X

Deportes

Emiliano Sala, una estrella que se apagó

Video: Noticias24 / 15 de febrero de 2019

(Caracas, 15 de febrero – Noticias24).- Los caminos nunca fueron fáciles para Emiliano Sala, el delantero argentino de 28 años que falleció en un accidente aéreo cuando se trasladaba a Cardiff, para unirse al Cardiff City de la Premier League, luego de ser parte del Nantes francés.

Su fallecimiento se confirmó el jueves tras la autopsia al cuerpo encontrado a inicios de semana en la aeronave.

Se trata de su gran salto, tras ocho años en el fútbol francés, de un futbolista que, a base de esfuerzo y trabajo, ha logrado destacar y hacerse un hueco en el competitivo panorama de los atacantes europeos.

Esa fue siempre la obsesión del niño de Cululú, en la provincia de Santa Fe, que junto a otros paisanos integró el proyecto “Crecer” con el que el Girondins de Burdeos buscaba jóvenes promesas en el vivero argentino. Sala siempre destacó por su obsesiva dedicación, su trabajo incansable y su obstinación en sus posibilidades, características con las que suple sus lagunas técnicas.

A los 20 años, este ferviente admirador de Gabriel Batistuta, cruzó finalmente el Atlántico para asentarse a orillas del río Garona. La adaptación no fue sencilla, según recordaba en una reciente entrevista con la Agencia Efe.

“El periodo de adaptación no fue fácil, con otra cultura, otro idioma. Pero hacía lo que más me gusta, que es jugar al fútbol y eso me ayudó mucho”, recordaba en octubre pasado. Pero no dejó de perseguir su sueño. “Todo jugador sudamericano quiere jugar en Europa y para mi eso fue más sencillo gracias a ese proyecto”, afirmaba el futbolista sin olvidar “la dureza” de aquellos primeros años lejos de su país y de su familia.

En el Burdeos no encontró espacio y el club pronto decidió cederlo a clubes de categorías inferiores. Sala encadenó etapas en tercera, segunda e incluso cuarta división. Orleans, Niort, las categorías inferiores del Girondins, el Caen.

Por todos los lugares donde pasó, dejó el rastro de un trabajador incansable, una característica que dejó huella en sus entrenadores y compañeros, según recordaban en un reciente reportaje publicado por “France Football”. “No me canso de aprender”, aseguraba a Efe el futbolista que recaló en el Nantes en 2015. Al fin una oportunidad seria, la posibilidad de brillar en lo más alto del fútbol francés.

Tampoco ahí desaparecieron los baches en su camino. El club era un hervidero cuando recaló el joven futbolista y en esas condiciones fue difícil destacar.

Con información de El Salvador