La nueva presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla trabaja durante su primer día en la Presidencia en San José, el lunes 10 de mayo de 2010. (AP Foto/Ronald Reyes)

La presidenta Laura Chinchilla fue recibida por los aplausos de funcionarios en el palacio de gobierno en donde tenía programadas una serie de citas, comenzando con un análisis del estado de la negociación de un acuerdo de asociación entre Centroamérica y la Unión Europea.

Foto: AP Images

Centroamérica decidió el jueves suspender el diálogo con el bloque europeo tras no alcanzar acuerdos en materias del comercio de lácteos ni en las denominaciones de origen, así que Chinchilla informó que su primer día de trabajo incluye un encuentro con representantes del ministerio de Comercio Exterior para decidir los pasos a seguir durante las reuniones esta semana en Madrid para intentar destrabar las negociaciones.

Vestida con un elegante traje color marfil, la presidenta luego tenía previsto completar algunos nombramientos, incluidos los de sus colaboradores en el área de prensa, indicó.

“Toda escoba nueva barre bien, pero mi compromiso con Costa Rica es tratar de barrer bien cada día por los próximos cuatro años”, manifestó Chinchilla, quien sonriente mostró un arreglo floral que le dejó en el escritorio el ahora ex presidente Oscar Arias.

La gobernante llevó a su nuevo despacho un cofrecito lleno de rosarios que le regalaron durante la pasada campaña electoral, una figurita de la Virgen de los Angeles, la patrona del país, y su computadora personal.

Al comienzo de la jornada el sacerdote Eduardo Solórzano bendijo la oficina.

Chinchilla ofreció que enfrentará el día “con mucha ilusión” y con la meta de dejar lista la organización interna de Presidencia. “Las mujeres, si no nos sentimos cómodas donde estamos, no podemos trabajar”, explicó.

Su agenda cerrará al anochecer con una visita de cortesía del ex mandatario español José María Aznar.

Chinchilla pide que la llamen “presidenta” en vez de presidente

La nueva mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, pidió oficialmente ser llamada presidenta, y no presidente, y el título en femenino ya aparece en los primeros decretos y documentos oficiales firmados por ella.

“El idioma no es estático, evoluciona, cuando sólo había hombres presidentes no hacía falta hablar de presidentas, pero ahora sí”, dijo su hermano y colaborador Adrián Chinchilla, quien hizo público el deseo de la mandataria.

La mandataria inició este lunes sus funciones con una breve ceremonia religiosa, en la que participó todo el personal de la Casa Presidencial.

Chinchilla llevaba consigo una réplica de la imagen de la Virgen de los Angeles, patrona de Costa Rica, que tendrá sobre su escritorio, y un pequeño cofre con una colección de rosarios que sus partidarios le regalaron durante la campaña electoral.

“Dicen que toda escoba nueva barre bien, pero yo les prometo a los costarricenses que me esforzaré por barrer bien los cuatro años (de mandato)”, dijo Chinchilla, que pidió ayuda divina para poder cumplir su palabra.

Con información de AFP y Copyright 2010 The Associated Press

actualidad » en esta sección

buscador