X

Fotos

El Estado Islámico, el descontrol de un ejército extremista subestimado por Estados Unidos

Infografía: Johan Salgado/ Noticias24

Infografía: Johan Salgado/ Noticias24

(Caracas, 05 de octubre- Noticias24).- Una ofensiva que empezó financiada por Estados Unidos en 2003 con el comienzo de la Guerra en Irak se ha independizado y hoy hace estragos bajo el nombre de Estado Islámico (EI). Aunque confesó que había subestimado a estas fuerzas, el gobierno de Barack Obama ha conseguido el apoyo de otros 54 países para iniciar un combate que pareciera no tener un final cercano.

El Estado Islámico es un grupo terrorista que se manejó en un primer momento como una filial de la organización Al Qaeda y luego se independizó al tener acceso a riquezas naturales y pozos petroleros que le ayudaron a mantenerse sin apoyo económico externo.

Esta organización está conformada por yihadistas y combatientes extranjeros de fe suní que se han unido para hacer frente a una ofensiva controlada por un solo líder o califa, llamado Abu Bakr al-Bahdadi, quien había sido detenido en anteriores ocasiones por operaciones militares estadounidenses y que, sin embargo, fue liberado por no ser considerado “una amenaza” para el momento.

El ejército de el EI está calculado en 100.000 combatientes, según estima el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Sus ataques “se han duplicado” hasta llegar a los 603 durante 2012 en Irak, según la información del periodista Medyan Dairieh, de Vice News, quien se adentró por tres semanas en las entrañas de la organización terrorista para realizar un reportaje de sus operaciones.

Las decapitaciones de los periodistas estadounidenses secuestrados por el EI, James Foley, Stephen Sotloff y además el rehén británico David Cawthorne Haines horrorizaron al mundo por ser mostradas en videos realizado por esta organización para exigir a los gobiernos de las víctimas que paren los ataques en la zona controlada por sus soldados.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama ordenó ataques aéreos en un principio en Irak , en vista del terror infundido por los videos de la organización y el avance de los yihadistas combatientes. Obama indicó que no sometería a sus tropas a combatir en terreno extranjero.

Esta ofensiva es apoyada, de manera humanitaria y bélica, por más de 54 países de Occidente y los aliados de Estados Unidos en Medio Oriente, entre ellos Francia, Reino Unido, Grecia, Dinamarca, Bélgica, Autralia y Holanda; y en Medio Oriente por Egipto, Irak, Jordania, Líbano, Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, según información del Departamento de Estado americano.

Bombardeos y daños materiales

Foto: Reuters

La fuerza aérea militar americana inició los bombardeos hacia los puntos estratégicos del EI el pasado 8 de agosto, luego del anuncio formal del presidente Barack Obama de atacar las posiciones claves de la organización terrorista en Irak.

Con el apoyo bélico aéreo en su mayoría prestado por el Reino Unido, el pasado 30 de septiembre, aviones caza Tornado destruyeron una batería de artillería de la organización islamista que controla parte de Siria e Irak, según informó el Ministerio de Justicia de este país a través de su cuenta en Twitter.

Estos bombardeos han destruido infraestructuras civiles y militares, en su mayoría refinerías petroleras, atacando su principal fuente de financiamiento. 233 personas han muerto, al menos en Siria, según el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman.

En Irak, 143 combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murieron en enfrentamientos con las fuerzas armadas y de seguridad iraquíes en varias zonas del país, informó una fuente de seguridad a finales del mes de septiembre.

A pesar de estas pérdidas humanas, el EI ha logrado importantes conquistas en las provincias de Nínive, Saladino y Diyala, en la mitad norte del país, y ha declarado un califato en los territorios de Siria e Irak bajo su dominio.

Intereses ocultos

Foto: AFP

El presidente Obama reconoció que el avance de las tropas del Estado Islámico en el territorio se debía a que las agencias de inteligencia de su gobierno subestimaron el poder que tenían algunos soldados en el territorio. “Creo que nuestro jefe de la comunidad de inteligencia, Jim Clapper, sabe que subestimaron lo que estaba pasando en Siria“, dijo el mandatario en referencia a su director nacional de inteligencia.

Asimismo, el mandatario estadounidense afirmó que se sobrevaloró la habilidad o voluntad de los militares iraquíes entrenados por Estados Unidos para combatir a los yihadistas por su cuenta. “Eso es verdad. Es totalmente verdad”, dijo.

Esta “rectificación” del gobierno estadounidense ha despertado comentarios con relación al verdadero interés de esta contraofensiva. El veterano republicano John McCain, dijo estar “desconcertado” por las declaraciones del mandatario puesto que en distintas audiencias en el Congreso durante “más de un año” se había advertido del peligro de la expansión del EI en Siria.

Sin embargo, la razón de esta contraofensiva “no obedece a combatir los ideales terroristas en su verdadera misión, sino a intereses hegemónicos en poseer recursos naturales y petroleros en Medio Oriente“, según el abogado internacionalista Raimundo Kabchi.

“No hay una lucha contra el Islam, ni contra el terrorismo que supone el Estado Islámico, sino un pretexto para quedarse en una zona rica en petróleo y gas (…) Controlar los campos petrolíferos para poder mantener una hegemonía internacional”, dijo Kabchi a Noticias24.

En todo caso, alrededor de 12.000 combatientes extranjeros de 81 países de los cinco continentes, entre ellos estadounidenses y europeos, han ido a luchar a Siria del lado del Estado Islámico desde el comienzo del conflicto.

Para obedecer a una “verdadera lucha” contra el terrorismo, señala Kabchi, habría que en primer lugar “no abrir la frontera de Turquía o Jordania para impedir que se sigan sumando soldados al EI, no armar ni financiar a los grupos insurgentes dentro de Medio Oriente (…) El interés es mantener el caos creador“, afirmó.

Una lucha con distintos intereses

Foto: Reuters

Los gobiernos de Egipto, Irak, Jordania, Líbano, Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han manifestado su apoyo a luchar para disminuir la presencia de los yihadistas combatientes en las zonas tomadas y por evitar que se siga expandiendo el Estado Islámico.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, culpó del avance del Estado Islámico y otros grupos militantes a “ciertas agencias de inteligencia” y aseguró además que la solución para frenarlas debería provenir del mismo Oriente Medio y no de Occidente.

“Los extremistas del mundo se han encontrado el uno al otro y han hecho el llamado ‘extremistas del mundo, uníos’. Pero, ¿estamos unidos contra los extremistas?“, dijo Rouhani en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, según señala la agencia Reuters.

Para Rohani, “la agresión militar contra Afganistán e Irak y la inapropiada interferencia en el desarrollo de Siria son ejemplos claros de este abordaje estratégico equivocado en Medio Oriente”.

Kabchi señaló que la verdadera lucha la emprenden países como Siria e Irak “la idea de crear un caos creador proviene de Estados Unidos para beneficio de ellos”, señaló.

Para el periodista Julián Rivas, se trata de un discurso “que dice que lucha por las democracias liberales”,sin embargo “no son objetivos democráticos” los que encabezan esta lucha “sino geopolíticos“.

“Estados Unidos está actuando como una potencia global en medio de una crisis económica, poniendo en duda su hegemonía, particularmente la del dólar y eso lo lleva a tener diferencias con otras potencias como Rusia, Irán y China, que tienen igual impacto en el mundo”.

Daños civiles colaterales: ONU y el Vaticano preocupados

Las Naciones Unidas han estimado que más de un millón de personas han huido de sus hogares en Irak y Siria. En total 1,7 millones de personas en Irak se han visto forzadas a abandonar sus hogares por la persecución radicalizada del Estado Islámico, según datos de la Organización Internacional de Migraciones.

Además, tres años después del conflicto armado en Siria, tres millones de personas se han convertido en refugiadas y han buscado hogar o un lugar seguro en países como Líbano, Jordania, y Turquía, según datos de Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas demandó a todos los estados miembros que endurezcan las leyes que castigan a los ciudadanos que viajan al extranjero para unirse a grupos militantes, así como a quienes recluten o financien a otros con ese objetivo. Además expresó su apoyo a Bagdad en su lucha contra esos militantes.

El papa Francisco convocó a una reunión entre el 2 y 4 de octubre en el Vaticano a los representantes de la Santa Sede en Oriente Medio para analizar la situación en la región ante la ofensiva del grupo del Estado Islámico.

Además, el Papa hizo un llamado a “no tomar la religión como bastión de guerra entre las naciones“.