Publicado el 15 de oct de 2013 1:09 am |

  comentarios

Imagen de referencia. Foto: AVN / archivo

(Caracas, 15 de octubre. Noticias24) - Hasta con seis horas de antelación deben llegar los viajeros a Maiquetía para sortear todas las revisiones que hacen las autoridades para evitar el fraude “raspacupo”, según reseña una nota del diario La Verdad.

“Y es que los organismos del Estado, en su lucha por minimizar los fraudes en la utilización de moneda extrajera, despliegan operativos en el principal terminal aéreo del país, con los que buscan identificar a los usuarios que poseen tarjetas de créditos de terceros, obtienen divisas para un país y salen para un destino diferente y hacen solicitudes para sus niños y viajan sin ellos”, reza un extracto de la nota.

Lea a continuación la nota completa:

Hasta con seis horas de anticipación deben llegar los viajeros al aeropuerto internacional de Maiquetía (Vargas), para poder someterse a todas las revisiones que hacen las autoridades para confirmar que no existan irregularidades en sus solicitudes del cupo de dólares de la Comisión de Administración de divisas, todo antes de proceder a abordar sus aviones.

Y es que los organismos del Estado, en su lucha por minimizar los fraudes en la utilización de moneda extrajera, despliegan operativos en el principal terminal aéreo del país, con los que buscan identificar a los usuarios que poseen tarjetas de créditos de terceros, obtienen divisas para un país y salen para un destino diferente y hacen solicitudes para sus niños y viajan sin ellos.

“Los ciudadanos viven un viacrucis en el aeropuerto, son sometidos a una serie de inspecciones, que llegan incluso hasta las revisiones de sus carteras; operativos que son irrespetuosos para quienes si están apegados a las leyes y el uso correcto de sus cupos”, denuncia Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco).

José Khan, presidente de Cadivi, argumenta que existen casos personas que solicitan su cupo para países como España -para donde se asignan tres mil dólares-, pero luego viajan a Panamá -hacia dónde sólo se autorizan hasta mil-, con la finalidad de obtener divisas al tipo de cambio oficial -6,30 bolívares- para después revenderlas en el mercado negro -hasta tres seis veces más caras-.

Mecanismos

El abogado considera un abuso la forma como las autoridades abordan a todos los viajeros, mientras intentan conseguir a quienes realizan fraudes con las divisas. Asegura que los organismos del Estado tienen las herramientas para identificar a los infractores, sin perjudicar al resto de los venezolanos.

León Parilli recuerda que con los sistemas de Cadivi y movimientos migratorios se puede cotejar la información sobre los usuarios que solicitaron dólares, para saber si efectivamente salieron del país, el destino que reportaron y hacia dónde se fueron, así como de la extensión total del viaje.

El presidente de Anauco agrega que, adicionalmente, las autoridades pueden trabajar de la mano con las instituciones financieras públicas y privadas, que son las que pueden aportar los datos en cuanto al uso que le dan los usuarios a sus tarjetas de crédito mientras se encuentran en el exterior.

El abogado asegura que el método que usan los organismos públicos no sólo causa problemas de fluidez y operatividad en el aeropuertos, por revisiones que no son las propias; sino que no es efectivo, puesto que por irregularidades en el uso de divisas solo se reporta la detención de 32 personas de las miles que diariamente transitan por el terminal aéreo.

Los cupos

La Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) otorga dólares para consumos en el exterior a través de tarjetas de crédito, cuyos montos van desde 300 hasta tres mil dólares, según el destino y el tiempo de viaje.

Una misma persona sólo obtiene anualmente hasta tres mil dólares por tarjeta de crédito, 500 en efectivo para salir del país y 400 para compras por Internet.

Por Daniela García / La Verdad