Especial N24: Simón Díaz, el tío que nos dejó

(Caracas, 21 de febrero. Noticias24).- La mañana del miércoles 19 de febrero, la noticia del fallecimiento de Simón Díaz fue confirmada por su hija Betsimar. Será recordado como una de las máximas figuras del folklore venezolano.

Simón Narciso Díaz Márquez nació la mañana del 8 de agosto de 1928 en Barbacoas (en ese entonces, estado Guárico), donde desde muy pequeño se involucró con las tradiciones del llano y con la música.

Tras la muerte de su padre, en 1940, se traslada con sus siete hermanos y su madre a San Juan de los Morros. Allí logra culminar sus estudios de primaria y recibir, formalmente, sus primeras lecciones de música, con el maestro Ramón Ziegler.

A los 15 años, ya se presentaba como actor humoristíco, apodado “El Chato”, en un centro social donde alternaba con la Orquesta Siboney. Un día, el cantante oficial de la orquesta se enfermó y, a solicitud del dueño del local, le tocó a Simón reemplazarlo, quedándose por un tiempo como bolerista de la agrupación.

“Me voy pa´ Caracas”

La experiencia en la Orquesta Siboney le hizo sentir a Simón que San Juan de los Morros se le hacía pequeño. Quería abrirse paso en el mundo del espectáculo, su deseo era cantar como Rafa Galindo, (bolerista de la Billo´s Caracas Boys, muy popular para la época) o Carlos Gardel. Es así como un día decidió irse a Caracas a probar suerte.

Llega a la capital el 14 de marzo de 1949, y consigue su primer empleo, como cobrador de banco. Un día, ante un anuncio colocado en la entrada de una casa en la parroquia San Juan, decide recibir clases de piano, con el profesor Teófilo R. León; posteriormente, se inscribiría en la Escuela Superior de Música luego de aprobar el examen realizado por Vicente Emilio Sojo, llegando ser compañero de clases de José Antonio Abreu.

Comienza el éxito

En 1963, Simón conoce a Hugo Blanco, quien se convertiría en una figura importante dentro de su carrera musical.

Fue Blanco quien le da la oportunidad de grabar en el disco Parranda criolla los temas “Por Elba” y “Matagente”, dos temas de corte humorístico, estilo que marcaría buena parte de su repertorio bajo la producción del arpista y compositor.

Al año siguiente, sale a la venta el álbum Llegó Simón, donde se incluye el éxito “El superbloque”, que serviría para afianzar la naciente popularidad del intérprete.

En 1966, se publica el disco Caracha Negro, título alusivo a una de sus frases más representativas.

Un total de 16 álbumes de larga duración fue el resultado de la dupla Díaz-Blanco, incluyendo grabaciones en ritmo de Salsa y las famosas Gaitas de las cuñas.

El cine, la radio y la televisión

En 1963, Simón Díaz hace su primera aparición en el cine. La película Cuentos para mayores, de Román Chalbaud, sería el inicio de una lista de cintas cinematográficas en las que participaría como actor.

Isla de sal (1964), El reportero (1966), La bomba (1975), Fiebre (1976), La invasión (1977) y La empresa perdona un momento de locura (1978) fueron las películas en las que el artista paseó entre lo humorístico y lo dramático.

En televisión obtuvo altísimos ratings de sintonía gracias a programas como La Quinta de Simón, Reina por un Día, Criollo y Sabroso; y Contesta por Tío Simón, este último de donde surgió el apelativo con el que cariñosamente se le comenzó a llamar.

La radio también sirvió para afianzar la popularidad del intérprete. Media Hora con Joselo y Simón, era una mezcla de música y humor que realizó con su hermano a través de Radio Rumbos a las 6:30 de la tarde; luego vendría, en la misma emisora Rumbos, Coplas y Canciones el cual se mantuvo durante muchos años al aire con altos índices de sintonía.

Las tonadas y “Caballo Viejo”

En su primer disco -Llegó Simón-, graba Tonada del Cabrestero, la primera de una larga lista, las cuales servirían para destacar y popularizar este canto propio del ordeñador en el campo.

Una de sus más conocidas es la Tonada de Luna Llena que, incluso, fue versionada e incluida como parte de la banda sonora de la película La Flor de mi Secreto, de Pedro Almodovar (1995).

El tema Caballo Viejo se lo dio Simón a la cantante venezolana Mirtha Pérez, quien fue la primera en grabarlo, colocándolo en las radios venezolanas a partir del 8 de diciembre de 1980. Vendrían luego las versiones de Freddy López y la del propio autor, publicada en el disco Golpe y Pasaje, que comienza a figurar en las carteleras radiales del pais el 19 de enero de 1981. Unas 350 versiones, incluyendo, entre otras las de Plácido Domingo, Gilberto Santa Rosa y Celia Cruz, han hecho de esta canción una de las más emblemáticas de la música venezolana en el mundo entero.

El reconocimiento a una larga carrera de éxitos

Simón Díaz fue distinguido con innumerables condecoraciones, medallas, premios y homenajes.

Uno de los últimos fue el premio Grammy Latino a la trayectoria, otorgado en 2008 y con el cual se le reconoció toda una vida llena de éxitos, de composiciones donde siempre destacó su amor por el país y por dejar en alto, más allá de nuestras fronteras, la música venezolana.

Por: Héctor Acosta Rojas / Departamento de Investigación /Noticias24