Publicado el 28 de ago de 2013 10:04 am |

  comentarios

(Caracas, 28 de agosto. Prensa MP) - A solicitud del Ministerio Público, le fue prohibida la comercialización y expendio de comida preparada con carne de animales de la fauna silvestre a Bernardo Goitía González, quien es el propietario de un restaurante ubicado en la urbanización Villa Colombia, Puerto Ordaz, estado Bolívar.

Esta acción fue detectada, el pasado viernes 23 de agosto, por funcionarios adscritos a la Coordinación de Guardería Ambiental de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), quienes inmediatamente aprehendieron al comerciante y lo colocaron a la orden del Ministerio Público.

Posteriormente, la fiscal 3º de esa jurisdicción con competencia en Defensa Ambiental, Yulmi Arévalo, en la audiencia de presentación imputó al comerciante por la presunta comisión del delito de comercialización de caza ilícita, previsto y sancionado en el artículo 77 de la Ley Penal del Ambiente.

En este sentido, una vez evaluados los elementos de convicción expuestos por la representante del Ministerio Público, el Tribunal 5º de Control del Segundo Circuito Judicial Penal del estado Bolívar, acordó imponer la medida judicial sustitutiva de libertad, consistente en la prohibición de comercializar con la fauna silvestre.

Esta acción fue detectada, el pasado viernes 23 de agosto, por funcionarios adscritos a la Coordinación de Guardería Ambiental de la Guardia Nacional Bolivariana

Asimismo, la instancia judicial le prohibió al comerciante la venta de alimentos preparados con carne de animales en veda.

Vale destacar que el día viernes 23 de agosto, funcionarios adscritos a la Coordinación de Guardería Ambiental de la GNB, recibieron una llamada en la que les informaron que en el restaurante “La Amistad” se realizaba la venta de alimentos preparados con carne de animales de la fauna silvestre.

De inmediato, los efectivos castrenses se acercaron al sitio con la finalidad de verificar la denuncia recibida.

Durante el procedimiento, en el local comercial se ubicaron tres refrigeradores, con bolsas contentivas de partes de danto, de babo, cachicamo, cochino de monte (cacharo), venado y quelonios (morrocoy).

Adicionalmente, en el estacionamiento del local se observaron varias jaulas para animales domésticos, donde se apreciaron siete ejemplares de fauna silvestre (morrocoy), cinco teracay (tortuga) y un pavo real.

Por tal motivo, se logró la aprehensión flagrante del comerciante, quien fue puesto a la orden del Ministerio Público.