Publicado el 05 de ago de 2013 4:04 am |

  comentarios

Foto: Composición Noticias24

(Caracas, 05 de agosto. Noticias24).- El diario Tal Cual en su edición de este lunes publicó un artículo donde se destaca el plan “baby”, supuesto complot en búsqueda de un atentado contra el presidente Nicolás Maduro y el dirigente Diosdado Cabello cuyos autores intelectuales serían Luis posada Carriles, Álvaro Uribe Vélez y voceros de la oposición, y que fue denunciado por el ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres.

De esta manera, el autor realizó una cronología con todas las oportunidades en las que el presidente Hugo Chávez y Nicolás Maduro han hablado de magnicidio desde 1999 hasta nuestros días.

“El más famoso de los planes magnicidas ocurrió en mayo de 2004. Fueron capturados 80 paramilitares colombianos en la hacienda Daktari, ubicada en El Hatillo, al este de la capital. Se conoció como el caso de los paracachitos, pues eran muchachos jóvenes provenientes en su mayoría de Colombia. Se dijo que en el terreno había espacio para prácticas de tiro. Los implicados fueron procesados y deportados”.

Puede leer el artículo completo a continuación:

Un nuevo plan de magnicidio denuncia el Gobierno.

El vocero de la acusación esta vez es el ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, quien afirma que detuvieron la posibilidad de un atentado contra el presidente Nicolás Maduro y el jefe del Parlamento, Diosdado Cabello. Es el plan “baby”, como el apodo que los supuestos organizadores del atentado le habrían puesto al recién electo mandatario.

En los 100 días que Maduro lleva frente al Ejecutivo ya son varios los voceros oficialistas que han afirmado el interés de un sector por asesinarlo. Magnicidio. No es extraña la palabra, la repitió miles de veces el fallecido Hugo Chávez, quien en los casi tres lustros que estuvo en el poder denunció ­al menos una vez cada año­ que existía un plan terrorista en su contra.

El sospechoso inicial del plan “baby” es el espía estadounidense, nacido en Cuba, Luis Posada Carriles; así como el expresidente colombiano Álvaro Uribe y algunos representantes de la oposición venezolana. No es la primera vez que estos personajes son acusados. El caso es que la mayoría de las denuncias de los últimos 15 años han quedado sin responsables detenidos, llevando polvo los expedientes en el archivo de las diatribas políticas.

1. El fallecido Hugo Chávez sorprendió con la noticia de un supuesto magnicidio al poco tiempo de llegar al poder. En julio de 1999 se informó de la detención de un hombre en Puerto Ordaz por parte de la Disip, a quien acusaron de portar un rifle con mira telescópica. Lo usaría para asesinar al jefe de Estado durante una visita a la ciudad.

Nunca se confirmó su identidad, pero se conoce que quedó libre luego, pues se comprobó que se trataba de un campesino que estaba de cacería.

2. Tras el golpe de Estado de 2002, en octubre de ese año, el Ejecutivo Nacional retomó la tesis del magnicidio. Denunció que un supuesto plan para intentar derribar el avión presidencial con una bazuca modelo AT4 desde una playa cercana al aeropuerto de Maiquetía. El arma la mostró Chávez en televisión, pero de los involucrados nunca se supo nada.

3. Dos episodios ocurrieron en 2003. El primero fue en julio, cuando fueron detenidos Pablo Díaz y Franklin Rondón en el Paseo Los Próceres, en Caracas, quienes supuestamente planeaban un atentado durante el desfile del 5 de julio.

Otro caso fue en noviembre, esta vez fueron cuatro los capturados en Puerto La Cruz. Todos los presuntos implicados quedaron en libertad.

4. El más famoso de los planes magnicidas ocurrió en mayo de 2004. Fueron capturados 80 paramilitares colombianos en la hacienda Daktari, ubicada en El Hatillo, al este de la capital. Se conoció como el caso de los paracachitos, pues eran muchachos jóvenes provenientes en su mayoría de Colombia. Se dijo que en el terreno había espacio para prácticas de tiro. Los implicados fueron procesados y deportados.

5. Chávez dejó de asistir en mayo de 2005 a una marcha convocada para rechazar la libertad en EEUU al espía Luis Posada Carriles. José Vicente Rangel, entonces vicepresidente, dijo que se había detectado un grupo armado en la manifestación, aunque nunca se revelaron los nombres de los implicados. También se dijo ese año, previo a los actos militares del 24 de junio, que guardaban un informe sobre supuestos atentados que se realizarían en este evento.

6. Nicolás Maduro, cuando era presidente del Parlamento, presentó en diciembre de 2005 una grabación de un supuesto grupo de militares, entre activos y retirados, donde disertaban sobre planes desestabilizadores. Incluso se mostró una bazuca con la que se efectuaría el atentado. No hubo detenidos.

7. El propio Chávez dijo en octubre de 2006 que había un plan para asesinarlo durante la campaña presidencial. El magnicidio lo iban a cometer en el estado Zulia, y acusó a funcionarios de la policía estatal de estar involucrados. No hubo detenidos, porque se dijo que los involucrados huyeron a Colombia.

8. Esta vez la denuncia la hizo Mario Silva en su espacio La Hojilla en junio de 2007 sobre un supuesto intento de magnicidio contra Hugo Chávez. No dio mayores detalles, pero dijo que en la frustración del asesinato habría muerto una persona y otra estaba desaparecida. Indirectamente responsabilizó al presidente de las Empresas 1BC, Marcel Granier.

9. El presidente Hugo Chávez responsabilizó en junio de 2007 a la cadena de noticias CNN de incitar su asesinato. Lo hizo luego de un error en la transmisión de la televisora, donde durante casi diez segundos se mantuvo un video al aire donde aparecía el mandatario con la leyenda: “¿Quién lo mató?” El mandatario dijo que “habría que pedir una investigación porque a todas luces pareciera un llamado al magnicidio en Venezuela”.

Nunca se hizo nada. Ya antes, en mayo, el oficialismo había también dicho que desde Globovisión se promovía el atentado, a través de un video donde se narraba la caída del Papa Juan Pablo II tras el disparo de un francotirador.

10. A la policía regional de Aragua se le incautó un lote de armas que, de acuerdo al entonces diputado Mario Isea, era para realizar un atentado al jefe de Estado. Entonces el gobernador Didalco Bolívar era disidente del chavismo. Eso no pasó a mayores, sobretodo porque ahora el nombrado mandatario volvió a integrar el oficialismo.

11. Chávez denunció que EEUU, por intermedio de Colombia, adelantaba una escalada de agresiones que tenían como fin un plan magnicida en su contra. Reveló un supuesto documento de inteligencia, donde se advertía que el apoyo lo recibirían del entonces saliente presidente Álvaro Uribe.

12. Horas antes de que se anunciara el fallecimiento del presidente Hugo Chávez el oficialismo lanzó una tesis conspirativa de magnicidio, en boca del entonces vicepresidente Nicolás Maduro. Supuestamente al jefe de Estado le habrían inoculado el cáncer grupos interesados en asesinarlo. No se especificó nunca cómo se realizó tan novedoso método de magnicidio, sin embargo, el propio Maduro dijo durante su campaña en abril para llegar a la presidencia que querían repetir el proceso con él.

13. Nicolás Maduro dijo en la campaña por las elecciones de abril de 2013 que EEUU quería asesinar a su contrincante en Henrique Capriles Radonski, esto con la idea de culpar al Gobierno y desestabilizar. La denuncia no es nueva. Chávez también la usó en sus dos últimas campañas, primero cuando compitió contra Manuel Rosales en 2006 y contra el propio Capriles a finales de 2012. Nunca hubo detenidos por esos casos.

14. Una vez que Nicolás Maduro asumió el poder y tras la visita de Henrique Capriles a Colombia, donde se reunió con el presidente Juan Manuel Santos, se anunció la captura de supuestos paramilitares en Venezuela.

Allí el Gobierno involucró al expresidente colombiano Álvaro Uribe, así como a los exfuncionarios estadounidenses Roger Noriega y Otto Reich. Reestablecidas las relaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos, el episodio quedó en anécdota.

15. En julio de este año el exvicepresidente José Vicente Rangel denunció en su programa de Televen la conformación de un plan de magnicidio desde Chile. De acuerdo a su versión, agentes de la CIA trabajaban desde el país sureño para, a través de intermediarios, enviar dinero a asesinos en Venezuela que atentarían contra la vida del presidente Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, jefe del Parlamento.

16. En junio el ministro de relaciones interiores, Miguel Rodríguez Torres, anunció que dos grupos de paramilitares colombianos fueron capturados en territorio venezolano, justo cuando planeaban actos terroristas. Estaban planificando vicariatos y el magnicidio de Nicolás Maduro, de acuerdo a la versión oficial.

Por Juan Pablo Arocha / Tal Cual

Venezuela » en esta sección

buscador