Vista general del santuario de Fátima durante una misa ofrecida por el papa Benedicto XVI para conmemorar el día de la Virgen de Fátima, en Portugal, hoy, jueves 13 de mayo de 2010. El 13 de mayo de 2000, Juan Pablo II beatificó en Fátima a los pastorcillos Francisco y Jacinta, que tuvieron las apariciones marianas. EFE/MARIO CRUZ

La presencia de medio millón de fieles en Fátima (Portugal) representa un mensaje de apoyo al papa Benedicto XVI en un momento difícil para la Iglesia católica, afectada por los escándalos de pedofilia de numerosos sacerotes en varios países de Europa y Estados Unidos.

La cifra de fieles supera los 400.000 de hace diez años, cuando el popular Juan Pablo II visitó el santuario y beatificó a dos de los tres pastorcitos, Jacinta y Francisco Marto, a los que, según la tradición, se les apareció la Virgen el 13 de mayo de 1917.

Según el padre Manuel Morujo, portavoz de la Iglesia portuguesa, la presencia una muchedumbre tan grande en el emblemático santuario representa un contundente mensaje de apoyo a Benedicto XVI.

Los católicos “saben distinguir”, dijo el religioso, entre los casos de pedofilia y “la enorme mayoría de sacerdotes”, subrayó.

“Los católicos han querido mandar un mensaje para decir que el Papa, sobre todo éste, es muy amado”, explicó.

“Ante la crisis y los escándalos, el pueblo ha querido demostrar que sabe distinguir entre las excepciones (como son los casos de pedofilia de los curas) y la gran mayoría de los sacerdotes”, afirmó.

El papa Benedicto XVI (c), ofrece una misa en el santuario de Fátima, Portugal, hoy, jueves 13 de mayo de 2010. Desde el pasado día 11 y hasta el próximo 14 de mayo, Benedicto XVI se encuentra en Portugal, donde hoy, se celebra el día de la Virgen de Fátima. El 13 de mayo de 2000, Juan Pablo II beatificó en Fátima a los pastorcillos Francisco y Jacinta, que tuvieron las apariciones marianas. EFE/PAULO CUNHA

Si bien la cifra anunciada por la Iglesia portuguesa no ha sido confirmada por fuentes independientes, la explanada, con una capacidad para 300.000 personas, resultaba abarrotada, por lo que muchos fieles tuvieron que asistir en las zonas de acceso y los alrededores.

Numerosos peregrinos llegaron caminando desde varias regiones de Portugal y otros pasaron la noche en la enorme plaza durmiendo al aire libre pese al frío y la lluvia.

La celebración se inició a las 10H00 hora locales con la procesión solemne de la Virgen, cargada sobre un lecho de rosas blancas y seguida por un grupo de obispos y cardenales con paramentos blancos, mientras los peregrinos entonaban cantos dedicados a María.

Durante la homilía, el Papa aseguró que vino a Fátima “para orar con María y los numerosos peregrinos por la humanidad afligida por tantos sufrimientos” y recordó que las profecías son un mensaje “contra el horrendo egoismo de las naciones, de la raza, las ideologías, los grupos e individuos”.

Al término de la misa, el Papa bendijo a los enfermos instalados a los lados del altar y les dirigió palabras de “esperanza”.

Benedicto XVI llegó la tarde del miércoles a Fátima, principal meta de su visita de cuatro días a Portugal, donde suplicó a la Virgen para que la Iglesia no ceda a las “seducciones del mundo”.

En el emblemático santuario oró en el mismo lugar donde se cree que se le apareció la Virgen a los tres pastorcitos y arrodillado ante la estatua de María, rezó también por su predecesor, Juan Pablo II, quien visitó tres veces el santuario y donó a la Virgen la bala que le extrajeron tras el atentado sufrido el 13 de mayo de 1981.

El fallecido pontífice estaba convencido de que la Virgen de Fátima le había salvado la vida tras el grave atentado sufrido en la plaza de San Pedro en 1981, precisamente un día 13 de mayo, el mismo día de la primera de las apariciones marianas.

En la tarde, Benedicto XVI se reunirá con las organizaciones de la pastoral social y con los obispos portugueses, mientras el viernes concluirá la visita con otra misa al aire libre en la ciudad norteña de Oporto.

Es la quinta visita de un Papa a Fátima tras la celebrada por Pablo VI en 1967 y las tres de Juan Pablo II en 1982, 1991 y 2000.

Vía Agence France-Presse

El papa Benedicto XVI (c) saluda a los fieles congregados en el santuario de Fátima, Portugal, hoy, jueves 13 de mayo de 2010. Desde el pasado día 11 y hasta el próximo 14 de mayo, Benedicto XVI se encuentra en Portugal, donde hoy, se celebra el día de la Virgen de Fátima. El 13 de mayo de 2000, Juan Pablo II beatificó en Fátima a los pastorcillos Francisco y Jacinta, que tuvieron las apariciones marianas. EFE/ETTORE FERRARI
Vista general del santuario de Fátima durante una misa ofrecida por el papa Benedicto XVI para conmemorar el día de la Virgen de Fátima, en Portugal, hoy, jueves 13 de mayo de 2010. El 13 de mayo de 2000, Juan Pablo II beatificó en Fátima a los pastorcillos Francisco y Jacinta, que tuvieron las apariciones marianas. EFE/MARIO CRUZ

actualidad » en esta sección

buscador