Publicado el 26 de dic de 2011 7:35 pm |

  comentarios

Video: VTV  26/ 12 / 2011

Cumaná, 26 Dic. AVN.- Este lunes se registró una reyerta en el área de prisiones del Instituto Autónomo de Policía del estado Sucre (Iapes) en Cumaná, capital de la entidad, que dejó un muerto y tres heridos, situación fue controlada de inmediato por efectivos policiales y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), indicó Miguel Ramos, comandante de la institución policial.

La persona fallecida, por herida de bala fue identificada como Manuel Alberto Gutiérrez, de 25 años de edad. Los heridos por arma de fuego son Arnobis Gómez, de 31 años, y David Hernández, de 32 años. Además, un funcionario policial resultó herido en la cabeza con un objeto.

Explicó que el fallecido y los dos heridos fueron detenidos en la mañana de este lunes por el delito de robo, durante un operativo por parte de los policías estadales en el sector Cumanagoto de Cumaná. Una vez trasladados a la comandancia general, un grupo de internos comenzó la riña.

Ante este incidente, tres privados de libertad fueron puestos a la orden del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la subdelegación Cumaná, para las averiguaciones.

Ramos destacó que los heridos de bala están fuera de peligro, y trasladados nuevamente a los calabozos de la policía del estado, tras ser atendidos en el hospital general de la ciudad.

Añadió que durante la requisa encontraron armas blancas, licores, teléfonos celulares y el revólver implicado en el hecho.

Por su parte, el jefe regional del Cicpc-Sucre, comisario Carlos Tovar, informó que funcionarios de este organismo abrieron un expediente a los implicados en la reyerta en el centro de reclusión, para imputarlos por el homicidio de Gutiérrez, así como por las heridas a Gómez y Hernández.

Manifestó que hallaron un arma de fuego dentro del penal, y están trabajando en las experticias de comparación balística a fin de determinar si fue el utilizado para darle muerte al recluso.

Mientras sustentan el expediente, los internos fueron trasladados nuevamente a los calabozos de la policía del estado bajo estrictas medidas de seguridad hasta que el Ministerio Público solicite el traslado (de los sospechosos por el incidente) a otro centro penitenciario.