Foto: Henry Tesara/ABN

La empresa pública productora y distribuidora de alimentos (PDVAL), afectada por un escándalo tras el hallazgo de miles de toneladas de alimentos podridos en diferentes puntos del país, dependerá a partir de ahora de la vicepresidencia y no de la estatal petrolera PDVSA.

Según fue publicado en la Gaceta oficial este miércoles, el gobierno debe adaptarse “a las nuevas directrices y políticas de orden social, para lo cual se impone la necesidad de realizar cambios pertinentes en procura de la satisfacción de los intereses colectivos”.

En las últimas semanas, fueron halladas al menos 70.000 toneladas de alimentos (harina, pasta, carne, leche y otros) en estado de descomposición que habían sido importados en 2009 por PDVAL pero nunca se distribuyeron.

Ante la lluvia de críticas, el presidente Hugo Chávez pidió que los responsables de estos hechos respondan ante la justicia, pero subrayó que la cantidad de alimentos en mal estado representa un pequeño porcentaje de lo que el Ejecutivo distribuye.

Venezuela es un país esencialmente importador de todo lo que consume donde los alimentos básicos, cuyos precios son fijados por el gobierno, escasean por temporadas en los supermercados.

PDVAL nació a comienzos del año 2008 para combatir este desabastecimiento. Desde entonces, el ente importa y distribuye alimentos a precios subsidiados en un país donde la inflación ronda el 30% anual.

© 1994-2010 Agence France-Presse

actualidad » en esta sección

buscador