X

Fotos

En fotos: el funeral de las 26 víctimas del atentado perpetrado contra una mezquita en Kuwait

Foto: EFE

(Kuwait, 27 de junio – AFP).- Numerosas personas se congregaron este sábado en Kuwait en los funerales de las víctimas del atentado contra una mezquita chiita reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) en el que murieron 26 personas, en tanto el rico emirato petrolero refuerza sus medidas de seguridad.

Lea

Este sábado Kuwait enterrará a las 26 víctimas del atentado contra una mezquita
Aumenta a 27 la cifra de muertos tras ataque del EI en Kuwait (+fotos y video)
Venezuela condena y rechaza los ataques terroristas en Francia, Kuwait y Túnez

El ministerio del Interior informó este sábado a través de un comunicado que 26 personas y el ‘kamikaze’ murieron y otras 227 resultaron heridas, el viernes en uno de los peores atentados perpetrados en el país, el primero contra una mezquita.

Por su parte, el ministerio de Salud señaló que solamente 40 heridos continúan hospitalizados, en tanto el resto fue dado de alta.

Dos de las víctimas eran iraníes, según el ministerio de Relaciones Exteriores de esta República islámica chiita.

El ataque contra la mezquita de Al Imán Al Sadeq de la capital kuwaití tuvo lugar durante la plegaria del segundo viernes del ramadán (mes de ayuno musulmán).

Parientes, allegados y otras personas se reunieron en esta jornada por la tarde en el cementerio chiita, ubicado en una zona desértica al oeste de la capital, donde las autoridades dispusieron que las víctimas fueran enterradas como “mártires de Kuwait”.

En un comunicado se señaló que a partir de este sábado se recibirían condolencias durante tres días en la Gran Mezquita, el más importante lugar de culto para los musulmanes sunitas, como muestra de solidaridad.

El ministerio del Interior también informó que detuvo al dueño del vehículo que utilizó el kamikaze para trasladarse a la mezquita y que busca al conductor, a quien el primero le facilitó el automóvil.

Además, señaló que se concretó un número no especificado de detenciones de eventuales sospechosos para ser interrogados en relación con el atentado. No se brindaron más detalles.

El gobierno y los diputados mantuvieron una reunión conjunta para informar sobre las medidas de seguridad adoptadas tras el atentado, dijo a la prensa el ministro de Estado para Asuntos del gabinete, jeque Mohamad Abdulá Al Sabah.

Tanto el emir de Kuwait, como el gobierno, el parlamento, los grupos políticos y clérigos coincidieron en que el objetivo de este atentado fue el de agitar las disputas sectarias en el país.

Grupos religiosos y políticos sunitas condenaron inmediatamente este ataque perpetrado por el EI, grupo también sunita pero ultrarradical, que considera a los chiitas como herejes.

Estos últimos constituyen aproximadamente un tercio de la población nativa kuwaití, que es 1,3 millones de personas.

Foto: EFE

Día de duelo nacional

El gabinete anunció tras una reunión de urgencia, que tuvo lugar el viernes, que todos los organismos de seguridad y la policía fueron puestos en estado de alerta para enfrentar lo que denominó como “terror negro”.

Por su parte, el ministro de Justicia y Asuntos islámicos, Yacub al Sane, dijo que se tomarán otras medidas adicionales de seguridad alrededor de las mezquitas y lugares de culto.

Kuwait declaró este sábado “día de duelo nacional”.

El activista chiita Abdulwahed Jalfan indicó a la AFP que se reforzó la seguridad en las mezquitas de su comunidad y que se han formado comités de ciudadanos para apoyarlas.

Un grupo afiliado al EI en Arabia Saudí, autodenominado Provincia Najd, señaló que uno de sus miembros, Abu Suleiman al Muwahid, se autoinmoló en la mezquita, argumentando que la causa del ataque fue la difusión de enseñanzas chiitas entre los musulmanes sunitas.

El emir, jeque Sabah al Ahmad al Sabah, quien se dirigió al lugar inmediatamente después de la explosión, dijo que este “ataque criminal fue un intento desesperado y mal dirigido contra la unidad nacional de Kuwait”.

Varios países y organizaciones, entre ellos la ONU y Estados Unidos, deploraron este atentado.

Los periódicos kuwaitíes insistieron en que el ataque tuvo como objetivo socavar la unidad nacional para avivar las tensiones sectarias.

Estos mencionan “intentos de socavar la unidad nacional y social” y de “agitar el odio entre el pueblo kuwaití”.

Ocho grupos políticos chiitas, islamistas y liberales, condenaron este ataque en un comunicado conjunto, pidiendo al gobierno que enfrente a los extremistas.

Kuwait, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), posee aproximadamente el 10% de las reservas de crudo mundial y bombea unos 2,8 millones de barriles diarios, principal fuente de ingresos del emirato, reforzó las medidas de seguridad también en torno a sus instalaciones petrolíferas.

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE

Foto: EFE