Foto: Archivo

La jueza del Tribunal 23º de Juicio, Ingrid Bohórquez, se negó a conocer la causa que debía cursar en ese juzgado en contra de María Lourdes Afiuni, bajo el alegato de que tuvo problemas personales con la procesada.

Se supo que en junio de 2009, cuando ambas trabajaban en el Palacio de Justicia, tuvieron algunas desavenencias por la rotación ordinaria de los tribunales: Afiuni pasó a ser responsable del Tribunal 31º de Control, que hasta entonces estaba a cargo de Bohórquez, y esta última pasó a encargarse del Tribunal 23º de Juicio, en el que hasta ese momento la jueza había sido Afiuni.

La inhibición se presentó el viernes. El expediente fue enviado a sorteo y le correspondió al Tribunal 26º de Juicio el conocimiento de la causa.

El juez Alí Paredes, que ahora será el responsable de juzgar a Afiuni, fijó para el viernes el sorteo de los escabinos. José Amalio Graterol, abogado de la jueza, explicó que se elegirán al azar cuatro personas. Dos serán principales y las otras dos, suplentes.

Se espera que luego del sorteo la depuración de los escabinos se efectúe en no menos de 15 días. El proceso consiste en verificar que ninguno de ellos tenga impedimentos legales para el ejercer sus funciones.

Graterol explicó que el proceso sigue en marcha a pesar de que la Corte de Apelaciones no ha declarado con lugar la inhibición de Bohórquez. La jueza es quien lleva el caso del prefecto de Caracas, Richard Blanco.

La defensa de Afiuni espera respuesta de la apelación por el pase a juicio de la jueza y del recurso en el que señaló que fue detenida sin una orden judicial y por el hecho de que el expediente fue entregado al Tribunal 50º de Control sin que se efectuara un sorteo, como está previsto en la ley.

Diana Lozano
El Nacional

actualidad » en esta sección

buscador