Publicado el 10 de nov de 2011 6:17 pm |

  comentarios

Video: 10 de Noviembre de 2011

“El éxito de este trabajo en el nuevo modelo policial nos permitió un diagnóstico y una serie de recomendaciones que nos van a permitir el surgimiento de un nuevo modelo que deja en el pasado el modelo represivo que construyó la IV República, y surge un nuevo modelo que parte de los derechos humanos”.

Estas declaraciones las emitió el director del Grupo de Investigación Social GIS XXI Jesse Chacón, con motivo a el Seminario Internacional del Nuevo Modelo Policial Venezolano, desde el Hotel Meliá Caracas, que tiene como finalidad presentar el marco normativo, organizacional y de gestión desarrollado por el Órgano Rector del Servicio de Policía entre 2008 y 2011 con ocasión de la aprobación de las leyes sobre el servicio policial en Venezuela.

Chacón propuso la creación de una comisión de Estado para lograr un sistema más eficiente de seguridad, que contenga los mismos principios con los que trabajó la Comisión Nacional para la Reforma policial (Conarepol) en 2006, y un diagnóstico basado en la participación de la población venezolana.

También refirió que la Comisión de Estado contendría un legajo de recomendaciones de obligatorio cumplimiento para los tres poderes que de alguna manera tienen responsabilidad en el sistema de justicia venezolano (Cicpc, Fiscalía, TSJ).

Chacón indicó que ese modelo se va a conseguir con un problema que es el retardo procesal, ya que el sistema de justicia penal sigue articulado como se construyó en la Cuarta República.

“Es por ello que si queremos disminuir los niveles de rechazo que tiene la población venezolana al retardo procesal y con ello al no cumplimiento de penas, se hace necesario un acuerdo que va más allá del poder Ejecutivo”, agregó.

Expertos dicen que la reforma policial debe unirse a la transformación del sistema judicial

La reforma de los cuerpos policiales en Venezuela debe unirse a la transformación del sistema judicial y penitenciario para que surta efecto en el país, que cuenta con una de las tasas de violencia más altas del mundo, según expertos reunidos hoy en Caracas.

“En un modelo democrático, la transformación de la policía si no va acompañada de la transformación de la justicia y del sistema penitenciario no tiene ningún sentido”, indicó a Efe el profesor de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Barcelona Amadeu Recanses.

El Aissami ensalzó los valores humanistas que se promueven en la nueva formación de los policías y la posibilidad de control ciudadano sobre la actividad de este cuerpo

El experto español es uno de los participantes en el seminario internacional “El nuevo modelo policial venezolano” que desde hoy se realiza en Caracas con expertos de seis países para evaluar los primeros cambios que el Ejecutivo venezolano ha llevado a cabo en la policía y ofrecer indicaciones para continuar su desarrollo futuro.

Esta transformación busca resolver los “múltiples problemas que aquejaban y aquejan a los cuerpos policiales del país”, explicó el ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, en la instalación del seminario.

Desde 2006 el Gobierno de Hugo Chávez impulsa una reforma policial para mejorar la seguridad en Venezuela, que, según cifras oficiales, tiene una tasa de muertes violentas de 48 por cada 100.000 habitantes, muy por encima de los 16 homicidios de media del continente.

El ministro venezolano coincidió en que “el tema de la seguridad no se agota en el sistema policial”, aunque resaltó que “es uno de los brazos fundamentales” para mejorar la seguridad en Venezuela, donde en el último año se han disparado los incidentes en las cárceles del país.

La creación de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES), el desarrollo de una ley orgánica y la fusión de cuerpos policiales y su registro son varios de los pasos que se enarbolan desde el Gobierno venezolano como avances.

Actualmente, en Venezuela operan 134 cuerpos policiales con un total de 80.100 funcionarios, a los que se suman 6.800 de la nueva PNB, creada en 2009, y más de 11.000 que estudian la carrera policial.

El Aissami ensalzó los valores humanistas que se promueven en la nueva formación de los policías y la posibilidad de control ciudadano sobre la actividad de este cuerpo.

“Estamos corrigiendo los errores y desaciertos” de la historia de la policía venezolana, insistió el ministro, que reconoció una “tradición represiva” y la penetración de mafias en el modelo policial anterior.

Para el especialista español, el proyecto de cambio está en “buen camino” porque “en poco tiempo han hecho grandes reformas”, aunque “todavía están muy en los principios”.

“La reforma va a ser larga”, aventuró Recasens, que participa en el proyecto de transformación desde su inicio en 2006 y aseguró que el nuevo cuerpo policial venezolano es “muy parecido” al que funciona en España.

“Lo que hay que hacer es ver cómo se acompaña este procedimiento en la aplicación práctica”, señaló el experto, en referencia a los resultados que se den en el nivel de cumplimiento de las leyes y la permeabilización en la cultura policial y ciudadana de la reforma.

Con información de agencias

Venezuela » en esta sección

buscador