X

Fotos

Venezuela conmemora el natalicio de José G. Hernández, “el médico que cura desde el cielo”

Foto: Dubraska Suárez /Noticias24- Retrato del Dr. José Gregorio Hernández perteneciente a la Casa Parroquial Nuestra Señora de La Candelaria

(Caracas, 26 de octubre- Noticias24).- “El médico de los pobres”, así llamaban al galeno que recibía “limosnas” de los ricos para limpiar con su «cepillo» las heridas de los más desposeídos. Hoy, cuando se cumplen 150 años del natalicio del Dr. José Gregorio Hernández, aunque aún no ha sido beatificado, Venezuela lo recuerda y lo exalta como “su santo” y como el hombre que sigue curando desde el cielo.

Ningún médico ha sido tan reconocido como José Gregorio Hernández en Venezuela, la fe trasciende los pasillos de los hospitales donde transitan los médicos que juran verlo mientras realizan su faena, es común ver su estampilla en los lugares más recónditos, y es por esto que hoy el país espera que quien ya ha recibido el título de “venerable” por la Iglesia católica sea beatificado.

Sin embargo, para lograr esta beatificación es necesario mucho más que la fe de quienes ocupan las salas de espera de un hospital y los relatos de sus fieles, quienes aseguran haber sido curados por el doctor que un día infortunadamente fue atropellado por “ese extraño artefacto móvil arrollador”, que para los venezolanos de aquella época, desfamiliarizados con los automóviles, representaba un completo “peligro”.

Quizá pensando en la importancia del “médico santo” para la sociedad venezolana y su cultura, Orlando Valdemar Pérez, escribió el libro: “El médico que cura desde el cielo”, un texto que muestra la vida del estudiante, del médico y del hombre y que en palabras de su autor “se concibió como un libro de alcance popular, como un libro de lectura amena, sencilla y muy documentado que pudiera llegar a las zonas más populares del país (…) por esto se escribió un libro de este estilo, resumido y bien documentado que fuera asequible para cualquier tipo de persona, como realmente se logró”.

“Allí se puede apreciar la esencia fundamental de este gran hombre y santo popular, desde el punto de vista de las etapas de su vida. Desde que era un niño él fue mostrando virtudes muy grandes”, explicó el escritor.

“Luego hay una parte donde se relata toda su vida como estudiante de medicina hasta que se graduó aquí en Caracas, en la Universidad Central de Venezuela, y luego por intermedio de un profesor amigo de él consiguió una beca y fue al exterior a especializarse en la Universidad de Francia. Cuando regresa trae al país esos nuevos conocimientos y avances de la medicina, tanto en la ciencia de la medicina como su enseñanza en la Universidad Central de Venezuela y la aplicación en los pacientes, o sea que realmente el aporte que hizo el doctor José Gregorio Hernández a la medicina de Venezuela fue muy grande”, relató con entusiasmo el autor del libro, que puede adquirirse los domingos por tan solo Bs 80 en cualquier kiosco del país.

El escritor aseguró que la idea de José Gregorio de traer un laboratorio a Venezuela se puede parangonar con la que tuvo en su época Louis Pasteur, médico emblemático y protagonista de avances científicos en la sociedad francesa: “De hecho el primer laboratorio que tuvo Venezuela se debió a que el doctor José Gregorio Hernández en Francia selecciona, compra, transporta e instala ese laboratorio en Caracas en la Universidad Central de Venezuela, y él pudo con sus conocimientos adquirir ese laboratorio que resultaba ser casi la copia idéntica de un laboratorio en Francia que fue concebido por el reconocido científico Louis Pasteur”.

Orlando Valdemar Pérez: «Cuando las personas no tenían para comprar las medicinas o les faltaba, él les daba dinero o les daba medicinas, cosa que era una gran caridad»

Pérez explicó cómo un día Hernández pasó de ser un doctor especializado en París, para convertirse en el médico de los más necesitados, vocación que lo caracterizó hasta el día de su muerte: “Luego de que se fundó este laboratorio y empezó a desarrollar todas esas materias nuevas que no existían en Venezuela, empezó a desarrollar su vida de médico aquí en Caracas en una esfera muy destacada, y recorría todas las parroquias de Caracas, iba al Hospital de Vargas, iba a los asilos, él hacía un recorrido diario de toda Caracas, y en casi todas los casos cuando las personas no tenían para comprar las medicinas o les faltaba, él les daba dinero o les daba medicinas, cosa que era una gran caridad, lo que le mereció el título de “médico de los pobres”.

“Este título de médico de los pobres ya se lo daban a él cuando estaba en vida, tenía lo que se llamaba la consulta diaria de los pobres: el doctor José Gregorio Hernández nunca tuvo consultorio privado, sino que en la sala de recibo de su casa consultaba todos los días de 1 a 2:45 de la tarde y cobraba la consulta solamente a aquellas personas que tenían un poco más de recursos. Y ese dinero que él llamaba ‘la limosna’ servía para comprarles la medicina a los pobres, y lo guardaba en una alcancía que el mismo doctor llamaba el “cepillo de los pobres”, narró.

José Gregorio, el músico

Foto: Dubraska Suárez /Noticias24-Imagen central que se avista en la capilla donde está la tumba del Dr. José Gregorio Hernández en La Candelaria

Pérez contó que el doctor, además de tener una gran vocación para salvar vidas, amaba la música y la tocaba mientras ejercía su ardua profesión: “En esa consulta diaria, como el doctor José Gregorio era músico también tocaba alguna que otra nota y los pacientes se deleitaban (…) también el doctor ‘afinaba su espíritu profesional ’, así lo llamaba él”.

Con relación a los milagros que algunas personas atribuyen al doctor, Pérez aclaró que aún ninguno tiene suficiente peso para ser confirmado por la Iglesia: “Hay algunas referencias, lo que está relacionado con la actividad del doctor José Gregorio Hernández cuando estaba vivo, de sus aciertos en algunos diagnósticos, que no se puede decir que eran milagros, sino que simplemente su ejercicio profesional era muy asertivo”.

“Los milagros que pueda hacer el doctor José Gregorio Hernández es por intersección de Dios, ha habido algunos milagros que le han mandado a lo largo de los años a Roma, pero hasta hoy no tenemos conocimiento de que algún milagro esté a punto de ser aprobado. El doctor José Gregorio Hernández es un gran intercesor ante Dios, porque los milagros los hace Dios”, expresó.

Infografía: Andrea Velásquez/Noticias24

Con respecto a la canonización, tan aclamada por los venezolanos que no olvidan al médico que habitó las calles de La Pastora, Pérez explicó el proceso que debe llevarse a cabo: “En el libro está el reconocimiento que le hace la santa Iglesia católica al doctor, como profesor e investigador, lo que está escrito ahí es que para que una persona pueda llegar a ser santo debe pasar por cuatro grandes etapas”.

“La primera es el proceso de Siervo de Dios, la otra parte es que después de que se hace una serie de investigaciones en lectura de documentos y pasa por muchas instancias, si se reconoce que todo está de acuerdo a la doctrina cristiana y que ha vivido las virtudes teologales de la esperanza y la caridad, las virtudes morales, la fortaleza, la justicia y la templanza, después de una serie de estudios el Papa correspondiente le puede declarar venerable, que es el estado en el que está ahorita el doctor José Gregorio Hernández”, amplió.

“En el caso del doctor, esto ocurrió el 16 de enero de 1986 cuando el papa Juan Pablo II lo declaró venerable, le falta para que lo declaren beato que confirmen un milagro, eso lo confirma la sagrada congregación para la causa de los santos en Roma, que después de una serie de estudios en relación a un milagro pueden verificar si es un verdadero milagro o le hace falta cumplir algún requisito, bajo el supuesto de que se confirmara un milagro, automáticamente la Iglesia lo declara beato, después de ser beato si se confirma otro milagro, la iglesia lo declara santo”, sostuvo.

“El renovador de la medicina en Venezuela”

Foto: Dubraska Suárez/Noticias24-Imagen del Siervo de Dios Dentro de la capilla donde reposan sus restos – La Candelaria, Caracas

María Isabel Giacopini, profesora titular y miembro del Instituto de Medicina Experimental Dr. José Gregorio Hernández de la Universidad Central de Venezuela (UCV) e integrante de la comisión organizadora de la conmemoración de los 150 años del nacimiento del venerado doctor, informó que la organización ha realizado una serie de actividades que se extenderán hasta el mes de noviembre para honrar la memoria del insigne venezolano.

“Hay un conjunto de actividades dirigidas a divulgar el aspecto científico, como docente y como estudiante del doctor José Gregorio Hernández, y esas actividades iniciaron con una conferencia que dicté, la cual describe al doctor Hernández como estudiante, como médico y como profesor. El pasado miércoles se llevó a cabo un foro al cual asistió el monseñor Fernando Castro, obispo auxiliar de Caracas y vicepostulador de la causa de beatificación del Dr. José Gregorio Hernández, donde se presentó una publicación que va a salir en la revista de la asociación para el progreso de la investigación universitaria en el mes de noviembre que se llama: ‘Cómo nace una devoción’”.

“Además de estas actividades, para el mes de noviembre tenemos la jornada del mes de la salud que este año está dedicada al doctor Hernández, estudiante, docente e investigador de esta casa de estudio. En noviembre, la actividad consiste en dar a conocer los trabajos de investigación que han hecho los profesores del presente año. Además tenemos foros, conferencias y actividades culturales”, señaló.

Infografía: Andrea Velásquez/Noticias24

Giacopini indicó que estas actividades están abiertas al público interesado en asistir y a los apasionados de la medicina: “Estas actividades están abiertas al público, está convocada toda la comunidad universitaria y el público en general para que asista, porque el doctor Hernández no es solamente el hombre de la fe, sino es el hombre de la investigación, de la ciencia, nosotros como científicos de este instituto que lleva su nombre deseamos divulgar quién fue el doctor Hernández, ese eminente, el estudiante destacado, la persona brillante como estudiante universitario, luego lo tenemos como docente y pionero de la docencia científica en Venezuela”.

Giacopini: «Antes del doctor Hernández la medicina se encontraba atrasada en el país como consecuencia de las pugnas políticas que existieron durante el siglo XIX»

“Creador de la medicina experimental, creador de la primera cátedra de Bacteriología en América Latina y yo lo denomino el renovador de la medicina en Venezuela, porque antes del doctor Hernández la medicina se encontraba atrasada en el país como consecuencia de las pugnas políticas que existieron durante el siglo XIX, y la medicina y la enseñanza no se escapó de ello, los estudios estaban atrasados, simplemente consistían en memorizar y repetir, con el doctor Hernández comienza una nueva vocación de la medicina, la medicina ahora es experimentación, comprobación”, agregó la científica con emoción.

“Él moderniza e incorpora nuevas materias a la medicina y creó el Laboratorio Nacional de Medicina Experimental, después fue creado otro Instituto de Medicina Experimental en el año cuarenta por el presidente (también doctor) Eleazar López Contreras, fue inaugurado y funcionaba en San Martín”, sumó.

“En el año cincuenta es trasladado a la Universidad Central, y en el año 47 un grupo de profesores e investigadores solicitaron al Consejo de Facultad y al Consejo Universitario que se le diera el nombre de doctor José Gregorio Hernández y es cuando es llevado a la Asamblea Nacional por la academia de medicina, y es aprobado ese nombre y además se sugiere que se coloque un busto del doctor Hernández en la entrada del instituto”, rememoró.

Aprobado por unanimidad Proyecto de Acuerdo en la AN

Foto: Irene María De Sousa/Noticias24

Y no sería la última vez que fue debatido en el hemiciclo de la Asamblea Nacional el nombre del doctor José Gregorio Hernández. El pasado martes, en sesión ordinaria, fue discutido el Proyecto de Acuerdo con motivo de cumplirse el centésimo quincuagésimo aniversario del nacimiento del Venerable Dr. José Gregorio Hernández, con el objeto de “resaltar la vida y obra” del “médico de los pobres”, y acompañar al pueblo venezolano en su clamor popular por su definitiva beatificación”, el cual fue aprobado por unanimidad.

El diputado a la Asamblea Nacional, Christian Zerpa, durante su intervención en el parlamento se refirió a la remodelación eclesiástica del Santuario Niño Jesús ubicado en el estado Trujillo, cuna del doctor: “Se han invertido más 450 millones de bolívares fuertes en la remodelación del santuario Niño Jesús, que contempla dos etapas y que hoy por hoy está remozado y adecuado a las exigencias de la feligresía”.

Zerpa informó que se tiene previsto crear en el santuario un centro religioso para los devotos: “También se aprobó el año pasado la cantidad de 150 millones de bolívares fuertes para la segunda etapa del santuario Niño Jesús, se tiene contemplado la ampliación del santuario, el establecimiento de un gran centro donde la gente acuda a rezar, un espacio, un anfiteatro donde se van a realizar las distintas misas y acciones religiosas a la hora de rendirle culto al doctor José Gregorio Hernández”.

Con motivo de las festividades que inician este 26 de octubre en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, localizada en Caracas, desde el pasado 1 de marzo empezó la renovación y restauración de la sede, donde -como todos los años- le será rendido tributo al doctor Hernández, puesto que es el lugar donde se hallan sus restos mortales desde el 23 de octubre de 1975.

Se conoce que aunque la capilla no tuvo cambios, fue rehabilitada la lápida que tenía la tumba de Hernández mientras su cuerpo reposó en el Cementerio General del Sur.

Por: Irene María De Sousa / Departamento de Investigación /Noticias24