El Ministerio Público imputó al dueño de la empresa Tecnopetrol, Javier Alejandro Bertucci Carrero, por la presunta comisión del delito de asociación para delinquir y contrabando agravado de 5.000 toneladas métricas de diesel, hecho ocurrido el pasado 02 de julio, en el muelle de Ocamar, Puerto Cabello, estado Carabobo.

En la audiencia de presentación, los fiscales 9° y 44° auxiliares de esa jurisdicción, Armando Galindo, Yolanda Carrero y Francisco Leal, respectivamente, imputaron a Bertucci Carrero, por los delitos antes descritos, previstos y sancionados en la Ley Sobre el Delito de Contrabando y en la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada.

En ese sentido, los fiscales solicitaron le fuese dictada la medida privativa de libertad para el hoy imputado, pero el Tribunal 1° de Control de Carabobo, con sede en Puerto Cabello, decidió acoger la calificación jurídica, pero dictó medida de arresto domiciliario, de conformidad con lo establecido en el artículo 256, numeral 1, del Código Orgánico Procesal Penal.

Además, el Tribunal decidió retener preventivamente los siguientes bienes propiedad de Bertucci Carrero: Barco tipo tanquero con una capacidad de transporte de 12.180 toneladas; un vehículo marca Volvo, tipo remolque; un automóvil Iveco, clase camión y dos teléfonos móviles de distintas operadoras que llevaba consigo Bertucci Carrero.

Vale destacar que el hombre fue aprehendido por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, luego que expertos de la Oficina Coordinadora de Apoyo de la Fuerza Armada Nacional, realizaron las pruebas necesarias al producto a exportar, denominado Tecsol, un supuesto solvente para la elaboración de desengrasante y removedor de pintura, según la empresa Tecnopetrol.

Tal químico debía ser supervisado e inspeccionado por expertos del complejo refinador El Palito, encargado de determinar si la sustancia se trataba de alguna clase de combustible (gasolina, gasoil o diesel), o si correspondía a un corte de refinación y, además, si es un producto para la comercialización nacional.

Los resultados arrojaron que se trataba de diesel, producto que sólo puede comercializarse en territorio venezolano, de allí que los efectivos del Comando Regional 2, procedieron inmediatamente a paralizar la operación de exportación de las toneladas antes mencionadas.

Al momento de la paralización ya se habían embarcado en la motonave Sichem Challenge, un aproximado de 2.500 toneladas métricas del producto, el cual tenía como destino el Puerto de Barahona, República Dominicana.

Vía “Ministerio Público”

actualidad » en esta sección

buscador