Publicado el 08 de ago de 2013 6:48 pm |

  comentarios

Foto: AM Noticias360

(Caracas, 08 de agosto – Noticias24).- El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, señaló que la sentencia del TSJ “pretende coartar la libertad de expresión”, en referencia a la multa que le fue impuesta el día de ayer.

Además, anunció que las dos primeras instancias a las que acudirán para continuar con el proceso de impugnación de los resultados de los comicios presidenciales del 14 de abril, serán la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Organización de Naciones Unidas.

“Sin duda alguna, llevar a juicio y ganarlo en instancias internacionales, dejaría muy mal parado este Gobierno”, expuso.

“Maduro gobierna no porque el pueblo lo eligió, sino porque las instituciones lo mantienen ahí”

Aseguró que “esto es una historia a la que todavía le queda mucho trecho” y que esto constituye “una lucha” que no se excluye de las otras que desde la oposición adelantan.

Sumó que el primer escenario que tiene la oposición es el 8-D, como una gran oportunidad para mostrar que este es un Gobierno que “va palo abajo”, según la opinión general, dijo Capriles.

El gobernador considera que “detrás de todas las persecuciones” el objetivo del Gobierno es ocultar la “terrible crisis económica, el desastre económico y la caída del poder adquisitivo de los venezolanos”.

En la misma línea planteó que, de votar la misma cantidad de personas del pasado 14-A por las opciones de la MUD este 8-D, “inmediatamente estaríamos listos” para activar procesos constitucionales y así “lograr un cambio en el Gobierno”.

A su juicio, existe un “secuestro institucional” que incluye al Tribunal Supremo de Justicia, al Centro Nacional Electoral, y a la Asamblea Nacional, “Maduro gobierna no porque el pueblo lo eligió, sino porque las instituciones lo mantienen ahí”.

“Maduro es como decimos los venezolanos, un bate quebra’o (…) popularidad tenía Hugo Chávez, muy distinto al gobierno de Maduro. Tenemos una persona que está allí por un secuestro institucional”, añadió.

En cuanto a la Mesa de la Unidad Democrática, agregó que se siente orgulloso de su esfuerzo aunque “hay que seguir mejorando”, al mismo tiempo, expresó que ellos representan futuro y esperanza y que “hay muchas personas que quisieran destruirla”. Igualmente, recordó que los candidatos de la MUD fueron electos por medio de elecciones primarias.

Sobre el caso de Óscar López, Capriles señaló que en el gobierno “cada vez que hablan pareciera que están siguiendo un guión de televisión. Al final lo que quieren es golpearme a mí”, dijo al describir a López como un cercano colaborador “le montaron un caso, una olla con unos correos falsos (…) una cosa calichosa que no tiene sustancia, todo es un montaje“.

Estas acciones, según él, confirman “que este gobierno es absolutamente débil, que pretende desmoralizarnos, generar miedo en quienes intentamos construir una alternativa”.

“Tengan la plena seguridad de que Maduro no va estar seis años en el poder, vamos a tener un cambio”, aseguró con firmeza.

Ante la hipótesis de que esté preso, Capriles aseveró que no tiene “ninguna duda”, continuó “Que le echen pichón, yo no respondo de cuál va a ser la reacción de los venezolanos frente a estas arbitrariedades y estos abusos, frente a lo que ellos pretendan hacer”.

“Esa es una decisión que ellos pueden tomar porque tienen el control institucional. Si ellos quieren echarle pichón, pero eso puede significar que el tiempo que les queda va a ser aún más corto”, remató.