X

Fotos

Si te gusta el mar manténte atento, espeluznantes criaturas habitan en sus aguas (+fotos)

Foto: Conocido científicamente como Bathynomus giganteus esta especie es un isópodo gigante carnívoro

(Caracas, 21 de agosto. Noticias24).- Por lo general las personas adoran el mar y entran en él sin recordar o saber, que en sus aguas habitan raras criaturas, con terrorífico aspecto, que de solo verlas causan una fuerte impresión

Hoy Noticias24 a través de imágenes te lleva a conocer lo que seguramente no querrás ver al entrar a las tranquilas aguas de mar.

Con información de Actualidad RT

Foto: El pez víbora de sloani, como otros peces abisales, utiliza órganos bioluminiscentes para cazar y atrapar presas en las profundidades

Foto: El Fringehead sarcástico (Neoclinus blanchardi) es un pez feroz de gran boca con comportamiento territorial agresivo

Foto: Pez víbora. Es uno de los más aterradores monstruos marinos. Algunos son negros y presentan sus órganos de luz (los así llamados fotóforos) en lugares estratégicos de su cuerpo, como una larga aleta dorsal que les sirve de señuelo para atrapar peces.

Foto: El tiburón alfombra. Tiene el cuerpo deprimido, la cabeza muy ancha y aplanada, con expansiones laterales de piel; la boca se sitúa en posición inferior

Foto: El Parborlasia corrugatus es un gusano en forma de hilo no segmentado, con el cuerpo alargado y algo aplanado

Foto: El cerdo de mar. Son animales marinos de alrededor de 15 centímetros de largo que viven a 1.000 metros de profundidad. Se alimentan de barro del océano

Foto: El pez piedra (Synanceia horrida) es una especie que habita en aguas tropicales. Es el más venenoso de su familia y el contacto directo con las espinas de sus aletas, que contienen un potente veneno neurotóxico, puede ser mortal para los seres humanos

Foto: El luna (mola mola) es el pez óseo más pesado del mundo, con una media de 1.000 kilogramos de peso y con ejemplares que alcanzan más de 3 metros de longitud y superan las 2 toneladas.

Foto: Pez borrón. Además de ser una de las más extrañas criaturas marinas, el pez borrón es muy perezoso y apenas gasta energía incluso cuando come, procurando engullir todo lo que flota a su alrededor.

Foto: El tiburón anguila es un animal atípico. Se parece mucho a una anguila, alcanza una longitud de 4 metros, es de color marrón oscuro y cuenta con aletas dorsales, pélvicas y anales.

Foto: El tiburón duende. Es bastante inusual en cuanto a su morfología, pues presenta una notoria prolongación a modo de morro que sobresale de su hocico, unas mandíbulas de libre desplazamiento.

Foto: Calamar vampiro. Habita aguas muy profundas y mide entre 15 y 30 centímetros de largo y presenta una especie de capa de colores rojo pálido y negro. Hace uso de sus raros filamentos para capturar presas y posee una mandíbula poderosa.

Foto: El calamar gigante, conocido científicamente como Architeuthis, es un animal marino de inmersión profunda que alcanza dimensiones extraordinarias; recientes estimaciones sugieren un máximo de 10 metros para los machos y hasta 14 metros para las hembras.

Foto: El astroscopus guttatus es una especie de pez que puede llegar a medir más de 50 centímetros de largo y pesar hasta 9 kilogramos. Está muy extendida en la parte occidental del océano Atlántico.

Foto: La quimera de nariz larga tiene una nariz excepcionalmente larga en forma de paleta cónica con numerosas terminaciones nerviosas sensibles, que usa para encontrar a su presa.

Foto: El pez pelícano, conocido científicamente como Eurypharynx pelecanoides, tiene un aspecto similar a las anguilas. Las mandíbulas son bastante grandes y destacan por la capacidad de consumir peces de mayor tamaño que ellos.

Foto: El Pez dragón (Grammatostomias flagellibarba) es un feroz depredador a pesar de su pequeño tamaño, unos 15 centímetros de longitud. Esta especie tiene una gran cabeza con una mandíbula repleta de colmillos.

Foto: El remo gigante, también llamado el rey de los arenques, es el pez óseo más largo del mundo, alcanzando una longitud de hasta 11 metros. En su forma es parecido a una cinta, con una aleta dorsal a lo largo de toda su longitud de entre los ojos hasta la punta de su cola.