Publicado el 28 de ago de 2013 9:34 am |

  comentarios

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 28 de agosto. Noticias24) – El politólogo Jiuvant G. Huérfano señaló en su artículo de opinión que “es imperdonable que en pleno siglo XXI el sistema bancario venezolano se haya quedado en la pre-historia” y acotó que “es inconcebible” que realizar un trámite administrativos en una entidad bancaria sea engorroso.

Asimismo, reseñó que Venezuela es uno de “los pocos países del mundo donde al ahorrista lo obligan a mantener sus ahorros debajo del colchón“.

Añadió que el ahorrista para realizar un trámite en la entidad bancaria “debe disponer para ello por lo menos más de la mitad del día, porque seguro encontrará una cantidades de vericuetos inimaginables“.

A continuación el artículo completo:

Es imperdonable que en pleno siglo XXI el sistema bancario venezolano se haya quedado en la pre-historia. Es inconcebible que realizar un simple trámite administrativos en una entidad bancaria sea más engorroso que sacar la partida de nacimiento de la mascota de la casa.

Este es uno de los pocos países del mundo donde al ahorrista lo obligan a mantener sus ahorros debajo del colchón. Es obvio que no se tiene conciencia de la importancia estratégica que es para la economía del país estimular la cultura del ahorro.

Cuando un ahorrista tiene la necesidad de ir a una agencia bancaria, lo primero que le viene a la mente, es que debe disponer para ello por lo menos más de la mitad del día, porque seguro encontrará una cantidades de vericuetos inimaginables. Entre ellos, que debe acudir a la agencia donde aperturó su cuenta, para tramitar cualquier solicitud o que no puede disponer de sus ahorros como quisiera.

Pareciese que las sucursales de las entidades bancarias, fue instituciones totalmente autónomas, desconectadas completamente una de otra. Por tanto, los gerentes tienen como política bancaria no atender solicitudes de ahorristas que no haya aperturado la cuenta en la sucursal donde solicita el trámite. El argumento es que no puede dejar de atender los “clientes” de su agencia, por atender los de otras sucursales. Como dice el escritor uruguayo Eduardo Galeano “…estamos ante un mundo al revés…”

Despachan así, sin decoro alguno, a los ahorristas, inoculando desinterés al ahorro, así como también auspician el consumismo. Para colmo, el mayor obstáculo es la banca pública.

La Superintendencia de la Actividad Bancaria (Sudeban) está en la obligación de garantizar un sistema bancario que esté a la altura de las actividades financieras que demanda la población venezolana; tiene que velar porque los trámites del ahorrista no sean un viacrucis o unas pasantías “triatlónicas”. Su rol va más allá de una simple publicación de una resolución: no debe permitir que se abuse del tiempo del ahorrista y, menos aun, de sus ahorros.

Este Gobierno ha manifestado su interés por incentivar el ahorro. Sin embargo, las penurias que pasan los ahorristas cada vez que tienen la necesidad de acudir a cualquier banco los aleja cada vez más de una de las políticas más importantes del Estado venezolano, vale decir, el ahorro ciudadano.


“La Pre-Histórica Banca Venezolana”
Por Jiuvant G. Huérfano

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador