X

Fotos

¿Por qué bajan los precios del petróleo entre tantas tensiones en el Medio Oriente?

Infografía: Andrea Velásquez / Noticias24

(Caracas, 3 de septiembre. Noticias24).- 91,77 dólares por barril es el precio más bajo que ha registrado en lo que va de año la cesta de crudos venezolana. La cifra corresponde al cierre del mes de agosto y con ella, según datos oficiales de la estatal Pdvsa, el barril promedia los 96,95 dólares en 2014, por debajo de la cesta Opep que se mantiene entre los 98 y 100 dólares.

Para algunos expertos el retroceso del precio del crudo venezolano es “alarmante», pero para otros forma parte de las variaciones «normales» que se derivan de las fluctuaciones y la dinámica del mercado internacional.

Por tratarse de transacciones comerciales, especialistas coinciden que los precios varían de acuerdo a las condiciones económicas y geopolíticas de los principales países productores y de los principales consumidores.

La estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha asegurado que los precios de los crudos se han estado “moviendo en un ambiente caracterizado por la volatilidad”, que tiende hacia la baja, debido a las «tensiones geopolíticas, el debilitamiento del dólar frente a otras divisas y el drenaje mayor de lo esperado en los inventarios comerciales de crudo en los Estados Unidos», considerando que Norteamérica es uno de los mayores consumidores del mundo.

La lectura que Pdvsa da a la variación de precios durante los primeros meses del año, es que la «atención de los inversionistas se centró en las tensiones geopolíticas» que hoy se evidencian en la región islámica, países árabes con importantes reservas de crudo en el mundo.

El año 2014 arrancó con un precio del petróleo venezolano que marcaba los 96,95 dólares por barril, casi nueve puntos por debajo de lo que registraba entonces la cesta Opep, que a principios de año marcaba 105,36 dólares por barril. La cesta Opep es el promedio de precios que particularmente tiene cada uno de los 12 países que integran esa organización, incluyendo Venezuela.

Esa situación, en la que Venezuela no ha podido nivelar sus precios al estándar Opep ni mantener el «piso» de los 100 dólares por barril es «preocupante» para el experto en la rama petrolera, José Toro Hardy, quien explicó que «normalmente cuando hay problemas en el Medio Oriente, los precios del petróleo tienden a subir«, pero en los momentos actuales la situación es inversa.

En entrevista con Noticias24 TV, Toro Hardy aseguró que los precios del petróleo no están subiendo, a pesar de las situaciones de tensión en el Medio Oriente que deberían favorecer el mercado del oro negro, porque «hay una crisis económica mundial muy fuerte y la demanda de petróleo no está subiendo».

«Europa no ha logrado superar su crisis de 2007 y no está demandando petróleo. China no está en crisis pero está desacelerando su crecimiento y ya no demanda tanto petróleo, y lo mismo pasa con India y con Brasil», citó Toro Hardy como explicación a la caída de los precios del crudo.

Para preocupación de algunos expertos la guerra sostenida entre los países árabes ha perjudicado notablemente la demanda del mercado petrolero, lo que ha ocasionado consecuencias económicas entre los países que dependen de su consumo, pero sobre todo de su renta.

Ocho meses por debajo de los 100$

Foto: Miguelangel Guédez / Noticias24

100 dólares por barril de petróleo es el precio estándar que estima la Opep como piso económico, para mantener los niveles de producción entre los países que la integran.

Sin embargo, Venezuela no ha podido en lo que va de año cumplir con la meta y durante los primeros seis meses de 2014 el precio del crudo ha estado por debajo de la cifra, promediando 96,95 dólares por barril.

Para otros expertos, las variaciones de precios que ha registrado el barril de oro negro venezolano este año no es motivo de alarma. El economista Luis Matos, explicó a Noticias24 que «la mayoría de las veces esas variaciones no son ni del 1%», por lo que lamentó que mediáticamente sea más atractivo la tendencia hacia la baja que las veces en las que el precio ha registrado variaciones hacia el alza.

Esto es más una «herramienta mediática de distorsión que una noticia, porque así como ha bajado unos puntos durante algunos meses, los medios no convierten en noticia cuando la evidencia es que los precios van subiendo».

La posición de Matos responde a que si bien este año el crudo venezolano no ha llegado a los 100 dólares por barril, en junio pasado estuvo apenas 0,89 céntimos por debajo, ubicándose en 99,11 dólares por barril. «Eso si no es noticia, cuando suben los precios no lo dicen, no lo publican», criticó.

Para el también economista Nelson Ford, la caída de los precios del petróleo tienen que ver con las tensiones en «las estructuras de los bloques energéticos mundiales».

A su juicio, Estados Unidos, en su afán de desprenderse de toda relación económica con Venezuela, ha buscado la manera de sustituirla como aliado energético dispensador y está «creando distorsiones y construyendo guerras continuas sobre ciertos países focales del Reino Unido Árabe que representan el 30 o el 40% del bloque energético de Estados Unidos».

Para Ford la posición asumida por Estados Unidos le ha generado «grandes distorsiones en el tema petrolero», pero para Toro Hardy la realidad es otra y más bien Estados Unidos está buscando aliados para el uso de nuevas tecnologías y ampliar su capacidad de producción propia de petróleo. De esta manera, lograría desprenderse de la importación de crudo venezolano.

¿EE UU cortaría alianzas energéticas?

Foto: Referencial

Es una posición y un análisis personal del experto Toro Hardy. En la entrevista que ofreció a Noticias24 TV explicó que el respeto que Venezuela mantiene a las leyes dentro de la Opep podría ser contraproducente para la economía interna.

«Los venezolanos y la Opep han apostado a que hay que recortar la producción para que los precios suban, pero no nos dimos cuenta que nos pusimos la soga al cuello, porque mientras más altos son los precios del petróleo y más inseguro es el suministro, más estímulo existe para que alguien desarrolle tecnología alternativa para producir petróleo», recalcó en referencia a Estados Unidos.

Sostuvo que gracias al uso de tecnologías y nuevas vías, como el caso de la energía hidráulica para la exploración y explotación de petróleo, «la producción en Estados Unidos ha venido creciendo aceleradamente y en pocos años ya no van a necesitar importar, sino que más bien comenzarán a exportar».

Es una hipótesis expuesta por Toro Hardy en la que asegura que hace manifiesta su crítica hacia las políticas del Estado venezolano en materia petrolera.

A su juicio, si Estados Unidos continúa avanzando hacia el desarrollo de su propia producción «pudiera ya no necesitar más petróleo venezolano y eso, obviamente, tiene un alto impacto porque seguimos siendo un país rentista, que dependemos no más sino de la venta del petróleo nuestro».

Sin embargo, el economista Nelson Ford también hizo referencia al tema de Estados Unidos como principal consumidor del mundo y comprador del crudo venezolano, a lo que aseguró que «estamos en presencia de un proceso progresivo de transformación de la lectura que le damos respecto al planteamiento económico de Estados Unidos en materia energética. Estamos reacomodando nuestra estructura energética en función de nuevos aliados, diversificando el portafolio ante cualquier estructura o cambio que pueda presentar el de Estados Unidos«.

Venezuela firme con la Opep

Foto: Archivo / AVN

Venezuela es uno de los países que integran la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), y tal como lo reiteró el exministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, continuará cumpliendo los estándares y las cuotas que en ella se estipulan.

Todo con el propósito de “mantener niveles óptimos” de producción, que según los datos oficiales oscilan por los 3 millones de barriles diarios, y de esa manera permitiría mantener los precios del petróleo en un piso de 100 dólares, traducidos en la economía interna en un presupuesto basado en los 60 dólares por barril.

Algunos expertos han criticado esa postura, mientras que otros la apoyan. El economista Nelson Ford señaló que tras años de la llamada «apertura petrolera», época en la que las regalías por la participación de transaccionales se ubicaban en apenas 1% y que en los años del gobierno de Hugo Chávez subieron a 33%, Pdvsa asumió un «liderazgo de reinvensión» con la gestión del exministro, Alí Rodríguez Araque.

«Dio otro enfoque de su estructura para sostener la tesis de que el mercado equilibrado ajusta los niveles de productividad, pero con sustento y respeto a la soberanía productiva de los pueblos y países miembros de la Opep», señaló.

Recordó que las amenazas políticas internas han afectado históricamente la economía del país, reflejado en el golpe de Estado de 2002, derivado de un paro petrolero.

«Después del golpe los precios comenzaron un auge de forma progresiva y se ajustaron las finanzas públicas en materia energética del país. En 2011 hubo otra crisis que hizo que el precio del barril estuviera por debajo de los 100 dólares y Venezuela tuvo que volver a ajustar sus finanzas públicas», recordó.

Por lo tanto, a juicio del economista, más allá de las posiciones políticas de quienes adversan las decisiones de Estado «los venezolanos debemos estar conscientes que durante 40 años, a diferencia de los últimos 14 del gobierno bolivariano, los excedentes petroleros no fueron orientados a apalancar aspectos socio productivos y nos destinaron a ser un país rentista. Por eso, el venezolano debe estar consciente que aunque los precios aumenten y aunque tengamos niveles de saneamiento de la economía, existe una realidad interna que juega a la desestabilización».

¿Hacia dónde vamos?

Foto: Archivo / Noticias24

La posición de los expertos consultados es que las principales causas de las variaciones en los precios del petróleo corresponden a los conflictos de guerra continuada en los países árabes. No se trata de una cuota de precios fijada o impuesta por la Opep, sino que está realmente sujeta al mercado y su fluctuación.

Ese mercado depende de la ley de la oferta y la demanda, la cual está siendo perjudicada por los problemas geopolíticos en el Medio Oriente, y a lo cual se dirigen las miradas de quienes sostienen en el petróleo la dinámica de su economía.

El experto José Toro Hardy manifestó una posible hipótesis del panorama mundial en cuanto a la estabilidad o recuperación de los precios del crudo.

«De seguir las tensiones geopolíticas y eso llegase a afectar los niveles de producción petrolera en los países del Medio Oriente, muy probablemente los precios tiendan a subir. Pero si el impacto de esa situación es únicamente psicológica, y no se llega a interrumpir las capacidades productivas de los países, probablemente los precios continúen en declive».

Este miércoles, el precio de referencia del barril Opep retrocedió 1,14 centavos de dólar, promediando 98,94 dólares por barril, por debajo de los 100,09 dólares que promedió el lunes.

La secretaría del grupo informó en su página web que las referencias globales en Londres y Nueva York “cayeron presionados por el fuerte avance del dólar y la preocupación por una desaceleración de la demanda de pétroleo en China y Europa”, según reseñó la agencia Reuters.

Fue el pasado 15 de agosto que el barril Opep se ubicó por debajo de los 100 dólares desde junio de 2013.

Por: Mariana Serrano García /Departamento de investigación/Noticias24