X

Fotos

Radiografía del comercio informal en Petare y Palo Verde: algunos prefieren la calle y no «la ratonera»

En los alrededores de la estación del Metro de Petare hacen vida aproximadamente dos mil comerciantes Foto: María de José Betancourt/Noticias24

(Caracas, 5 octubre. Noticias24) – En el municipio Sucre cada vez son más las personas que trabajan en la economía popular porque obtienen ingresos por sus propios medios. Sin embargo, para los comerciantes el día a día es agotador. Constantemente tienen que luchar contra el clima, la delincuencia y el «regateo» de los clientes.

Algunos de los trabajadores de la economía popular en Petare y Palo Verde dicen estar organizados para no obstaculizar el paso. Tratan de reducir los inconvenientes con sus clientes. Tienen dos días de parada: miércoles y domingo. En estos dos días la policía puede agarrar a un vendedor y llevárselo detenido o decomisarle la mercancia.

Las frutas, verduras y hortalizas, son traídas desde Mérida o la Colonia Tovar. Cuando es seca, como afeitadoras y juguetes, y demás, se busca en otros mercados o directamente en las distribuidoras chinas.

Para Érika Mendoza su trabajo es una bendición. Pudo sacar adelante a siete hijos. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Los comerciantes no tienen permiso, por eso guerrean. Dicen que la policía siempre los visita, algunos solo piden que les regalen algo, otros «matraquean». El mayor problema que enfrentan es la basura. Según ellos, todas las noches recogen y tratan de dejar todo limpio, sin embargo, la gente no colabora, o los basureros no se dan abasto. No cuentan con contenedores para la basura.

Érika Mendoza está en el mismo sitio desde hace quince años. Inició con una mesita vendiendo bisutería y ahora tiene un puesto de frutas en Palo Verde. Su esposo tiene otro puesto donde vende verduras y hortalizas. Para ella el trabajo que tienen ha sido una bendición. Con sus ganancias compró una casa y un carro para su familia. Sacó adelante a siete hijos que hoy estudian y cuando pueden la ayudan.

Luz Estela Bustos vive en Guarenas- Allá hay mucha competencia y no puede trabajar. Desde hace dos años vende frapés en la entrada de la estación del Metro de Palo Verde. Lo que gana muchas veces no le alcanza, pero logra arreglárselas.

Para Simón Márquez trabajar en la calle es cada día más difícil. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Simón Márquez comenzó a trabajar cuando tenía diez años. Siempre ha estado en Petare. Para él, estar pendiente de la mercancía, el clima y la delincuencia, hace que trabajar en la calle sea difícil. Tiene un puesto de perfumes y el otro de artículos según la temporada. Tienes días buscando mercancía para navidad, pero no ha conseguido mucha.

Todos los días llega a las cinco de la mañana y se va a las once de la noche. Rafael Rodríguez es coordinador de telefoneros y pertenece al Consejo de trabajadores de la economía popular. Para él, lo más difícil es lidiar con la inseguridad. Dice que la Policía de Sucre y la Guardia Nacional no son suficientes para detener a los delincuentes.

Desde hace dos meses Yeli Hernández trabaja frente a la estación del Metro de Palo Verde. Era ama de casa. Cuando perdió su trabajo no consiguió otro hasta que su prima le ofreció ayuda. Trabaja cinco días a la semana. Busca los juguetes más económicos, por lo general los consigue en La Hoyada.

Desde hace dos meses Yeli Hernández se dedica a la economía popular. Era ama de casa pero se quedó sin trabajo. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Desde hace siete meses, Víctor Medina decidió dedicarse a la economía popular. Era mesonero y, por su edad, no consiguió un trabajo formal. Mensualmente gana entre seis y siete mil bolívares. Siempre escucha que la gente de Palo Verde se reúne con la alcaldía, o que los van a sacar, pero nunca pasa nada.

Hay quienes prefieren vender la mercancía caminando. Augusto Bason es uno de ellos. Va desde Petare hasta la California ofreciendo sus productos, que por lo general son afeitadoras, cepillos de dientes y veneno para ratas. Siempre busca surtirse con artículos livianos y baratos.

Desde hace veinte años, José Antonio Hernández está en la misma esquina vendiendo frutas. «Los días más difíciles son los de parada, cuando llueve, o cuando hay problemas con la policía». Este trabajo es su deporte favorito porque le permite sacar a su familia adelante.

Comerciantes prefieren la calle

Los comerciantes prefieren estar en la calle que alquilar un puesto dentro del Mercado Terminal Municipal de La Urbina. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

El Mercado Terminal Municipal de La Urbina es llamado “La Ratonera”. Tiene aproximadamente ochocientos puestos, dejando por fuera a más de dos mil trabajadores que hacen vida en las calles de Petare. Cada espacio mide 1,20 x 1,30 metros y para adquirirlo se debe pagar un alquiler, por lo que los comerciantes creen que sólo beneficia a la alcaldía.

Rafael Rodríguez denuncia que el diseño debió ser como el de Los Teques, cada puesto tiene tres metros y son gratis. “En los puestos de la ratonera no cabe un discapacitado”. Además, “es el primer mercado municipal de mercancía seca: fruteros, telefoneros y empanaderos no tienen espacio”.

Esta entrega forma parte de la serie «El reto municipal rumbo al 8-D»

Por: Mariely Márquez & María de José Betancourt /Departamento de investigación/Noticias24

La inseguridad que se vive cerca de la estación del Metro de Petare es la angustia que viven los vendedores. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Luz Estela Bustos viaja todos los días desde Guarenas hasta Palo Verde. Busca ingresos por cuenta propia porque tiene cédula colombiana y no consigue trabajo. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Los telefoneros no tendrán un espacio en el Mercado Municipal de La Urbina, según Rafael Rodríguez, coordinador de telefoneros. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Augusto Bason prefiere vender caminando porque siempre tiene un cliente distinto. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Los vendedores dicen que la policía siempre los visita, algunos solo piden que les regalen algo, otros “matraquean”. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Para José Antonio Hernández su trabajo es un deporte. Dice que vende paquetes porque la gente no sabe comprar por kilo. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Los vendedores creen que el Mercado Municipal de La Urbina sólo beneficiará a la alcaldía. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Rafael Rodríguez tiene veintidós años trabajando en Petare, todos los días está allí desde las 5a.m. hasta las 11p.m. Foto: María de José Betancourt/Noticias24

Víctor Medina era mesonero pero desde hace dos meses se dedica a la economía popular porque considera que es más rentable. Foto: María de José Betancourt/Noticias24