la corrupción tanto “la que se viste de rojo (chavistas) como de la derecha fascista”.

“¿Fracaso? Esta economía la levantamos. Vamos a consolidar la recuperación económica y a terminar de vencer el saboteo económico”, dijo al referirse a empresarios opositores.

Algunos chavistas reconocen que la situación es difícil pero creen que Maduro está haciéndolo bien, otros se quejan sin sentir que faltan a la memoria del “Comandante”.

“Soy chavista y voté por Maduro como pidió el Comandante (pero) la situación está mal, las cosas caras y escasas. Y hay mucho malandro (delincuente)”, dijo Ana Urieta, vendedora de plátano frito en el populoso barrio Petare (este de Caracas).

Maduro, quien ganó con escasa ventaja de 1,49 puntos las elecciones del 14 de abril, no desaprovechó para arremeter contra la oposición, a la que tildó de “fascista” y “pinochetista”, en referencia a una reunión de su rival Henrique Capriles la semana pasada con excolaboradores del exdictador Augusto Pinochet.

Capriles, quien desconoce su derrota frente a Maduro e impugnó los comicios, acusa al gobierno de usar la imagen de Chávez para “tapar los problemas” del país. “Han sido 100 días de desastre, pura cháchara y publicidad”, afirmó este domingo.

Analistas creen que la oposición dilapidó capital político, sin renovar su estrategia; mientras Maduro afianza su gobierno “corporativista” y profundiza líneas de Chávez, como la “exclusión política, militares en el gobierno y antiimperialismo”, dijo a AFP el politólogo Carlos Romero.

“¡Chávez vive!”


Chávez
, un teniente coronel que nació en el seno de una familia humilde en Sabaneta, gobernó 14 años y transformó a Venezuela con una revolución que inspiró pasiones desbordadas y odios enconados.

Con música llanera, los pobladores de Sabaneta homenajearon al “Comandante supremo”: “Chávez vive”, gritaron miles concentrados en la plaza del pueblo, a 470 km de Caracas, en el llano venezolano.

El cumpleaños de Chávez se festejará por una semana. Los medios oficialistas transmiten sin parar documentales sobre su vida, y actos en toda Venezuela exaltan a quien llaman “gigante”, “redentor de los pobres” y “resucitador del liberador Simón Bolívar”.

“Hay dos modelos: el de la burguesía apátrida y el chavista y bolivariano, pero un solo camino, el que nos dejó Chávez”, concluyó Maduro su discurso en el cuartel, entre el estallido de fuegos artificiales y la tonada de “Feliz Cumpleaños”.

La tumba de Chávez convirtió al Cuartel, en el barrio chavista 23 de Enero, en santuario para quienes le profesan una devoción casi religiosa. A las 16H25 locales (20H55 GMT), hora en que murió, sonó el estruendo de las salvas de cañón, como todos los días.

Por María Isabel Sánchez

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador