Publicado el 07 de ene de 2014 11:06 am |

  comentarios

Video: Noticias24

(Caracas, 07 de enero. Noticias24) – Mónica Spear Mootz nació en Maracaibo, el 1 de octubre de 1984. Fue actriz, modelo y reina de belleza.

Desde los 16 años decidió dedicarse al mundo del espectáculo y estudió Arte Dramático en la Universidad de Florida Central en Estados Unidos.

Resultó ganadora del concurso Miss Venezuela 2004 luego de representar al estado Guárico, lo que la llevó a ser la representante del país en el Miss Universo 2005, realizado en Bangkok, Tailandia en el mes de mayo, en donde logró el título de cuarta finalista. Calificó a su experiencia en Tailandia como “increíble”, admitiendo que llegó a probar “comidas exóticas”.

Video: Venevisión, 07 de enero de 2014

Debutó en la televisión en el 2006, con la telenovela El desprecio, realizada por RCTV. En 2007 obtuvo su primer protagónico en la exitosa Mi Prima Ciela, junto a Manuel “el Coco” Sosa, en donde le daba vida a una joven risueña que descubre que es adoptada y que además debe luchar contra su enfermedad, la Aplasia Medular.

Mónica se retiró durante un año del mundo del espectáculo para unirse en matrimonio al empresario irlandés Thomas Henry Berry, recibiendo en octubre de 2008 a su única hija Maya Berry Spear.

En 2009 vuelve a protagonizar junto a “el Coco Soso” pero esta vez en el dramático Calle Luna, Calle Sol en donde interpreta a una joven humilde que vive una historia de amor con un adinerado muchacho.

En 2010 tiene una participación especial en Que el cielo me explique de RCTV. Luego de esto regresa a Venevisión para protagonizar junto a Ricardo Álamo La Mujer Perfecta, en donde su personaje presenta el Síndrome de Ásperger.

Para 2011 Mónica da su paso a la internacionalización, firmando un contrato de exclusividad con Telemundo para realizar dos novelas: Flor Salvaje en Colombia y Pasión Prohibida en Miami.

Se mostró feliz tras su mudanza a Miami: “Cuando llegué me encontré con una ciudad relajante, que brinda esa paz que solo te da vivir cerca del mar y que ofrece un cruce divino de nacionalidades”.

Video: Venevisión, 07 de enero de 2014

A pesar de su exitosa carrera en el mundo del espectáculo nacional e internacional siempre se mostró humilde: “Tengo muchísimo que aprender(…) me pongo como una esponja y aprendo, esa es la manera de crecer”. En 2012 se divorció de su esposo y padre de su hija, Thomas Henry Berry.

Durante un momento de su vida necesitó un cambio. Cortó su larga cabellera y la reemplazó por una melena corta y partió por cuatro meses a Europa con su hija Maya, donde aprendió idiomas, bailó flamenco y disfrutó de los paisajes del Viejo Continente.

Pasión Prohibida fue su último trabajo, en donde protagoniza junto a Jean Carlos Canela una historia cargada de sentimientos, emociones y pasiones no permitidas.

Mónica fue asesinada junto a su exesposo la noche del lunes 06 de enero en la autopista Valencia-Puerto Cabello mientras disfrutaba de unas vacaciones en Venezuela. Informaron que la pareja se trasladaba en su carro junto a su hija cuando fueron abordados por antisociales quienes pretendían despojarlos de sus pertenencias. Al parecer, luego de resistirse al robo, fueron asesinados. La pequeña resultó herida pero se encuentra fuera de peligro.

En sus propias palabras

Mónica se describía como una mujer decidida y “despistada, soñadora y feliz. Estoy en mi propio mundo, así que no me doy cuenta de chismes ni de otros problemas”.

Era una “apasionada por la vida”, quien mantenía que el secreto para mantener vivo el amor era respetar la personalidad de cada individuo.

No era aficionada por los deportes y cocinaba solo “lo necesario”. Le encantaba la comida criolla y todo tipo de música y aseguraba que, de no pertenecer al mundo del espectáculo, se hubiese dedicado al hogar. Estudió francés y clases de canto.

Creía en “Dios y en mi gente” y sus más allegados la describían como una madre dedicada y una mujer espiritual.

Confesó que lo más difícil de su profesión era estar alejada de su pequeña y dijo que de tener “todo el tiempo del mundo” lo pasaría con su hija.

Al preguntarle sobre como veía a su hija en el futuro, dijo que Maya “es muy sensible al arte. Le fascina pintar. Yo le he preguntado que si le gustaría actuar y me dice que no, que ella quiere ser pintora”.

Siempre se mantuvo alejada de los escándalos y llegó solo a las revistas de chismes cuando se separó de su su esposo, el empresario Henry Berry luego de cuatro años de unión y dijo que siempre quiso dejar su vida privada apartada del aspecto profesional.

Era también embajadora de Asodeco, asociación civil sin fines de lucro, que forma, capacita e incluye laboralmente a jóvenes y adultos con discapacidad intelectual.

No se definía como una mujer superficial: “Para ser bella de verdad hay que sentirse bella adentro, ahí empieza todo. Yo no censuro a las mujeres que recurren al bisturí, pero la creencia de que el caparazón que tenemos define la belleza y la perfección es una gran mentira, porque tarde o temprano todos envejecemos”.

Mónica siempre quiso incursionar en el mundo del cine y se encontraba escribiendo un libro que esperaba publicar en un par de años, sin embargo, afirmó que se sentía satisfecha por los logros obtenidos: “No imaginé que esa muchachita que jugaba con patineta o al ‘escondite’ con los vecinos en la calle, estaría ahí, en esa pantalla que miraba con tanta fascinación. Me siento muy bien, feliz de haber tomado la decisión de ser actriz”.

Le gustaba bailar flamenco y antes de fallecer visitó junto a su hija y su pareja distintos destinos venezolanos, dejando en las redes sociales el recuerdo de su paso por Apure, Mérida y su contacto con la cultura Warao en el Delta del Orinoco.

Con información de Wikipedia, Telemundo, calleluna-callesol.blogspot.com, Panorama,

Foto: EFE/Rungroj Yongrit
Foto: EPA FILE/EFE
Foto: EFE/Chico Sanchez
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Instagram
Foto: Instagram
Foto: Instagram
Foto: Instagram
Foto: Instagram