Publicado el 23 de mar de 2012 8:56 pm |

  comentarios

Foto: AP

(Caracas, 23 de Marzo- AVN).- A partir del 1 de junio de 2012, quedará prohibida la venta y comercialización de armas de fuego en todo el país, informó este viernes el secretario técnico de la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme, Pablo Fernández.

Entrevistado en YVKE Mundial, Fernández recalcó que esta medida forma parte de las políticas integrales que articula el Gobierno Nacional para el desarme de la población civil y además complementa otras disposiciones establecidas en materia de seguridad ciudadana.

Fernández recordó el pasado 29 de febrero fue emitida una resolución de los ministerios del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia (MIJ); y para la Defensa, que contempla la prohibición inmediata de la venta de municiones.

La medida también suspende la importación y comercialización de armas de fuego y municiones por el lapso de un año en todo el territorio nacional.

“La venta de armas nuevas así como la entrega de portes nuevos está suspendida (…) también está prohibida la venta de municiones con la única excepción para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), los cuerpos policiales y empresas de seguridad privada que estén debidamente registradas en el MIJ“, recordó Fernández.

Comercio de armas y municiones

Desde la entrada en vigencia de esta resolución se suspendió de manera inmediata la comercialización de municiones en todo el país durante un año. Igualmente, se prohibió la importación de armas y municiones por el mismo período.

Entretanto, se inició un plazo de tres meses luego de cumplidos se dará paso a la suspensión, desde el 1 de junio, de la comercialización de armas en el país. Además la resolución contempla que el Estado venezolano suspende todos los procesos de compra y venta, no sólo de las armas y municiones, sino también de todo tipo de accesorios directa o indirectamente relacionados con armas de fuego.

Se suspende la importación y comercialización de armas de fuego y municiones por el lapso de un año en todo el territorio nacional

Explicó Fernández que dentro de este período los negocios dedicados a la ventas de armas, conocidos como armerías deberán cerrar la venta como rubro comercial de armas, municiones u otro elemento vinculado a estas y deberán migar hacia otros productos.

Una vez cumplido el período de 90 días previsto en la resolución, las armerías tendrán un lapso no mayor de cinco días para remitir a la Dirección Nacional de Armas y Explosivos (DAEX) del Ministerio para la Defensa, el total de armas que permanezcan en existencia en sus depósitos, debidamente inventariadas y restringir totalmente su comercialización.

Instó a la colectividad a denunciar cualquier irregularidad que observen con respecto a la venta de municiones o armas de fuego. “Todo aquel venezolano que tenga conocimiento de ventas irregulares de municiones o que alguna armería la estén vendiendo, que denuncien, nosotros garantizamos la confidencialidad. Hay que denunciar porque son instrumentos que generan la muerte”.

Suspensión del porte de armas

Fernández comentó que dentro de las consultas aplicadas por la Comisión Presidencial para el Desarme está manifestado el interés de la mayoría de la población en que exista en el país la eliminación del porte de armas para cualquier ciudadano, incluso funcionarios policiales y/o militares que no se encuentren en funciones.

“Estamos evaluando suspensión del porte, porque es un clamor de la colectividad (…) la inmensa mayoría de las personas están de acuerdo con eliminar el porte de armas de manera definitiva”, expresó Fernández.

Ratificó que el porte de armas se irá eliminando paulatinamente, pues las políticas del Estado venezolano están destinadas a la erradicación del uso de armas de fuego por parte de civiles, lo que llevará en un futuro próximo a que sean utilizadas únicamente por funcionarios de la FANB, de los cuerpos de seguridad ciudadana y de seguridad privada.

Fernández hizo referencia al proyecto de ley para el desarme y comentó que este debe incluir todas las medidas aprobadas por la Comisión Presidencial.

Dijo que con base en este documento deben evaluarse puntos importantes como la aprobación de porte de armas, uso de escoltas, registro, marcaje de municiones y armas de fuego.

“Esta ley debe ser consistente y permitir que se generen mecanismos de control estrictos sobre las armas (…) la ley va a establecer sanciones bastante estrictas”, subrayó.