Publicado el 23 de ago de 2013 8:42 am |

  comentarios

Video: Noticias24, 23 de agosto de 2013

(Caracas, 23 de agosto – Noticias24).- Una impactante explosión irrumpió la madrugada del 25 de agosto del año 2012, una nube de llamas y humo estremeció el cielo de Punto Fijo, ciudad aledaña al Complejo Refinador de Amuay. 55 personas murieron esa noche y el recuerdo de lo vivido esa mañana perdura un año después, evocando uno de los mayores incidentes que sacudieron las operaciones petroleras de Venezuela.

La repentina explosión de dos tanques propagó una onda expansiva que dejó a su paso destrucción, la actividad petrolera se paralizó, cientos de viviendas quedaron dañadas, y en muchos casos destruidas, 156 personas resultaron heridas. En horas del mediodía, el vicepresidente de la República, en ese momento Elías Jaua, confirmaba la cifra de fallecidos, 22 de ellos integrantes del Destacamento 44 de la Guardia Nacional.

Foto: Héctor Silva / Archivo

El equipo de Noticias24 se trasladó hasta Punto Fijo, y relataron que el sitio parecía una zona de guerra, los vehículos se agolpaban por tomar las principales vías de salida del estado, los efectivos militares y de tránsito hacían todo por mantener el orden dentro del caos ya reinante.

Amanecía el domingo 26 de agosto y las llamas continuaban con igual intensidad, se apreciaban localidades muy afectadas, con casas destruidas en casi su totalidad, y este escenario que parecía bélico se confundía entre el llanto y la conmoción. Algunos ciudadanos culpaban al Gobierno de este suceso.

El recordado presidente Hugo Chávez se apersonó esa noche, y decretó tres días de duelo nacional por las personas fallecidas. El 27 de agosto, se dirigió al hospital Doctor Calles Sierra, visitó a los heridos y familiares del siniestro.

Foto: Noticias24 / Archivo

A las afueras del recinto, el Mandatario era esperado por los periodistas y por algunos familiares que no habían podido ingresar y esperaban noticias de sus allegados desaparecidos. Algunos tenían la esperanza de saludarle y otros deseaban expresarle sus reclamos. Desde allí, Chávez conversó con Noticias24 y aseguró que su prioridad era atender la tragedia humana, más que la pérdida económica.

Simultáneamente, ardía un tercer tanque de almacenamiento de nafta en Amuay, los bomberos hacían todo por sofocar este nuevo incendio, mientras los voceros oficiales llamaban a la calma y explicaban que la situación era normal.

El 28 de agosto, en cadena nacional, el presidente Chávez mostró al país imágenes de cómo se apagó el incendio en la refinería de Amuay, y que por fin enfriaron los enardecidos tanques.

Foto: Prensa Miraflores / Archivo

Estas impactantes imágenes sacaron a relucir a los héroes de este accidente, los bomberos, quienes con gallardía enfrentaron desde el primer momento las intimidantes llamas, entre un sofocante calor, su loable labor devolvió la tranquilidad a la población.

Esa misma noche, a través de red social Twitter se informaba que las llamas en la refinería Amuay volvieron a ser noticia, incluso se especuló “sobre un nuevo incendio”. Para acallar los rumores, Asdrúbal Chávez, vicepresidente de refinación de Pdvsa, informó a las 8:30 de la noche, que “las operaciones en Amuay se estaban normalizando”.

El trascurrir de los días, y las inesperadas noticias fueron “apagando” lo sucedido en el Complejo Refinador de Amuay.

Un año después rememoramos este evento, trágico y triste que enlutó las páginas de la historia venezolana, pero que nos dejó una enseñanza, los ciudadanos de este país se crecen ante las adversidades. El constante llamado a las autoridades es a la prevención, para evitar este tipo de sucesos, que más que daños materiales, causan las irreparables muertes de mujeres y hombres de esta nación.


Por: María Eugenia Piñatel / Departamento de Investigación /Noticias24

Foto: Cortesía Pdvsa / Archivo
Foto: Noticias24 / Archivo