Foto: VTV

Los restos del Libertador Simón Bolívar, el prócer de la independencia sudamericana del siglo XIX, fueron exhumados para determinar las causas de su muerte y despejar las sospechas del gobierno de Hugo Chávez de que el héroe fue envenenado por sus enemigos.

Las osamentas de Bolívar fueron exhumadas la madrugada del viernes y, por la noche, exhibidas por la televisión en un breve video que mostraba desde una toma aérea a un grupo de personas ataviadas con guantes, batas y mascarillas abriendo la urna y manipulando los restos.

Ahí está Bolívar vivo, más que un esqueleto. No es un esqueleto, es el gran Bolívar, que ha vuelto. Ahí está lanzando su rayo sobre un pueblo que lo amará para siempre”, comentó las imágenes el presidente Chávez, quien horas antes declaró haber llorado ante la visión de los restos del prócer.

“¡Qué momentos tan impresionantes hemos vivido esta noche! Hemos visto los restos del gran Bolívar. Confieso que hemos llorado, hemos jurado. Les digo: tiene que ser Bolívar ese esqueleto glorioso, pues puede sentirse su llamarada“, declaró.

El presidente venezolano detalló que se tomaron “muestras para los exámenes de ADN, para certificar científicamente que esos son los restos de nuestro padre Bolívar” y que participan expertos de España y de Venezuela.

“Se tomaron tomografías del cráneo y todos los huesos”, así como rayos X del cuerpo para “investigaciones posteriores”, explicó Chávez.

Antecedentes

Simón Bolívar (1783-1830), el máximo héroe venezolano, liberó de la colonia española a cinco naciones americanas - Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia – y es el inspirador de la llamada ‘revolución bolivariana’ que lidera Chávez, quien lo cita constantemente en sus discursos.

La versión histórica señala que Bolívar murió de tuberculosis en la colombiana Santa Marta, pero Chávez discrepa de ella.

A “Bolívar lo asesinaron, lo querían muerto”, ha dicho Chávez, asegurando que el prócer no pudo morir de esa enfermedad porque “tres meses antes de morir, Bolívar recorrió no sé cuantos kilómetros hasta Bogotá”, y que no podría haberlo hecho si estaba debilitado por el bacilo de la tuberculosis.

Bolívar, un hijo de la alta sociedad criolla, recorrió durante su vida los países andinos luchando por su independencia y combatió en numerosas batallas para acabar con la autoridad de la corona española.

“Los restos fueron exhumados con la intención de realizar un proceso de conservación y para determinar ciertas sospechas que vinculan su muerte con motivos diferentes a la tuberculosis”, escribió la agencia oficial de noticias de Venezuela.

Críticas de historiadores

“¿Cuál es el móvil de esta investigación?”, cuestionó la historiadora venezolana Inés Quintero, haciendo eco de las críticas que señalan que Chávez busca reescribir la historia de Venezuela.

Elías Pino, un historiador muy crítico de Chávez, comentó la “operación macabra” que busca “distraer la atención de un pueblo agobiado por la ‘revolución’”.

La oposición también criticó la exhumación de los restos y llamó a Chávez a ocuparse de la alta inflación y de la violencia, entre otros problemas que aquejan a los venezolanos.

Hace unas semanas el gobierno venezolano homenajeó los restos simbólicos de Manuela Sáenz, la amante y compañera de lucha de Bolívar.

Los restos del Libertador permanecen desde el 28 de octubre de 1876 en el Panteón Nacional, en Caracas, pero Chávez ya anunció que construirá un nuevo edificio para albergarlos.

Con información de AFP

actualidad » en esta sección

buscador