Foto: AFP PHOTO/Juan BARRETO

Un ex embajador argentino en Caracas denunció ante la Justicia que cuando Néstor Kirchner era presidente de Argentina (2003-2007) se exigía dinero a los empresarios que querían hacer negocios con Venezuela, informó hoy la prensa local.

El diplomático Eduardo Sadous, que declaró este martes ante el juez Julián Ercolini, apuntó directamente a Julio de Vido, que fue ministro de Planificación con Kirchner y mantiene el mismo cargo en el gabinete de la presidenta Cristina Fernández, esposa del anterior.

Según Sadous, De Vido cobraba una suerte de “peaje” a quien quisiera hacer negocios con Venezuela, lo que el ministro calificó en declaraciones publicadas hoy en La Nación de “infamia”.

“Pedía (a los empresarios) entre un 15 y un 20 ciento de retorno”, sostuvo Sadous, quien se desempeñó como embajador en Venezuela de 2002 a 2005.

El diplomático compareció ante el juez Ercolini en una causa por “asociación ilícita” que involucra, entre otros, a Kirchner (2003-2007), De Vido y Claudio Uberti, ex titular del Organismo de Control de Concesiones Viales, dependiente del ministerio de Planificación, que tuvo que dimitir en 2007 a causa de otro escándalo que involucra a Venezuela.

En su declaración, Sadous dijo haber perdido su puesto en Caracas después de denunciar internamente “corrupción” en el manejo del fideicomiso firmado en 2004 por ambos Gobiernos, por el cual Argentina compra fuel y gasóleo a Venezuela, que a su vez se compromete a usar ese dinero para adquirir productos argentinos.

“Hay un organismo venezolano que se llama Corporación de Alimentos S.A. Nosotros derivábamos a esa entidad a los empresarios argentinos y cuando volvían los comentarios eran que les pedían entre el 15 y el 20 por ciento de retorno”, sostuvo.

“Hay un organismo venezolano que se llama Corporación de Alimentos S.A. Nosotros derivábamos a esa entidad a los empresarios argentinos y cuando volvían los comentarios eran que les pedían entre el 15 y el 20 por ciento de retorno”.

“Los pedidos eran del lado argentino, del ministerio de Planificación”, aclaró antes de mencionar, entre quienes hablaron del pago de sobornos, al empresario ganadero Eduardo Cabana y a José Aizpún, titular de una firma de ascensores.

Consultado por el diario La Nación, Sadous ratificó su testimonio y dijo que está dispuesto a participar en un careo judicial.

En declaraciones al mismo matutino, el ministro de Planificación argentino aseguró que la denuncia del diplomático es una “infamia, una calumnia al voleo”.

“¿Qué sobornos podemos pedir nosotros en una compra a una empresa del Estado? Nunca oí que un empresario se hubiera quejado de un pedido de coimas”, afirmó.

“Es una calumnia que embarra innecesariamente a mucha gente”, subrayó De Vido al negar la existencia en su ministerio de una “diplomacia paralela”.

El jefe del Gabinete de la presidenta Fernández, Aníbal Fernández, dijo no conocer la causa y aseguró que son los jueces “los que tienen que investigar como corresponde”.

“Es una calumnia que embarra innecesariamente a mucha gente”, subrayó De Vido al negar la existencia en su ministerio de una “diplomacia paralela”.

La causa por “asociación ilícita” fue presentada por la opositora Coalición Cívica, cuya titular, Elisa Carrió, fue más allá en la denuncia al afirmar que los sobornos eran “del 25 por ciento: 15 por ciento para Venezuela y 10 por ciento para Argentina”.

“Es muy importante que la investigación avance porque se va a conocer la verdad y se va a saber si hay una asociación ilícita entre Kirchner y (el presidente venezolano, Hugo) Chávez”, apuntó en declaraciones al diario Clarín.

En 2007 al Gobierno argentino, entonces presidido por Kirchner, le estalló otro escándalo relacionado con Venezuela, que tuvo repercusiones judiciales en EE.UU.

El escándalo giró en torno a un maletín con unos 800.000 dólares en su interior que un empresario venezolano, Guido Antonini Wilson, pretendía introducir en Argentina sin declarar, tras llegar a Buenos Aires en un vuelo privado junto a funcionarios argentinos y responsables de empresas estatales de energía de Venezuela y de este país.

Antonini, que acabó colaborando con las autoridades judiciales de EE.UU., afirmó en su día que ese dinero era para financiar la campaña de Cristina Fernández, que ganó las elecciones de 2007.

La hoy presidenta de Argentina ha negado reiteradamente la acusación.

Argentina responde

El Gobierno de Argentina dijo hoy que “no tiene registros” de que funcionarios hayan denunciado el pedido de sobornos a empresas argentinas para hacer negocios con Venezuela, como declaró ante la Justicia un ex embajador en Caracas.

“No hay registro ni constancia ni actuación que algún funcionario haya realizado en estos cinco años en la que se señalara alguna afectación de empresas argentinas”, aseguró el canciller Jorge Taiana.

En declaraciones a la agencia oficial Télam, el ministro de Relaciones Exteriores dijo sentirse “sorprendido” por las afirmaciones de Eduardo Sadous, ex embajador argentino en Venezuela, y destacó que la Cancillería “ha colaborado con la justicia y lo seguirá haciendo”.

Con información de EFE

actualidad » en esta sección

buscador