Comerciantes margariteños creen que solo la organización puede frenar a las “Achipaneras”

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 18 de febrero. Noticias24).- Los comerciantes del municipio Santiago Mariño, en la Isla de Margarita, confiesan estar hartos de la inseguridad y esperan que las autoridades se organicen de cara a la próxima temporada de vacaciones. Sin embargo, dicen no ser muy optimistas sobre el papel de la Alcaldía.

“El gobierno municipal debería ser el primero en darnos respuestas o al menos las herramientas para nosotros mismos organizarnos. Ya basta. Esto es insostenible”, dice Pedro Sarmiento, encargado de una tienda en la avenida Santiago Mariño.

Para Andrea López, quien posee una tienda de ropa para damas, la delincuencia se agravó con la agudización de la crisis económica hace dos años y medio. Pero, ¿qué fue lo que ocurrió en la isla? ¿Cuáles son las características de esa delincuencia?

Gloria Gómez, dueña de la tienda de ropa Sculpture explicó a Noticias24 que el principal problema tiene nombre: las Achipaneras, una banda bien organizada de mujeres que entran a los comercios y distraen a los encargados para llevarse productos de forma sistemática y permanente.

“Pero también atacan a los turistas distraídos, les roban las carteras, los teléfonos, los bolsos, el dinero… son unas expertas, aunque no tan peligrosas como para que las autoridades no las saquen de circulación con un mínimo de voluntad“.

Asimismo, advirtió que estas mujeres son en todo caso muy violentas. “A veces buscan distraerte con conversaciones, de vez en cuando entran a las tiendas de forma agresiva y te dicen que se van a llevar lo que les dé la gana y que si tratas de impedirlo te van a cortar el cuello. Esto es horrible. Una se encomienda al poder divino porque ya todos sabemos que estamos en un lugar sin ley, aquí nadie hará nada por lo tuyo. El sentimiento es de desolación. ¿Por qué votamos cada vez que hay elecciones si la cosa se pone peor? ¿De qué trata esto? Parece que es una burla al ciudadano”.

Juan Carlos López está al frente de la joyería Botticeli desde hace un par de años. Él cree que el problema más grave está en los comercios del centro, y que las autoridades deben entregar a los emprendedores herramientas para que se defiendan en sincronía con las fuerzas de seguridad.

De hecho, fue la organización la otra coincidencia en las voces de todos los consultados. Ellos creen que para los venideros asuetos habrá que brindar información a los turistas y capacidad de respuesta a los comerciantes. Pero ya no confían en lo que diga pueda hacerse desde la cercanía del gobierno municipal: piden directamente a la Gobernación y al gobierno nacional que ofrezcan respuestas macro y para recuperar el turismo.