La canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, posan tras su reunión en la cancillería de Berlín (Alemania), hoy, 3 de diciembre de 2009. Foto EFE/Wolfgang Kumm.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, cerraron hoy cuatro acuerdos de cooperación entre sus países que fueron firmados en la sede del gobierno alemán por los ministros de los ramos respectivos o sus representantes en presencia de los dos gobernantes

El primero de los acuerdos fue una declaración de intenciones sobre la lucha común contra el cambio climático firmado por el ministro de Medio Ambiente alemán, Norbert Röttgen, y el embajador brasileño en Berlín, Everton Viera Vargas.

Con respecto a esa declaración de intenciones, Merkel y Lula reiteraron sus compromisos con la comunidad internacional en la defensa del clima y se mostraron de acuerdo en hacer lo posible para que de la cumbre de Copenhague (Dinamarca) salga un acuerdo político y un plan preciso para convertir ese acuerdo en un tratado jurídicamente vinculante.

Creo que de Copenhague no saldrá el acuerdo con el que todos soñamos, pero confío en que habrá progresos que le den confianza a la humanidad en que nuestro planeta podrá seguir siendo disfrutado por nuestros biznietos”, dijo Lula.

La canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, posan tras su reunión en la cancillería de Berlín (Alemania), hoy, 3 de diciembre de 2009. Foto EFE/Wolfgang Kumm.

El segundo acuerdo, firmado por el ministro de Cooperación Económica alemán, Dirk Niebel, y el secretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Exteriores Brasileño, Antonio de Aguilar Patriota, destina ayudas financieras alemanas a proyectos de desarrollo en Brasil.

Ese acuerdo está relacionado con el tercero en el que se pacta una cooperación económica estrecha entre los dos países de cara al Mundial de Fútbol de 2014 y a los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

La cooperación tendrá que ver con el apoyo alemán a obras de infraestructura, pero también con aportes de las experiencias que tuvo Alemania con la organización del Mundial de 2006.

“Naturalmente, sólo daremos los consejos que Brasil nos pida pero creo que tenemos mucho que aportar en el tema de seguridad puesto que en Alemania la cooperación entre la policía y los aficionados fue ejemplar”, dijo Merkel.

El presidente alemán Horst Koehler, y su homólogo brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, posan frente al Palacio de Bellevue antes de su reunión en Berlín (Alemania), hoy, el 3 de diciembre de 2009. Foto EFE/Wolfgang Kumm.

Lula, por su parte, al ser interrogado por un periodista brasileño acerca de si temía que hubiera problemas de seguridad en el Mundial, respondió que lo único que teme es que Brasil llegue a la final y la pierda como en 1950.

“En ese caso, no sé como reaccionarías tu que me haces ahora esa pregunta”, bromeó Lula.

Merkel terció y dijo que aún en “eso de perder” Alemania podría darle algo de su experiencia a Brasil puesto que todo el país celebró el tercer lugar como si hubiera sido una victoria.

Finalmente, un cuarto documento firmado define el año 2010 como el Año germano-brasileño de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.

Vía “EFE”.

actualidad » en esta sección

buscador