Publicado el 26 de ago de 2013 1:46 pm |

  comentarios

Foto: : Alberto Corro / Mpprijp

(Caracas, 26 de agosto. AVN) – El Gobierno nacional reveló este lunes nuevas evidencias de planes de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro. El ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, indicó que las autoridades se mantienen “tras la pista de varias personas de la extrema derecha venezolana involucradas en estos planes”.

Tras informar al país de la detención en el estado Miranda, el pasado 15 de agosto, de dos colombianos con experiencia en sicariato, el Ministro comentó que “tenemos pistas e indicios de algunas personas” venezolanas que estarían involucradas en estas acciones.

Ratificó que el cerebro de estas operaciones es el terrorista Luis Posada Carriles, y que individuos vinculados directamente con éste son los que han articulado estas acciones en reuniones que solían sostener en la ciudad de Bogotá, Colombia.

Posada tiene un pedido de extradición desde Venezuela y Cuba por la voladura de una aeronave de Cubana de Aviación en 1976 en la que fallecieron sus 73 pasajeros. Es un oficial graduado en las Fuerzas Armadas estadounidenses, y se desempeñó como informante y brazo ejecutor de los planes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos en América Latina.

En la década del 60 llegó a Venezuela, donde participó como torturador de militantes políticos, y su historial de terrorismo abarca países como Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Chile y Argentina. Ha organizado planes de atentados contra Cuba y de magnicidio contra Fidel Castro.

Servicios de inteligencia sólidos

Rodríguez Torres explicó que los planificadores del magnicidio contra Maduro se han paseado por diversos escenarios para ejecutar su objetivo: al principio pensaron en un carro bomba, luego en un francotirador y, al final, se plantearon la opción del Gobierno de Calle, en el que el mandatario interactúa directamente con el pueblo.

“Este tipo de personas tiene mucho entrenamiento en sicariato de calle”, indicó sobre los detenidos.

Hay una tercera persona identificada como Carlos Salcedo, solicitada por los organismos de seguridad, que es quien habría trasladado a los dos sicarios colombianos en el país.

El Ministro expresó que los planes de magnicidio en el país arrancaron en 1998, con el triunfo del comandante Hugo Chávez, “y no van a cesar”. Sin embargo, hizo un llamado a la ciudadanía a tener la confianza en que el país cuenta con servicios de inteligencia y una Fuerza Armada sólidamente estructurados. “Hemos desarrollado una gran experiencia para detectar y neutralizar operaciones como estas. No van a lograr su cometido”, indicó.