1-0. Brasil vence a Argentina en un clásico sudamericano sin Messi

Foto: AFP

(Caracas, 16 de octubre – Noticias24).- La selección de Brasil venció por 1-0 (parcial 0-0) a su similar de la Argentina, en un deslucido superclásico amistoso jugado la noche del martes en el estadio King Abdullah de Arabia Saudita.

Miranda (90+2), de cabeza, le dio el triunfo al seleccionado ‘canarinho’ de Tite, en un cotejo disputado bajo una elevada temperatura, que contó con una destacada participación del estelar Neymar, mientras que Argentina no tuvo a Lionel Messi, su principal estrella.

“Argentina creó oportunidades para marcar, convenció para ganar. Pero Brasil fue mejor y el desempeño del equipo fue premiado con el gol”, afirmó Tite en una conferencia de prensa tras el partido.

“Podría haber sido en otro momento, pero fue en el final. El equipo estuvo concentrado (…) El córner fue un fruto del volumen que pusimos al juego”, añadió.

El 1-0 para Brasil significó la primera derrota en cuatro partidos para una novel selección argentina dirigida por el entrenador interino Lionel Scaloni, reemplazante temporario tras la salida de Jorge Sampaoli luego del fracaso en el Mundial de Rusia-2018.

“Siempre es complicado, pero nuestro equipo está mejor que el suyo porque nosotros venimos manteniendo una base desde hace muchos años, y ellos están en un proceso de renovación drástico”, valoró el zaguero brasileño Filipe Luis, del Atlético de Madrid, quien consideró que la seleçao “mereció ganar”.

La albiceleste tuvo un comienzo intenso, con mucho despliegue en el medio y concentración para cubrir bien los espacios, pero sin inquietar demasiado al portero Alisson.

Pero poco a poco, a partir de la solvencia de Casemiro, Brasil comenzó a presionar mejor y le ganó a Argentina la posesión del balón, aunque también le costó llegar porque se encontró con buenas respuestas de la defensa albiceleste ante los intentos de pases profundos.

Brasil también dependió mucho de lo que pudiera hacer el estelar Neymar, muy buscado en el extremo izquierdo, pero el astro del Paris Saint-Germain se encontró con marcas escalonadas y no tuvo espacios para desequilibrar en esa primera parte.

Por el lado argentino, el lateral Saravia intentó sorprender con un remate de media distancia que salió cerca del poste izquierdo, y sobre la media hora, Paulo Dybala buscó sin suerte el ángulo zurdo de Alisson, dentro de un desarrollo en el que los atacantes albicelestes estuvieron muy despegados del resto del equipo.

Mejoró Argentina en el comienzo de la segunda parte, en la medida que el equipo se adelantó unos metros en el terreno de juego y achicó el margen entre sus líneas, y en los primeros quince minutos se vio lo mejor del conjunto albiceleste.

Correa desbordó por la derecha y envió un centro para el cabezazo de Lo Celso, que encontró bien parado a Alisson, y poco después Mauro Icardi recibió dentro del área, pero Danilo salvó en el cierre, en un esfuerzo que le costó una torcedura de tobillo y la salida del encuentro.

– Neymar se enciende –

A partir de la dinámica que aportaba Lautaro Martínez, Argentina comenzaba a inquietar, pero Brasil también encontró espacios para el contraataque, y por allí apareció Neymar, que levantó su nivel en la segunda parte.

Por los pies del astro del PSG francés se vio lo más interesante de una selección ‘verdeamarelha’ en la que no deslumbraron Coutinho ni Gabriel Jesús.

Como sucedió en el primer tiempo, Brasil dominó en los últimos minutos, y ya en tiempo de descuento llegó el tanto que rompió la paridad, en un tiro de esquina de Neymar que Miranda anticipó a la floja salida de Romero para estampar el 1-0 final.

En un partido de desarrollo discreto, la ‘canarinha’ se adueñó de un triunfo justificado por lo hecho en algunos tramos, aunque carente de brillo, frente a una formación argentina renovada, pero aun con muchos detalles por ajustar dentro de un proceso que recién da sus primeros pasos.

Además de no contar con Messi, en esta etapa tras el fracaso en el Mundial de Rusia-2018, Argentina también prescindió de históricos como Sergio Agüero, Angel Di María y Gonzalo Higuaín.

Con información de AFP