Foto: AP Images

El ex presidente de Colombia Ernesto Samper lamentó hoy que algunos países latinoamericanos no acepten la presencia de Honduras en la inminente cumbre UE-Latinoamérica (ALC-UE) y sostuvo que “hay que darle una segunda oportunidad” al país centroamericano.

“Honduras encontró una salida democrática, que, aunque no fue perfecta, le permitió recomponer su gobernabilidad”, dijo Samper a los periodistas tras el acto de presentación del V Congreso Iberoamericano de Nuevo Periodismo, que se celebra este fin de semana en la localidad de Comillas (Cantabria, norte español).

Samper, que presidió Colombia entre 1994 y 1998, se manifestó así acerca de la amenaza de Brasil, Venezuela, Bolivia y Ecuador de no participar en la Cumbre ALC-UE si asiste el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, cuyo Gobierno pese a todo ratificó que acudirá a la cita de Madrid, prevista para el 18 de mayo.

Además, Samper matizó que el propósito de estas cumbres “no es solamente la aprobación de tratados o declaraciones oficiales, sino también crear un escenario en el que se puedan solucionar dificultades”.

Y al respecto, mencionó que espera que “ayude” a disipar la “tensión que hoy existe entre Colombia y Venezuela”, más concretamente, añadió, “entre sus respectivos presidentes, Álvaro Uribe y Hugo Chávez”.

Asimismo, Samper se refirió al momento electoral “particularmente difícil” que vive Colombia, y confesó que “cualquier gesto de alivio de la tensión” existente entre ambos países será bienvenido tanto en Venezuela como en Colombia.

“Chávez no ve con buenos ojos que llegue a la presidencia de Colombia una persona que, como Santos, se ha caracterizado en el pasado por tener intereses opuestos al gobierno de venezolano.”

Acerca de las recientes declaraciones de Chávez, en las que advirtió de que anulará todo el comercio con el país vecino si los electores colombianos eligen como gobernante al ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, Samper opinó que esta aversión “no es ninguna primicia”.

“Chávez no ve con buenos ojos -continuó- que llegue a la presidencia de Colombia una persona que, como Santos, se ha caracterizado en el pasado por tener intereses opuestos al gobierno de venezolano”.

El ex presidente colombiano también habló sobre los problemas de gobernabilidad y narcotráfico, que, según él, “afectan a toda la región latinoamericana”.

Yo creo que no hay ningún país en América Latina que esté ausente, bien por producción, distribución o consumo, de este problema”, dijo.

Y añadió: “El narcotráfico es un negocio de muchos millones de dólares y tiene una gran capacidad de penetración”.

Según Samper, la solución pasa por abordar el problema de forma “conjunta”, único modo de frenar “la cadena diabólica que supone el narcotráfico y de aclarar responsabilidades”.

“Si no se aborda conjuntamente, no se va a solucionar.

Vía EFE

actualidad » en esta sección

buscador