X

Fotos

142 millones de brasileños están listos para escoger este domingo entre Rousseff y Neves

Infografía: Andrea Velasquez/ Noticias24

(Caracas, 24 de octubre- Noticias24).- Será este domingo 26 de octubre cuando los brasileños decidan, en segunda vuelta electoral, quién regirá los destinos de la nación para el período 2015-2019, y entre la continuidad de un proyecto y una nueva propuesta, donde están en juego factores políticos, económicos y sociales.

La segunda vuelta electoral registra una diferencia muy cerrada, de acuerdo con las últimas encuestas, entre la candidata Dilma Rousseff, quien aspira a la reelección, y el candidato Aécio Neves; ambos con propuestas muy distintas, las cuales serán un factor fundamental para lograr inclinar la balanza a su favor y salir airosos en los comicios.

142 millones de brasileños acudirán por segunda vez a las urnas este mes, luego de que durante la primera vuelta electoral, celebrada el pasado 5 de octubre, ninguno de los candidatos lograra el 50% de los votos requeridos para lograr la Presidencia de la República Federativa de Brasil.

Tras el escrutinio, Rousseff consiguió ubicarse como virtual ganadora tras obtener el apoyo del 41,59% de los electores, mientras que Neves se ubicó en segundo lugar con el 33,55%, dejando fuera de competencia a la candidata Marina Silva del Partido Socialista Brasileño (PSB).

La estrechez en las últimas encuestas, en las que se ha llegado a plantear un empate técnico entre ambos candidatos, ha obligado a afinar detalles durante la corta campaña, en la cual mediante debates, mítines y declaraciones, ambos candidatos no sólo se han dedicado algunas descalificaciones sino que les ha correspondido afianzar estrategias, entre ellas las de relucir parte de lo realizado durante sus gestiones.

Dos opciones, una elección

Infografía: Andrea Velasquez/ Noticias24

Apoyada por el Partido de los Trabajadores, Rousseff ha basado su campaña en los logros obtenidos durante su mandato, entre los que destacan, en el aspecto social, la reducción de la pobreza y miseria en el país, mediante el programa “Brasil sin miseria”, así como programas de salud mediante los cuales se han atendido a más de 50 millones de personas.

Además, ha incrementado el ascenso social con más de 40 millones de habitantes que pasaron de las clases media baja y baja (D y E) a clase media (C).

De igual forma, la candidata que aspira a la reelección de su mandato, luego de haberse convertido en la primera mujer presidente de la nación, ha desarrollado diferentes programas en materia de salud y educación con resultados altamente favorables.

Por su parte, Neves, quien contó con altos índices de popularidad durante su gestión como gobernador de Minas Gerais, ha prometido la recuperación de la competitividad de Brasil en el comercio internacional, generando un ambiente de seguridad jurídica que facilitaría las inversiones en el país.

Adicionalmente, ha manifestado su intención de efectuar una reforma tributaria en el país, junto con un control y reducción del gasto público.

A juicio del internacionalista Miguel González, la campaña electoral “se ha caracterizado por ser muy fuerte y de muchas críticas»

El retomar acuerdos comerciales y apoyar la inversión extranjera, mediante tratados preferenciales de negociación con la Unión Europea y Estados Unidos; así como el rescate de los objetivos iniciales del Mercado Común del Sur (Mercosur), flexibilizando las reglas de negociación con otros países, forman parte de las propuestas de Neves.

A juicio del internacionalista Miguel González, la campaña electoral “se ha caracterizado por ser muy fuerte y de muchas críticas, debido a las propuestas y planes de trabajo de cada uno de los candidatos”.

Afirmó que Rousseff maneja la continuidad del proyecto socialista integral de fortalecimiento de las comunidades “y, por supuesto, incluir a más personas que están en la pobreza en el sector productivo de la sociedad”; mientras que Neves plantea “una política de economía más empresarial”, resaltando que es el candidato del sector financiero.

Resaltó González que “aunque actualmente Brasil está en un momento de recesión económica, todavía sigue siendo la séptima potencia del mundo y uno de los países con mayor crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB), lo que lo caracteriza como una de las economías más fuertes”.

Bajo estas condiciones, señaló que Rousseff plantea “un proyecto más integrador de cómo se puede llevar el aspecto económico que ha logrado sacar a millones de brasileños de la pobreza”.

Asimismo, el internacionalista consideró que Neves, quien ha manifestado su intención de buscar un replanteamiento del Mercosur, busca “una fortaleza para que los empresarios tengan una mayor participación”.

Recordó que Brasil ha tenido un papel muy importante en la integración de la región, a través del fortalecimiento del Mercosur y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), al igual que su participación en la activación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Bajo este criterio, Rousseff estaría buscando afianzar el crecimiento que ha tenido Brasil en los últimos años y Neves una apertura e integración hacia los mercados mundiales.

Petrobras encendió el debate

Infografía: Miguel Schincariol/ AFP

Las declaraciones del exdirectivo de la petrolera estatal Petrobras, Paulo Roberto Costa, sobre el desvío de parte del dinero correspondiente a contratos de la empresa, con el fin de beneficiar a varias agrupaciones del oficialismo, entre ellos el Partido de los Trabajadores, fue el punto central del primero de los cuatros debates televisados entre Rousseff y Neves.

El escándalo de Petrobras fue aprovechado por Neves en el primer careo entre ambos candidatos, para acusar a Rousseff de no mostrar “indignación” por los hechos denunciados.

La mandataria replicó manifestando su “decisión de castigar a todos los involucrados, ya sean corruptos o corruptores. Quiero a todos los culpables presos”.

Aprovechó la oportunidad para cargar contra Neves por la construcción de un aeropuerto en el municipio de Claudio, propiedad de un tío del candidato, lo cual calificó como poco “moral y antiético”.

Su contrincante se defendió argumentando que todas las obras efectuadas, durante su gestión como gobernador de Minas Gerais, “fueron certificadas como correctas”.

Las duras acusaciones sobre corrupción de parte y parte, así como los señalamientos por parte de Rousseff sobre la poca inversión de Neves en servicios de salud durante su mandato estatal; y el reclamo de éste, aunque admitiendo la mejoría en el aspecto social, sobre el tema económico por parte de la candidata a la reelección, fueron motivo de una sanción por parte del Tribunal Superior Electoral (TSE) a ambos contrincantes, restándoles tiempo del horario gratuito en televisión para la campaña.

El voto electrónico, la simplificación del proceso

Fue en 1996 cuando por primera vez Brasil realizó sus primeras elecciones mediante el voto electrónico.

El pasado 05 de octubre, los brasileños participaron en un proceso comicial 100% automatizado, salvo el proceso de identificación biométrico (captahuellas) aplicado sólo en 764 municipios brasileños, correspondientes al 16,4% del padrón electoral.

Sin embargo, el Tribunal Superior Electoral, señaló que hubo una eficacia del 91,5% mediante el sistema de votación con huella dactilar, aunque muchos electores manifestaron que este método causó retrasos y molestias por la poca familiarización con las máquinas, a pesar de que en días previos se realizaron simulacros a fin de evitar este tipo de inconvenientes.

Para la segunda vuelta, el TSE espera que la eficacia del sistema biométrico sea de un 95%.

Un total de 530.000 máquinas para el voto electrónico estarán dispuestas para los comicios de este domingo, así como una aplicación del TSE para teléfonos y tabletas dispuesta para ofrecer información actualizada sobre la jornada electoral.

Para la segunda vuelta, el TSE espera que la eficacia del sistema biométrico sea de un 95%.

Estas máquinas, así como el resto del proceso automatizado, han sido desarrolladas por el Estado brasileño a través del apoyo de empresas especializadas.

Durante el proceso de votación, el elector brasileño deberá presentar su documento de identidad ante la mesa electoral para ser chequeado en el cuaderno de registro, salvo en los casos en que aplica el sistema biométrico, donde simplemente se realizará la captación de su huella digital para constatar su identidad.

Posteriormente, deberá ubicarse frente a la máquina que dispone de una pequeña pantalla y un teclado numérico, para marcar el correspondiente al candidato de su preferencia, del cual aparecerá en el monitor una fotografía, el nombre y las siglas del partido político para confirmar la información que será contabilizada una vez confirmada por el votante.

Cada voto es almacenado con firma digital y datos cifrados en dos tarjetas de memoria y un disco magnético, que se entregan al final del escrutinio de las mesas al TSE, a través de una red segura para cumplir con el proceso de totalización, el cual ,de acuerdo con la legislación brasileña, se podrá publicar en tiempo real a través de la página web del organismo.

Por: Héctor Acosta / Departamento de Investigación /Noticias24