X

Fotos

Una tormenta causó estragos al norte de Europa: hay cuatro muertos y cientos de hogares sin electricidad

(Londres, 28 de octubre. EFE) – Cuatro personas han muerto en el Reino Unido y Holanda y un menor británico está desaparecido a causa de un fuerte temporal que ha provocado la caída de árboles y problemas en el transporte en el norte de Europa, además de dejar decenas de miles de hogares sin electricidad.

Un hombre murió hoy tras caerle encima un árbol cuando conducía su coche en Watford (noroeste de Londres) y una adolescente de 17 años también falleció por esa misma causa mientras dormía en una autocaravana en Hever (sureste de Inglaterra).

Por otra parte, una mujer perdió la vida en Amsterdam tras ser golpeada por un árbol que cayó justo cuando pasaba por debajo, y otro hombre murió aplastado por otro árbol cuando se encontraba dentro de su automóvil a las afueras de la ciudad, confirmaron los servicios de emergencias holandeses a varios medios.

La tormenta ha atravesado el Reino Unido y el Mar del Norte y ha tocado tierra en zonas del norte de Francia, Bélgica y Holanda.

El temporal llegó a causar rachas de viento de hasta 160 kilómetros por hora hoy en zonas del sur de Inglaterra y Gales, si bien el hecho de que se produjo sobre todo de madrugada aminoró su impacto.

En el noroeste de Francia, donde siete departamentos están en alerta por el mal tiempo, 75.000 hogares estaban sin suministro eléctrico y las rachas de viento alcanzaron los 139 kilómetros por hora en Finisterre.

La mitad oeste de Holanda está en alerta roja y en la mayor parte de Bélgica se ha decretado la alerta naranja por vientos que alcanzarán entre 100 y 120 kilómetros por hora, según indicaron las respectivas agencias meteorológicas nacionales, Knmi e IRM.

En Holanda el viento ha ocasionado alteraciones en el tráfico por tierra, mar y aire, obligando a cancelar o reducir los servicios ferroviarios, así como las salidas de transbordadores hacia las islas Wadden y algunos vuelos, si bien no hay problemas de importancia en los aeropuertos de Schiphol o Rotterdam.

El transporte terrestre, marítimo y aéreo se vio gravemente afectado también en el Reino Unido, con cancelaciones y retrasos en el aeropuerto de Heathrow de Londres, donde la actividad se redujo en un 20 por ciento hasta mediodía.

Además, los servicios de rescate seguían buscando hoy a un menor de 14 años que desapareció en la tarde de ayer en una playa de Newhaven (sureste de Inglaterra) “arrastrado por la corriente”, confirmó la policía del condado de Sussex.

El primer ministro británico, David Cameron, lamentó hoy los fallecimientos causados por el temporal y dijo que el gobierno intenta garantizar que “los servicios de emergencia sean capaces de actuar tan rápido como sea posible para ayudar a la gente”.

Londres, con ocho millones de habitantes, vio alterado el transporte de tren y metro a la hora punta de la mañana con importantes retrasos y cortes en muchas líneas.

Las conexiones ferroviarias que conectan diferentes puntos del país con Londres fueron suspendidas a primera hora de la mañana, sobre todo en el sur de Inglaterra, debido a la caída de un centenar de árboles en las vías, según la operadora ferroviaria National Rail.

El servicio de tren Eurostar, que conecta Londres con París a través del Canal de la Mancha, retomó su normalidad poco después de mediodía, tras suspender sus rutas a primera hora de la mañana.

También algunas rutas de transbordadores, como la que cruza el Canal de la Mancha o la que conecta Gran Bretaña con Irlanda, fueron canceladas hasta nuevo aviso.

El temporal también impactó en el suministro eléctrico y más de 270.000 viviendas en Inglaterra y Gales se quedaron sin servicio.

Por su parte, la central nuclear de Dungeness B en Kent (sureste de Londres) paralizó su actividad automáticamente tras el corte de suministro, informó EDF Energy, propietaria de la planta.

La mayor racha de viento se produjo en la Isla de Wight (sur de Inglaterra), con 160 kilómetros por hora, si bien los meteorólogos precisaron que lo peor del temporal ya pasó y que ahora se traslada hacia el Mar del Norte.