X

Fotos

“El dinero y el poder no dan la felicidad” dijo el papa Francisco ante una multicolor Copacabana

Foto: EFE

(Río de Janeiro, 25 de julio – EFE).- El papa Francisco pidió hoy a los jóvenes católicos que “pongan a Cristo en sus vidas” y les puso en guardia ante la tentación de ponerse en el centro, de creer que solos construyen sus vidas y que el tener dinero y poder es lo que da la felicidad.

“Pero no es así. El tener, el dinero, el poder pueden ofrecer un momento de embriaguez, la ilusión de ser felices, pero, al final, nos dominan y nos llevan a querer tener cada vez más, a no estar nunca satisfechos. ¡”Pon a Cristo” en tu vida, pon tu confianza en él y no quedarás defraudado!”, dijo Francisco ante cientos de miles de jóvenes de 190 países que le dieron hoy la bienvenida oficial a la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud.

Francisco exhortó a los jóvenes a tener fe y a poner a Cristo en sus vidas, asegurando que no quedarán defraudados.

Aseguró que la fe lleva a cabo en la vida de los hombres una revolución “copernicana, porque nos quita del centro y pone en él a Dios”. La fe, dijo, es revolucionaria.

“La fe nos inunda de su amor que nos da seguridad, fuerza, esperanza. Aparentemente no cambia nada, pero, en lo más profundo de nosotros mismos, todo cambia. En nuestro corazón habita la paz, la dulzura, la ternura, el entusiasmo, la serenidad y la alegría, que son frutos del Espíritu Santo y nuestra existencia se transforma, nuestro modo de pensar y de obrar se renueva, se convierte en el modo de pensar y de obrar de Jesús, de Dios”, precisó.

El Obispo de Roma también les exhortó a no tener miedo a pedir perdón a Dios. “El no se cansa nunca de perdonarnos, como un padre que nos ama. ¡Dios es pura misericordia!”.

“Jesús nos espera, Él cuenta con nosotros”, concluyó.

La bienvenida oficial

Cientos de miles de jóvenes de los cinco continentes se reunieron hoy en la playa de Copacabana de Río de Janeiro para dar la bienvenida oficial al papa Francisco a la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a la que asisten muchachos de 190 países.

En un ambiente festivo y desafiando el mal tiempo reinante, con una lluvia que no da tregua, los jóvenes acogieron al Papa como a una estrella del pop, entre cánticos, vivas y con miles de banderas de sus países de origen.

“Esta es la juventud del Papa” fue uno de los lemas más entonados por los muchachos.

El papa Bergoglio llegó al encuentro con los jóvenes en el papamóvil, en el que recorrió todo el paseo marítimo de Copacabana, de cuatro kilómetros de largo, hasta el lugar donde se ha levantado el palco, en un costado de la playa.

Miles de jóvenes le acompañaron en el trayecto y Francisco, sonriente y feliz, besó a niños, saludó a jóvenes y no dudó en quitarse el solideo y cambiarlo por otro que le entregó un joven sacerdote.

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE