Publicado el 28 de ago de 2013 6:36 am |

  comentarios

Foto: AVN / Archivo

(Caracas, 28 de agosto. Noticias24) - El gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, catalogó como “ridículas” las actividades que se llevan a cabo todos los años como parte de las fiestas patronales en la ciudad. “Dicen que no hay Feria, claro que sí hay, y de la buena. Lo que no vamos a hacer son payaserías”, expresó ayer durante la activación de las cooperativas de servicios ambulatorios y hospitalarios.

Al respecto agregó que la celebración servirá de antesala para la fiesta del 8 de diciembre, fecha en la que según él, el pueblo elegirá “el verdadero Gobierno municipal para Maracaibo”.

Entre tanto, los zulianos se encuentran en zozobra, según reseña el diario La Verdad, tras la ruptura del “trato” entre la Gobernación y la Alcaldía para la celebración de las fiestas tradicionales, cuyo motivo principal es la falta de recursos y ahorro energético.

Lea a continuación el trabajo completo publicado en el porto web del diario La Verdad .

Como ridículas catalogó ayer, Arias Cárdenas, gobernador del Zulia, las actividades que se llevan a cabo todos los años como parte de las fiestas patronales en la ciudad, lo que incluye a personajes tanto de derecha como de izquierda. “Dicen que no hay Feria, claro que sí hay, y de la buena. Lo que no vamos a hacer son payaserías”, declaró ayer durante la activación de las cooperativas de servicios ambulatorios y hospitalarios.

El ejecutivo aseguró que la celebración será la antesala para la fiesta del 8 de diciembre, fecha en la que según él, el pueblo elegirá “el verdadero Gobierno municipal para Maracaibo”. Prometió que estarán presente “grupos de todo tipo, feria cultural, amanecer, iluminación en Padilla de alegría, una fiesta permanente en el Parque Urdaneta y en el Paseo Ciencias, que estará listo para esa fecha, seguridad para todos con el despliegue del plan Patria Segura”.

En la calle

Se respira zozobra. Interrogantes sin respuestas, quejas, acuerdos y desacuerdos. Los marabinos no saben qué pensar tras la decisión que tomó el Gobierno regional, el pasado lunes, sobre la ruptura del “trato” que desde febrero se hizo con la Alcaldía para la celebración de las fiestas chiquinquireñas. ¿La razón principal? “Falta de recursos y ahorro energético”.

Unos hablan de dictadura y la falta de respeto con los marabinos por irrespetar un evento que se ha hecho tradición en la ciudad, y otros hablan de derroche energético. Este es el caso de Hermogénes Toledo, directivo de la junta administradora del Callejón de los Pobres, quien manifestó que “por un supuesto negado de que llegara a ganar la Alcaldía, Pérez Pirela, el encendido y todo lo referente a la Feria no será lo mismo”.

Sin embargo, la otra cara de la moneda también expresó su sentir ante el tema que hoy colma de comentarios a la población maracaibera. Elio Ríos, vocero ambiental del Polo Patriótico, explicó que en cuanto al tema ambientalista evaluaron la situación del problema de electricidad en el país, llegando a la conclusión de que con el encendido se desperdicia un recurso tan importante como lo es la energía eléctrica.

“En este aspecto nosotros estamos de acuerdo con la decisión tomada por el comandante Arias Cárdenas, porque de alguna manera estamos haciendo un bien a la comunidad. Pero nosotros creemos que el planteamiento también tiene que acompañarse con la erradicación de las corridas, por eso hemos venido diciendo que esos dos aspectos de la Feria tenemos que cambiarlos”, señaló.

Tradición desde 1999

Ayer, en La Verdad Radio se planteó la interrogante sobre si se está o no a favor del encendido de Bella Vista y La Curva de Molina. De inmediato las redes sociales y los dispositivos móviles detonaron en comentarios. “El encendido es una tradición”, “el encendido significa unión, el inicio de las fiestas patronales y la actividad”. “Cuando Gian Carlo Di Martino era alcalde y Pablo Pérez, gobernador, se respetó el encendido. Había una competencia sana”, fueron algunos de los mensajes que se escucharon durante el programa.

Antonio Romero, mejor conocido como “La Biblia de la Feria”, relató que la tradición del encendido nació en 1999, cuando Manuel Rosales, alcalde de la época propuso extender el encendido de las casas petroleras que se realizaban en la ciudad, a las calles de la ciudad. El profesor no quiso ahondar en el tema político porque considera que cualquier actividad que se haga para la Feria de Nuestra Señora de Chiquinquirá es beneficioso para el pueblo. “Yo creo que ambos bandos deben pensar en eso y no debatirse arruinando las fiestas”, dejó como conclusión.

La reacción en las redes

A favor
@abogadoroa: @LaVerdad_Radio @laverdadweb Deben encenderlas, son la luz de la feria y son del pueblo.
‏@Lexloaiza: @LaVerdad_Radio @laverdadweb Aunque parezca superfluo la gente y en especial los niños necesitan ver en la calle la ilusión de la Navidad.

En contra
‏@monicasonica: @LaVerdad_Radio En desacuerdo, es poco elegante y sesgado por la religión. La ley es laica y así debería ser el Estado. Pérdida de dinero.
@eugenia_68: @LaVerdad_Radio @laverdadweb No porque deberían invertir ese dinero en algo mas útil para la comunidad.


Por Luisa Godoy / La Verdad