Publicado el 06 de oct de 2013 3:53 pm |

  comentarios

Foto: Nexo visual / Archivo

(Caracas, 6 de octubre. Noticias24) - El vocero nacional del Movimiento Sexo-Género-Diversidad, Leandro Viloria, indicó que se han dirigido a la Asamblea Nacional para solicitar la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Asegura que ha sentido muy de cerca la discriminación por su orientación sexual. “Es difícil (ser homosexual) porque vivimos en un mundo heteronormado, donde lo correcto es ser heterosexual y cuando rompemos con esa regla, somos discriminados”, dijo.

“Hemos aprendido a combatir la discriminación, a mí me expulsaron de mi religión por asumir con gallardía y orgullo mi orientación sexual”, aseveró.

Lea a continuación la entrevista exclusiva publicada por el diario regional El Tiempo.

Leandro Viloria dice que ha sentido muy de cerca la discriminación por su orientación sexual.

Fue expulsado de la iglesia de los Testigos de Jehová y su licorería en Guanipa fue cerrada 46 veces en 2010 bajo argumentos legales que consideró incompresibles. “Hubo una homofobia entre instituciones y policías y eso sólo fue por mi condición de homosexual”.

Ese episodio lo llevó a declarar una huelga de hambre durante 11 días en la plaza Bolívar de El Tigrito.

Hoy, desde la vocería nacional del movimiento Sexo-Género-Diversidad, asegura que mantiene un trabajo a favor del reconocimiento de los derechos de ese colectivo.

-¿Es difícil ser gay en la sociedad?

-Es difícil porque vivimos en un mundo heteronormado, donde lo correcto es ser heterosexual y cuando rompemos con esa regla, somos discriminados. Por eso es difícil, pero yo me siento orgulloso de lo que soy y de como nací.

-¿Han podido sobrellevar esa intolerancia?

-Hemos aprendido a combatir la discriminación, a mí me expulsaron de mi religión por asumir con gallardía y orgullo mi orientación sexual.

-Una de sus acciones en contra de la homofobia fue introducir un proyecto de ordenanza ante la Cámara Municipal de Guanipa. ¿Qué respuesta recibió?

-Recogimos el 0.1% de las firmas y los concejales dijeron que no era su competencia hacer una ordenanza para sancionar la discriminación sexual.

-¿Cómo ustedes calificaron ese argumento?

-Fue un gesto de ignorancia porque el artículo 21 de la Constitución Nacional establece que no se puede discriminar. Incluso el Tribunal Supremo de Justicia estableció que ese era extensivo para la orientación sexual o identidad de género. Ellos pudieron hacerlo, pero no les dio la gana, por prejuicio y homofobia.

-En su trabajo contra la homofobia, ustedes acudieron ante el Consejo Nacional Electoral para solicitar que se incluya el cambio de nombre en las personas trans (travestis, transgénero y transexuales). ¿Cuál es el argumento?

-El artículo 146 de la Ley de Registro Civil habla que se puede hacer el cambio de nombre. Ese fue el espíritu del legislador, sólo que los registradores interpretan que género y sexo es lo mismo, pero no lo es. Género es una percepción social y el sexo está entre las piernas y la gente no te anda revisando. Ni siquiera nos aceptan los documentos, pese a que el CNE envió un oficio a todos los registradores para que no discriminen.

-En el Ministerio Público propusieron que se incorpore el asesinato de transexuales, homosexuales y lesbianas como parte del delito de feminicidio ¿Hay casos preocupantes de crímenes de odio?

-Los crímenes de odio han venido en aumento, a muchas de nuestras compañeras las matan y eso queda en impunidad. Queremos que el feminicidio sea no sólo para la mujer biológica, sino para la transexual, lesbiana y para nosotros los homosexuales. Eso tiene que ser un agravante porque se hace por odio.

-¿Cuál fue la receptividad de la Fiscalía?

-Nos recibió una fiscal superior en el área metropolitana de Caracas y luego sostuvimos una conversación con la fiscal general Luisa Ortega Díaz, a quien le pareció interesante y prometió estudiarlo.

-¿En la Defensoría del Pueblo han mediado por sus derechos?

-Cuando realizamos la marcha por el Orgullo Gay acudimos a la Defensoría del Pueblo para solicitar una defensoría especial par la atención a la sexo diversidad. La defensora Gabriela Ramírez anunció su creación. Entendemos que eso hace falta porque, por ejemplo, tenemos compañeras que son maltratadas por la policía en El Luchador (esquina del centro de El Tigre).

-En el recorrido que han hecho por varias instituciones del Estado acudieron a la Asamblea Nacional ¿Qué plantearon en esa instancia?

-Fuimos a la Asamblea Nacional para el reconocimiento de las familias homoparentales, es decir, que se nos permita vivir con nuestros hijos y cuidarlos. Somos una realidad, existimos y necesitamos el reconocimiento. Nuestros hijos no son ni más ni menos que los hijos de los heteroparentales. Si uno de la pareja muere, el otro tiene derecho a adoptar a los niños.

-¿Sobre el matrimonio gay, qué han tramitado?

-La primera vez que fuimos a la Asamblea Nacional fue el 22 de febrero del año 2010 para solicitar la reforma del Código Civil, porque no es necesario reformar la Constitución Nacional para reconocer los matrimonios igualitarios o las uniones estables de hecho.

Queremos un reconocimiento, pues si yo muero, quiero que mi pareja no quede desamparada y herede todo el patrimonio que hemos construido juntos. En Venezuela, nosotros no podemos comprar una vivienda porque somos del mismo sexo.

La Gran Misión Vivienda Venezuela nos censó y estamos esperando por la adjudicación de una casa. No calificamos como una familia, queremos tener los mismos derechos de los heterosexuales.

-¿Resulta difícil para ustedes ser contratados por una institución pública o empresas privadas?

-Es muy difícil, pero más cuando eres trans, no pasa lo mismo con los homosexuales porque no transgredimos el sistema, pero ellas sí. Nosotros aparecemos en la Ley del Trabajo, pero las compañeras trans no. Por esa razón, estamos solicitando una norma que evite la discriminación y garantice el derecho al trabajo y el empleo. Así como se le permite a las personas con discapacidad acceder a un empleo formal, también pediremos para que las personas con sexo-género-diverso lo tengan. No hay quien obligue al empleado, quizás por eso hay muchas compañeras en la calle prostituyéndose.

-¿Han manejado casos de discriminación en empresas en la zona?

-En San José de Guanipa hubo dos compañeros que fueron despedidos por su orientación sexual, y peor aún, en la carta decía que los botaban por eso, no por algún incumplimiento o deficiencia. No hay mucha protección en esa materia, incluso falta formación en muchos funcionarios. Si uno va a poner la denuncia en la policía se burlan, como lo hacían antes cuando las mujeres denunciaban a los maridos que las golpeaban.

-¿Cómo interpretaron el debate que se suscitó en la Asamblea Nacional con la intervención del diputado Pedro Carreño?

-Creo que se exaltó, por ser diputado de la bancada oficialista debió reprimirse. Fue un comentario sexista y homofóbico, pero eso no quiere decir que así opinen los demás diputados, pues muchos están a favor del matrimonio igualitario.

-Pese a la discriminación ¿Cuál ha sido el avance en el reconocimiento de sus derechos?

-En este gobierno se nos han dado derechos en algunas leyes y en el Plan de la Patria donde el presidente Hugo Chávez incorporó la sexodiversidad.

Por Argel Fernández / El Tiempo