Publicado el 26 de ago de 2013 7:25 pm |

  comentarios

Video: Noticias24, 26 de agosto de 2013

(Caracas, 26 de agosto. Noticias24) – “La actitud de algunos políticos los coloca en una situación extrañamente sospechosa”, dijo Maduro luego de la captura de dos sicarios involucrados en el magnicio.

“La oposición está favoreciendo estos hechos- pulse aquí

Tras asistir a la final del Campeonato Nacional de Esgrima Infantil, en el Fuerte Tiuna, Maduro sostuvo que lograron la captura de los sicarios “porque veníamos haciendo un seguimiento de diversas conspiraciones”. Asimismo, señaló que esta conspiración viene “del grupo, del clan de Posada Carriles que es protegido por el gobierno de Estados Unidos”.

Por esa razón, Maduro cuestionó al presidente de Estado Unidos, Barack Obama, si él no sabe que “desde EE UU se orquesta un plan para cometer un magnicidio”.

“¿O es que es tan débil el presidente Obama que toman decisiones por él en los Estados Unidos de matar a un Jefe de Estado de América Latina? ¿O es que es tan débil que sí sabe que hay instancias del poder de Estados Unidos que han decidido asesinarme, y él no los puede detener? ¿O es que él decidió asesinarme físicamente? El presidente Obama debería contestar estas preguntas”, insistió Maduro.

El Jefe de Estado aseguró que después del fallecimiento de Hugo Chávez, la “derecha internacional arrancó un proceso de conspiración contra Venezuela“.

Asimismo, Maduro señaló que le comunicó al presidente del Colombia, Juan Manuel Santos, sobre la detención de los sicarios de nacionalidad colombiana. Ante tal situación, Santos pidió al mandatario venezolano que le enviara toda la información.

Maduro dijo que el fascismo está “buscando” que Venezuela tenga escenarios como el de Siria, Egipto o Libia.

“Yo mandé al ministro Rodríguez Torres a Colombia. Allá se reunió con los jefes de inteligencia y les presentó unas pruebas tan contundentes, que el Gobierno colombiano realizó las primeras investigaciones e inmediatamente encontró toda la red de este grupo de sicarios(…) Estos asesinos fueron contratados para venir a Venezuela a intentar un magnicidio contra mí”, indicó.

En sus declaraciones, Maduro aseguró que con todos estos planes, están “buscando” que Venezuela tenga escenarios como el de Siria, Egipto o Libia. “Todos contra todos: violencia generalizada, caos e intervención de Estados Unidos, disfrazado como cascos azules”.

“No me van a sacar de la calle, yo voy a seguir en la calle, sépalo el pueblo venezolano. Yo seguiré evaluando la conducta de estos sectores, porque el fascismo tiene que saber que hay límites legales y constitucionales, y a mí no me tiembla el pulso”, sentenció el Presidente.

“Si alguno de ustedes aparece involucrado va a ir preso (…) Yo por la paz del país me la juego completa, y si alguno de ustedes tiene que ir preso… Qué grite Obama, o que chille quien chille, pero va preso”, advirtió.

Desde inicios del 2013, quien era en ese momento, el ministro de Relaciones Interiores, general Néstor Reverol, ordenó extremar las medidas de seguridad de Maduro y del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, pues “otro plan desestabilizador de la ultraderecha venezolana, en complicidad con actores de la ultraderecha en el exterior”, se estaba desarrollando.

Desde esa denuncia, fueron reiteradas las acusaciones y el llamado de alerta dado el riesgo que corría la vida del Presidente de la República.

Después de tantas incriminaciones, el actual ministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, anunció el día de hoy que fueron capturados dos sicarios colombianos, en territorio venezolano, que tenían planeado matar al presidente Nicolás Maduro.