X

Fotos

Sampaoli perdona a Vidal: «Tenemos todo planificado y no se va a modificar»

Foto: AFP

(Santiago de Chile, 18 de junio. AFP).- Como un padre con su hijo, el técnico de Chile, el argentino Jorge Sampaoli, cobijó bajo sus alas a su pupilo Arturo Vidal tras el escándalo que ocasionó, a diferencia de otros técnicos que lo sancionaron por su indisciplina.

El choque de Vidal en su lujoso Ferrari en estado ebriedad junto a su esposa y que terminó en la reclusión del volante de la Juventus italiana, se ha transformado en una de las más difíciles pruebas desde que en 2012 asumió la dirección técnica de Chile.

«Los intereses personales están por debajo de los intereses comunitarios», dijo Sampaoli, visiblemente afectado por la situación, y quien habría sentido una gran desilusión por el episodio vivido por Vidal.

El escándalo ha provocado apoyos y rechazos de los hinchas hacia la figura de Vidal, mientras que la mayoría de la prensa local e internacional ha destrozado al jugador.

Pese a esto, Sampaoli afirmó haber tomado una decisión «por el bien del grupo», pero obligado por las circunstancias al dirigir un grupo en el cual la gente a sentado sus esperanzas por ganar la Copa América por primera vez.

«Hay antecedentes que hicieron que tome esta decisión y estoy tranquilo que hice lo mejor. El tiempo dirá si fue así», dijo el estratega argentino, en la rueda de prensa antes del partido con Bolivia del viernes.

«Esto que paso con Arturo se resolvió rápido y nos avocamos a lo deportivo apuntar a mejorar al rendimiento deportivo«, declaró Sampaoli, tratando de dejar el tema atrás ante una prensa hambrienta de conocer más detalles del suceso.

El accidente de Vidal ocurrió en medio de unas horas libres que Sampaoli les dio a sus jugadores tras el empate con México (3-3).

«Tenemos todo planificado y no se va a modificar, estaba estipulado que después de cuarto de final vienen instancias muy importantes por lo que no habrá más libres», sentenció Sampaoli.

¿Perdón o castigo?

La decisión de mantener a Vidal en el equipo ha dividido al hincha local, que ya tuvo que sufrir otros casos de indisciplina en ‘La Roja’.

El último incidente vivido por la selección chilena, en el que también estuvo incluido Vidal, fue en el 2011 con el llamado ‘Bautizazo’ en el que el volante Jorge Vidal (Palmeiras/Brasil) invitó a sus compañeros al bautizo de uno de sus hijos en medio de una concentración de ‘La Roja’ antes de un partido con Uruguay por las clasificatorias para el Mundial de Brasil-2014.

El entonces técnico de Chile, el argentino Claudio Borghi, dio permiso para un grupo de jugadores vayan a la fiesta con la condición que retornen por la noche sin novedad.

Pero llegaron dos horas después de lo estipulado y con hálito alcohólico.

Tras ello, canales de televisión locales mostraron imágenes de la fiesta donde se observó el desenfreno de los jugadores, algunos de ellos con el torso desnudo, provocando una fuerte polémica ya que Chile en ese momento, no se encontraba en zona de clasificación para el Mundial.

Borghi determinó echar de la concentración a los jugadores involucrados, entre ellos Vidal, y fueron sancionados con la suspensión de 10 partidos. Los otros castigados fueron Jorge Valdivia, Gonzalo Jara, Jean Beausejour y Carlos Carmona, el único de ellos que no está en la actual selección chilena, debido a una lesión.

«Si yo no hubiese tomado la medida que tomé me hubiesen crucificado», dijo Borghi, al ser consultado por periodistas por el escándalo Vidal.

«Lo adoro a Vidal, cuando lo veo jugar me llena de orgullo, pero en algún momento hay que hacerle entender que se equivoca», agregó.

Un año después del Bautizazo, Gary Medel y Eduardo Vargas fueron sacados de la concentración de Chile por ser descubiertos en una discoteca.

En 2007, en la Copa América de Venezuela, la selección chilena vivió otro escándalo cuando seis jugadores fueron castigados por causar destrozos en el hotel donde estaban concentrados en medio del torneo. Valdivia estaba ahí. El uruguayo-chileno Nelson Acosta era el DT.