Foto: Daniel Caballero / Reuters

El presidente Evo Morales advirtió con expulsar a la agencia internacional de Estados Unidos para el desarrollo USAID, por financiar y alentar supuestamente protestas indígenas en contra de su gobierno.

En los últimos días, el mandatario y algunos ministros lanzaron cuestionamientos públicos a USAID, pero Morales fue más específico este martes durante un encuentro con trabajadores petroleros del oriente del país.

“Yo quiero advertir, si sigue USAID financiando mediante alguna ONG a hermanos dirigentes sindicales del campo o la ciudad, no me temblaría la mano de expulsar a USAID”, dijo, y acoto: “Es un instrumento del imperialismo que quiere perjudicar este proceso de cambio. Seremos un país pequeño tenemos dignidad”.

La Paz y Washington negocian una normalización en sus relaciones pero sin fecha para el retorno de embajadores.

El gobierno acusó a ONG que reciben financiamiento de la agencia estadounidense de estar detrás de protestas indígenas antigubernamentales, entre ellas la marcha hasta La Paz que emprendieron el lunes poco menos de medio millar de nativos del oriente que reclaman autonomía plena.

Morales expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg en septiembre de 2008 y un año después a otro alto cargo diplomático estadounidense por supuesta confabulación con opositores.

En noviembre de 2008 expulsó a la agencia antidroga de Estados Unidos, DEA, por supuesto espionaje. Washington negó las acusaciones a través del Departamento de Estado.

Estados Unidos procedió de igual forma con el embajador boliviano y retiró unas preferencias arancelarias a este país por escasa cooperación en la lucha contra el narcotráfico.

Desde entonces, La Paz y Washington negocian una normalización en sus relaciones pero sin fecha para el retorno de embajadores. A principios de abril llegó a Bolivia el subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela.

El canciller boliviano David Choquehuanca se entrevistó con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, hace dos semanas durante la asamblea anual de la OEA en Lima.

Morales ha dicho antes que detrás de la oposición de indígenas a la prospección petrolera en una región amazónica están ONG que reciben financiamiento de USAID. Aseguró que su gobierno no dará marcha atrás en sus planes.

La agencia estadounidense ya fue obligada a salir hace dos años del Chapare, la región cocalera del centro de Bolivia. Morales es todavía líder de esos combativos sindicatos.

El gobierno también obligó a USAID, que invierte unos 60 millones de dólares anuales en diversos programas sociales, a cerrar algunos de ellos que según las autoridades eran usados para potenciar a opositores.

Según el mandatario, la agencia estadounidense, está detrás de los pedidos indígenas que reclaman al gobierno una autonomía “plena” que incluya una nueva delimitación territorial, lo que para su gobiernos es “innegociable”.

Vía AP

actualidad » en esta sección

buscador