X

Fotos

Con el reto de intercambiar valores por armas, se celebra la Semana Mundial del Desarme

Infografía: Andrea Velázquez

(Caracas, 26 de octubre- Noticias24).- El pasado viernes inició la Semana del Desarme creada por las Naciones Unidas, que recuerda a los estados y gobiernos la necesidad de atender un problema que recobra plena actualidad: el uso de armas convencionales y de destrucción masiva, y que los obliga a promover su eliminación y a disminuir los presupuestos destinados a la compra de armamento militar.

La semana, que se realiza todos los años del 24 al 30 de octubre, sigue contrastando con los múltiples hechos de violencia y conflictos bélicos que este año se han intensificado en el mundo, en especial en Medio Oriente.

También contrasta con la acción que tomó en abril de 2013 una mayoría de países miembros de las Naciones Unidas, 113, que adoptaron y firmaron el Tratado sobre el Comercio de Armas, el cual regula la compra y venta de armas pequeñas y de otros tipos de equipamiento militar.

La Asamblea General de la ONU ha ordenado a los estados adaptarse a los lineamientos para la destrucción de las armas químicas, y para la disminución del comercio de armamento convencional en las naciones integrantes.

Este año, en el inicio de la ‘Semana del Desarme’, que coincide además con el aniversario de la fundación de la ONU (24 de octubre), se deben «realzar todos los esfuerzos en la eliminación de armas de destrucción masiva, control del comercio de armas convencionales en los estados que han firmado su compromiso, para hacer que el 2014 sea un año en el que prevalezcan los esfuerzos diplomáticos para impulsar el desarme», según explicó el vicesecretario general de la ONU, Jan Eliasson.

El Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (ISS) informó que el año pasado el gasto mundial de armamento para la defensa superó los 1,7 billones de dólares, lo que equivale a más de 4.600 millones de dólares al día.

Entre los países que tienen un mayor gasto en el presupuesto para armamento está el departamento de defensa norteamericano que alcanza los 600.400 millones de dólares anuales, luego sigue Rusia con 68.000 millones, Arabia Saudita en la cuarta posición con 59.000 millones, Reino Unido con 57.000 millones, Francia con 52.000 millones y Japón con una suma de 51.000 millones en la compra de armas al año, detalló el ISS.

En cuanto a América Latina, Brasil tiene el mayor gasto con un presupuesto de defensa anual de unos 34.700 millones de dólares, ubicándose en el décimo lugar en el mundo.

Especialistas de la ONU han alertado sobre el uso de armas no permitidas por la organización en regiones como la República Árabe Siria, específicamente en las zonas de Ghouta (Damasco), en Jobar, Saraqueb, Ashrafiah Sahnaya y Khan al-Asal.

Reconocimientos en materia de desarme y conflictos armados actuales

Foto: Reuters

Según informes de la ONU, existen iniciativas y programas implementados por ciertos países que «avanzan» en el desarme de la población y la disminución de los conflictos armados.

Unos de estos países fue México, quien propuso el Tratado de Tlatelolco en 1967, el cual establece la eliminación de las armas o instalaciones nucleares en América Latina y el Caribe.

Otros logros premiados fueron la abolición del ejército de Costa Rica el 1° de diciembre de 1948 y el Programa Nacional para la Entrega Voluntaria de Armas de Fuego de Argentina, en donde se logró la destrucción del 10% aproximadamente de las armas registradas en ese país entre julio de 2007 y diciembre de 2009.

Brasil también logró adelantar planes de desarme como “Viva Río” fundado en 1993, que retiró más de 600.000 armas de las calles.

Por otro lado, el ISS ha posicionado los conflictos armados más intensos de la actualidad en los que figura la situación de los radicales del grupo Boko Haram en Nigeria que ha matado a 107 combatientes en el norte de este territorio.

Otros de los conflictos es el de los carteles de México que han cobrado casi 35.000 vidas desde 2006 entre enfrentamientos y secuestros relacionados con el tráfico de drogas.

Situación nacional

Infografía: Andrea Velázquez

Desde el 19 de septiembre se activó en todo el país el Plan Desarme con el reto de «promover la entrega de armas de manera voluntaria con la instalación de 60 puntos para el desarme», así lo anunció en esa oportunidad el presidente de la República, Nicolás Maduro, al momento de la aprobación de 300 millones de bolívares para el desarrollo de esta política.

“Las armas de la República las tienen que tener nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana y nuestra policial nacional”, indicó el ejecutivo nacional.

A la fecha están instalados 72 centros en diversas regiones del territorio nacional, para recibir el armamento convencional que sea entregado de forma voluntaria para ser destruido.

Sobre este plan, el diputado Pedro Pablo Fernández destacó a Noticias24 la necesidad de que «el problema de la violencia y el desarme de la población debe unir a todos los venezolanos«.

«Desarmar a la población es importante pero también lo es desmontar el discurso violento que contribuye a que haya un clima de violencia en el país (…)Hay que trabajar en aspectos profundos como la reforma del sistema judicial, depurar la policía y mejorar la educación para que se enseñe a valorar la vida, a valorar el ser humano y el respeto por los demás», comentó Fernández.

Por su parte, la alta comisionada para la Paz, Isis Ochoa, durante la instalación de una serie de actividades encabezadas por el Estado en la ‘Semana de la Paz’, el mes pasado, se refirió al tema de cómo erradicar la violencia de los barrios.

Señaló que la respuesta a este problema debe hacerse con el abordaje de tres aspectos de la pedagogía social: conocer, ser y hacer para convivir.

Ochoa explicó que el consumo de drogas, la violencia sexual y el culto al terrorismo son factores «altamente difundidos» por «el modelo capitalista, a través de los medios de comunicación, que enaltecen como héroes a los mafiosos y narcotraficantes».

Hasta la fecha el Plan Desarme ha logrado recibir 750 armas de fuego en los puntos habilitados, según el último balance ofrecido por el ministro para las Relaciones de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres.

No obstante, Pedro Pablo Fernández señaló «es fundamental ir más allá del desarme voluntario porque los delincuentes no van a ir por su cuenta a entregar las armas».

«Para bajar el clima de violencia, hace falta que en la sociedad se promuevan valores, un lenguaje de armonía y un sistema educativo que promueva valores», expresó.

Por: María Eugenia Hernández /Noticias24

Foto: AVN

Foto: AVN

Foto: AVN