X

(Caracas, 17 de octubre. Noticias24).- Ronny Cedeño celebró como un novato. Pidió con desespero la pelota, la tomó, se persignó y la besó. En ese momento todo el Estadio José Bernardo Pérez se puso de pie, incluso los peloteros y fanáticos de Tigres. No era para menos y es que el veterano celebraba su imparable 500 en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Al final Navegantes del Magallanes derrotó 7-1 a los aragüeños y la fiesta se consumó. Ver más »