X

Fotos

En fotos: un abreboca de lo más destacado en la Fashion Week de Londres

Foto: REUTERS

(Londres, 16 de septiembre. dpa) – Flores y cuadros, pantalones amplios anudados a la rodilla y conjuntados con blazers estilo uniforme, y una y otra vez detalles de lo más excéntrico: la Semana de la Moda de Londres ha sido una celebración de lo típicamente británico. Desde Vivienne Westwood a Mulberry o la marca de cabecera de la duquesa Catalina, Whistles, por las pasarelas desfiló lo que dentro y fuera de casa se conoce como «very british».

Y es que este es el tipo de diseños que ahora se venden especialmente bien, sobre todo en Asia. Además, se puede entender como un «ataque» a competidoras claramente más grandes, como París o Nueva York. Y famosos como Mick Jagger, Victoria Beckham, Kate Moss, Lily Cole o Cara Delevingne no dudan en publicitarlos.

Desde el viernes, miles de compradores y curiosos disfrutaron en Londres de los 58 desfiles con las tendencias para la temporada primavera-verano de 2014. Hasta mañana, cuando la Fashion Week cierra sus puertas, podrán verse todavía las pasarelas de Burberry y Stella McCartney para adidas.

La Semana de la Moda de Londres es famosa por su creatividad, excentricidad y variedad, pero no siempre es fácil distinguir entre claras tendencias. No obstante, sí despuntaron algunas: vuelven los vestiditos amplios de tirantes que tanto se llevaban en los 90, los shorts dejan de serlo tanto y bajan hasta la rodilla y se mantienen los cortes minimalistas con formas cuadradas para la parte de arriba.

Mientras fuera domina la típica llovizna otoñal, Mulberry presentó en el lujoso hotel Claridges diseños para un auténtico día veraniego típicamente inglés. La top model Cara Delevingne desfiló con bermudas en animal print blanco y negro y abrigo a juego. La directora creativa, Emma Hill, puso el acento romántico con estampados florales y presentó sobre todo cortes simples, blusas cuadradas y faldas a la rodilla, buscando el efecto que proporcionan distintos tejidos en el mismo color.

La Red Label de Vivienne Westwood se caracterizó por su habitual opulencia llevable. No faltaron los corsés amarrados a la cintura con amplios cinturones, estampados florales que recordaban un típico jardín inglés y los imprescindibles cuadros Westwood. La modelo Lily Cole inauguró la pasarela con un tema dance.

Westwood, antaño reina del punk, aprovechó el desfile para reivindicar el medio ambiente, con camisetas en las que se leía «Climate Revolution». Además, subrayó su convicción de que hay que ser moderado a la hora de comprar ropa. «No invierta en moda, invierta en el mundo», afirma.

Vestidos para la pista de baile fue lo que mostró Julien Macdonald, que actualmente colabora en el programa de televisión «Strictly Come Dancing». En él se inspiraron probablemente sus vestidos largos de lentejuelas. Mientras, la colección de L’Wren Scott, amigo de Mick Jagger, tomó como punto de partida a Japón. Y los más vanguardistas se fijaron en Mary Katrantzou, con unos estampados gráficos que llevan varias temporadas causando sensación.

La moda más llevable, la que llegará a los estantes de las grandes tiendas de ropa, la presentó la marca Unique. Ésta se caracterizó por lo «cool», con shorts, tops de tirantes finos y todo lo que resulte pequeño y corto. «Me gusta ver cosas que sean muy británicas», comentaba Pixie Geldof. Aunque para eso, el verano británico de 2014 tendría que tener lo que normalmente le falta: temperaturas sureñas.

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS

Foto: REUTERS