X

Fotos

Del nombramiento a la traición en fotos: el ascenso al poder de Pinochet a 40 años del golpe en Chile

Foto: AFP

(Santiago, 6 de septiembre – AFP).- “¡Llamen a Augusto, que es de los nuestros!”, gritó Salvador Allende cuando el golpe de Estado ya estaba en marcha el 11 de septiembre de 1973, convencido de la lealtad del flamante jefe del Ejército, Augusto Pinochet.

Pero Pinochet se había puesto rápidamente al frente de las fuerzas golpistas.

Víctima y victimario, las vidas de Allende y Pinochet tenían pocos puntos en común antes de aquel día aciago.

Con 58 años, Pinochet había asumido la jefatura del Ejército apenas tres semanas antes, recomendado por su predecesor, el general Carlos Prats, quien sería asesinado junto a su esposa poco meses después del golpe en Buenos Aires, por los esbirros del dictador. Allende, un médico socialista de 65 años, lo nombró en el cargo creyendo en su lealtad.

Nadie sospechaba que sería Pinochet, considerado un general mediocre, quien derrocaría a Allende, electo presidente en su cuarto intento, el 4 de noviembre de 1970, liderando la Unidad Popular, integrada por socialistas, comunistas, radicales y otras corrientes de izquierda.

“Mi padre creyó hasta el final en él, porque se lo había recomendado el general Prats. Para él tiene que haber sido tremendo enterarse de su traición”, narra a la AFP su hija, la senadora Isabel Allende.

Pinochet pasó a liderar las acciones golpistas pese a que “no jugó ningún rol en la gestación del golpe y sólo se subió a él 48 horas antes”, afirma a la AFP la periodista Mónica González, autora del libro “La Conjura”, que narra el complot para derribar a Allende.

Años más tarde, Pinochet le asegura sin embargo a una de sus biógrafas, la periodista María Eugenia Oyarzún, que el golpe lo preparaba en secreto desde un año antes: “No cabía el error (…) teníamos que librar a la patria del caos de Allende y del cáncer marxista”, argumentó.

Líder de una sangrienta dictadura

Victorioso, Pinochet impone su férrea dictadura y se jactaba de controlar hasta el movimiento de las hojas en Chile.

“Pinochet era consciente que era menospreciado por sus pares. Cuando asalta el poder se empeña en eliminar a quienes le podían hacer sombra”, dice Cristóbal Peña.

Junto a un grupo de discípulos de Milton Friedman, impuso un modelo al extremo liberal que logró el despegue de la economía tras la privatización de empresas y servicios del Estado.

Sin embargo, Pinochet perdió un plebiscito en 1988, por medio del cual buscaba extender su dictadura hasta 1997. En 1990, le entrega el poder al demócrata cristiano, Patricio Aylwin, pero se mantiene al frente del Ejército por ocho años.

Tras dejar el Ejército, ejerció el cargo de senador vitalicio. Cubierto por esa inmunidad viajó a Londres, donde fue detenido el 16 de octubre de 1998 por orden de la justicia española por crímenes de lesa humanidad. Permaneció bajo arresto domiciliario por 503 días, hasta ser liberado por razones de salud.

A su regreso a Chile perdió influencia y los tribunales comenzaron a cercarlo.

Murió el 10 de diciembre de 2006 de un infarto, sin alcanzar a ser condenado por los crímenes que nunca reconoció: “No me acuerdo, pero no es cierto. No es cierto, y si fuera cierto no me acuerdo”, le dijo a un juez un año antes de morir.

Foto: AFP / El general Augusto Pinochet (I) posa con el presidente chileno Salvador Allende, 23 de agosto 1973 en Santiago, poco después de que Allende le nombró jefe del ejército, sólo tres semanas antes de la golpe de Pinochet que mató a Allende.

Foto: AFP / El presidente de la junta militar chilena, el general Augusto Pinochet, sonríe en Santiago en septiembre de 1973 tras el golpe con ayuda de la CIA que derrocó al presidente electo constitucionalmente Salvador Allende.

Foto: AFP / Imagen de fecha 1971 que muestra el general Augusto Pinochet (I), entonces jefe del Ejército de Chile, saludando al líder cubano Fidel Castro (D) en una visita de Castro a Chile durante la presidencia del presidente socialista Salvador Allende.

Foto: AFP / El presidente chileno Salvador Allende y los miembros de su gabinete visitan a víctimas de grandes nevadas en el norte del país, en junio de 1971.

Foto: AFP / Neofascistas miembros de “Patria y Libertad” se manifiestan en las calles de Santiago contra el presidente Salvador Allende el 25 de septiembre de 1972.

Foto: AFP / Una foto de octubre 1972 muestra un enfrentamiento entre huelguistas, que se oponen a las políticas del presidente chileno Salvador Allende.

Foto: AFP / Un tanque se mueve en una calle céntrica de Santiago en medio de tiroteos desde el Palacio de la Moneda soldados, en Santiago, 11 de septiembre de 1973.

Foto: AFP / El Ejército de Chile y sus tropas abren fuego en el Palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973 en Santiago, durante el golpe militar.

Foto: AFP / Tropas chilenas disparan contra en el Palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973 en Santiago, durante el golpe militar.

Foto: AFP / Un joven herido durante los enfrentamientos entre grupos de derecha e izquierdistas partidarios del presidente chileno Salvador Allende.

Foto: AFP / Soldados chilenos queman libros marxistas en la capital durante el golpe.

Foto: AFP / Foto tomada el 11 de septiembre 1973 del atentado contra el Palacio de la Moneda, en Santiago de Chile durante el golpe.

Foto: AFP / Tropas del Ejército de Chile ubicada en un incendio en la azotea del Palacio de la Moneda 11 de septiembre 1973 en Santiago.

Foto: AFP / Corte Suprema de Justicia, el presidente (I) de Chile da la banda presidencial al general Augusto Pinochet, quien se convierte en el jefe supremo de Chile, en septiembre de 1973.

Foto: AFP / Esta foto sin fecha muestra al gobernante chileno Augusto Pinochet (I) saludando a simpatizantes en una caravana en Santiago de Chile, mientras que su ministro de Defensa, vicealmirante Patricio Carvajal (D) observa.

Foto: AFP