X

Fotos

España: conozca los 10 pueblos con más encanto en el interior de Extremadura

CASTILLO DE TREVEJO. Foto: avuelapluma / Willy Witness

(Caracas, 19 de octubre – Noticias24).- En el interior de España, concretamente, en la comunidad autónoma de Extremadura, se encuentra un paraíso con pueblos y aldeas llenos de encanto y buena comida. Extremadura tiene innumerables municipios para visitar y desaparecer un rato en lugares alejados de la geografía peninsular.

Trevejo

Trevejo es una aldea recóndita en Sierra de Gata (a apenas 3 horas de Madrid, con autovía hasta Moraleja), pero con hoteles y apartamentos turísticos que suponen el contrapunto a las ruinas del castillo musulmán que preside su colina. Es un pueblo con aires de fantasmagoría, envuelto en el silencio y en un paisaje pedregoso.

Un lugar impregnado de magnetismo histórico y misterioso, que conserva, además, una curiosa ermita dedicada a San Juan Bautista, donde se pueden observar tumbas antropomórficas.

Guadalupe

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Solo por este impresionante edificio, que deja entrever el rico pasado histórico y cultural de la región extremeña y que alberga a una virgen morena, merece la pena visitar Guadalupe, que es Patrimonio de la Humanidad.

El monasterio es un edificio único por ser una curiosa mezcla de estilos gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico. Su fachada mudéjar, supone un impacto visual de altura. Es un lugar de impactante belleza, que cautivó, ni más ni menos, que a Isabel la Católica. Aquí, Colón se encomendó a la virgen (patrona de Extremadura y reina de la Hispanidad), y bautizó a dos indígenas del Nuevo Mundo.

Pero más allá de su popular monasterio, que es Monumento Nacional, en Guadalupe de pueden recorrer escarpadas calles, visitar la antigua judería, el Arco de Sevilla, el antiguo Colegio de Infantes (actual parador de turismo) y darse un respiro en el Geoparque de las Villuercas, Ibores-Jara.

Zafra

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Es un típico municipio extremeño, con una ciudad pequeña que alberga cerca de 16.000 habitantes. Popular por sus mercados ganaderos y la popular Feria Internacional Ganadera, que se desarrolla desde hace más de 400 años, aproximadamente.

Zafra también es muy popular por sus plazas Grande y Chica. Darse un paseo por sus calles blancas es descubrir múltiples palacios, como el palacio de los Duques de Feria, e iglesias, como La Candelaria, y recorrer suelos empedrados al más puro estilo del Siglo de Oro español.

Es un pueblo con encanto y muy cuidado, además de estar bien comunicado: a medio camino de Badajoz, Mérida, Sevilla, Huelva y Córdoba.

Trujillo

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Es un pueblo monumental. Su castillo es el más visitado de Extremadura: una fortaleza que domina sobre toda la ciudad.

Se accede al castillo dando un paseo desde la imponente Plaza Mayor: una caminata que atraviesa casas antiguas e iglesias medievales. Si se parte desde la estatua ecuestre de Francisco Pizarro, que preside la plaza Mayor, (conquistador de Perú) tomará unos 10 minutos subir al castillo por un sendero pedregoso. Para entrar en esta fortaleza medieval, hay que pagar un precio simbólico (no llega a los 2 euros).

Aquí también nació Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas.

Granadilla

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Este es un pueblo fantasma, deshabitado desde 1964, pero el nivel del agua nunca llegó a cubrir esta fortificación árabe, declarada Conjunto Histórico Artístico a partir de 1980.

Granadilla es como la Pompeya extremeña. Se puede recorrer su muralla y subir a la torre del castillo, pero hay que estar atento, porque el pueblo tiene horario de cierre.

Fregenal de la Sierra

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Posee un castillo templario en cuyo interior hay una plaza de toros y un mercado de abastos. La arquitectura solariega de las casas de este particular municipio de la provincia de Badajoz, así como las Iglesias de Santa María, Santa Ana y Santa Catalina, han convertido este pueblo en uno de los conjuntos históricos más extensos y mejor conservados de toda Extremadura.

Montánchez

Foto: avuelapluma / Willy Witness

El balcón de Extremadura. Es un pueblo encaramado en lo alto de su propia sierra: la sierra de Montánchez y famoso por su jamón.

Subir al castillo de Montánchez no tiene precio, allí se puede desentrañar el por qué de su situación privilegiada en el centro geográfico de la región, además de observar las murallas que rodean este imponente recinto, en el que se pueden visitar sus aljibes, bodega, torre del homenaje y una ermita del siglo XVII.

Coria

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Cuando Salamanca era solo una aldea, Coria ya era una importante ciudad, donde la Inquisición tenía una sede (que se puede visitar) y de las primeras diócesis de la península. Es un pueblo famoso por sus festejos taurinos (los Sanjuanes de Coria), pero hay mucho más por descubrir.

Con historia romana, islámica y cristiana, Coria es un pueblo del norte extremeño que se despliega a través de pequeñas calles, que llevan hasta su más preciada joya: la catedral, que sustituyó a la mezquita. Una seo del siglo XIV que reúne una curiosa amalgama de estilos.

Sus murallas romanas datan del siglo III. Se puede visitar el puente romano sin río; esta estructura servía para cruzar el Alagón, pero el gran terremoto de Lisboa cambió el curso del agua. Otro de sus atractivos es la cárcel real.

Villanueva de la Vera

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Calles estrechinas, sinuosas y adornadas con macetas, pequeños y típicos arroyos que llegan hasta las zonas de los huertos y que forman pequeños riachuelos por todas las vías del pueblo, casitas de arquitectura popular perfectamente conservadas, una plaza Mayor porticada con una popular fuente en el centro: así este este pueblo.

Las casas veratas (construidas con vigas de madera, adobe y piedra) suelen presentar tres o cuatro niveles en altura para aprovechar el suelo y aislarse del terreno húmedo. El agua está muy presente en Villanueva de la Vera, un pueblo encantador declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1984.

Llerena

Foto: avuelapluma / Willy Witness

Antigua propiedad de la Orden de Santiago y sede de la Inquisición extremeña. Llerena es un municipio pacense que alberga importantes monumentos, entre los que destacan las iglesias de Santiago y Virgen de la Granada.

Su espléndida galería de arcos se utilizaba para contemplar los múltiples eventos que acogía la plaza Mayor (festejos taurinos, mercados…). Muy cerca de Llerena se encuentra Casas de Reina, que guarda los restos romanos de Regina, en Sierra Morena, donde se conserva un magnífico teatro con capacidad para mil espectadores y que es uno de los mejores conservados de toda la Hispania romana.

Con información de avuelapluma